Hacia un nuevo orden económico internacional

Acuerdo improbable

Los líderes de las 19 mayores economías mundiales y la UE estarán muy divididos en lo que se refiere a cómo afrontar la crisis. EE UU, Japón y Gran Bretaña presionan para que las naciones del G-20 aprueben un esfuerzo fiscal conjunto para sacar a la economía mundial de la peor crisis desde la Gran Depresión. En un momento en que la producción industrial se hunde en las principales economías internacionales y las exportaciones caen a ritmos de dos dígitos en Alemania, Corea del Sur y Japón, la opinión de estas naciones es que, a menos que se adopten rápidamente paquetes de estímulo fiscal, la progresión hacia la depresión mundial es inevitable y la recuperación podría llevar años.

Por el contrario, la Europa continental insiste en adoptar medidas rápidas para luchar contra los paraísos fiscales y regular los mercados financieros que, según el Banco Asiático de Desarrollo, han destruido una riqueza global equivalente al 100% del PIB mundial desde el inicio de la crisis subprime. Francia, Alemania y el representante de la UE están de acuerdo en que, mejor que seguir endeudándose, las naciones del G-20 deberían desarrollar unos poderosos estándares reguladores que prevengan de la especulación financiera y devuelvan el orden en los mercados. EE UU y Gran Bretaña están de acuerdo con estas medidas, en principio, pero probablemente se opongan a los estándares financieros globales y recalcarán que el fin de la crisis a través del estímulo fiscal tiene mayor prioridad.

Por todo esto parece improbable que el G-20 alcance un acuerdo histórico. Sin embargo, en esta cumbre se podría lograr un consenso sobre la reforma y la recapitalización del FMI para que pueda prestar dinero con mayor libertad. Y es posible que se produzca un incremento sustancial de la cuantía de la financiación del comercio disponible en los bancos de desarrollo regionales. Estas medidas estimularían el comercio mundial en un momento en el que las exportaciones caen en picado en muchos países.

También se espera que el G-20 encabece la llamada para proteger el libre mercado ahora que aumentan las voces que defienden el proteccionismo. Los intentos de países en crisis de proteger la producción nacional a través de la compra exclusiva de bienes producidos en el ámbito local o mediante el uso de herramientas de financiación para favorecer la industria doméstica podrían provocar una guerra proteccionista similar a la de los años treinta, que sólo agudizaría la recesión. También es posible que el G-20 logre avanzar hacia un nuevo acuerdo sobre el cambio climático que sustituya al Protocolo de Kioto.

Si la cumbre termina con un acuerdo sobre medidas claras, se transmitiría confianza a los mercados y se otorgaría a las instituciones multilaterales el poder y los recursos que necesitan para ayudar a reactivar la actividad financiera, el comercio mundial y, por extensión, el crecimiento económico. Si no se consigue, parece probable que la peor recesión de las últimas décadas empeore aún más... y se alargue en el tiempo.

Gayle Allard. Vicerrectora de Investigación de IE University