Coyuntura económica

Los indicadores de Economía señalan que la crisis se ha agravado este trimestre

La economía española entró tecnicamente en recesión en el último trimestre, pero los indicadores que maneja el Ministerio de Economía apuntan a una radicalización de la crisis entre enero y marzo.

La recesión ya se ha instalado en España, y no presenta visos de mejora. El secretario de Estado de Economía, David Vegara, afirmó la semana pasada que los datos disponibles apuntan a que el primer trimestre de 2009 será "similar" al anterior en términos de actividad. Sin embargo, un análisis de los indicadores que maneja el propioMinisterio de Economía revelan que ese resultado puede ser optimista. En estos casos cabe recordar uno de los enunciados de la ley deMurphy: por mala que sea una situación, siempre es susceptible de empeorar. Un repaso por los indicadores avanzados de actividad dibuja un panorama sombrío.

Los datos más recientes, correspondientes a febrero, hablan a las claras de un agravamiento de la situación. Así, el consumo de energía eléctrica disminuyó un 15,4% en términos interanuales, un indicativo evidente del escaso uso de la capacidad empresarial. De hecho, la utilización de la capacidad productiva se limita ya al 72,8% del total disponible, cuatro puntos menos que en el cuarto trimestre de 2008.

El resto de los indicadores que maneja el Ministerio de Economía, desde consumo de cemento hasta matriculaciones, pasando por las encuestas de confianza, reflejan deterioros igualmente acelerados. El viernes pasado se conoció una nueva estadística del INE que ofrece más pistas sobre la profundidad de la recesión. La cifra de negocios de la industria disminuyó en enero un 31% respecto al mismo mes del año anterior. La caída de los bienes de consumo ya es grave (13,3%), pero parece incluso buena frente a los desplomes de los bienes de equipo (35,5%), los intermedios (37,7%) y la energía (43,4%).

La tendencia bajista es evidente, habida cuenta de que en el mes anterior la caída se limitaba al 14,8%. Eso, por lo que toca a la situación de enero. Pero las perspectivas son prácticamente igual de negativas: la estadística de entradas de pedidos refleja a su vez una caída del 29,7%. Esas cifras representan la confirmación de un temor muy fundado: la construcción fue el sector que inició la crisis en España, pero esta se ha expandido con gran virulencia hacia el sector secundario y ni siquiera el de los servicios se encuentra a salvo. El propio secretario de Estado ya ha anunciado que el Gobierno revisará en mayo sus previsiones de crecimiento, que todavía sitúan la caída del PIB de este año en el 1,6%.

Evidentemente, la revisión será de nuevo a la baja, del mismo modo que ocurre con las previsiones de los principales servicios de estudios de entidades bancarias y universidades españolas, agrupadas en el panel de Funcas. La voracidad la crisis está dejando atrás cualquier pronóstico en pocas semanas. Así, lamedia de los 13 servicios de estudios para 2009 ha ido reduciéndose cada dos meses, para pasar de un crecimiento del 2,1% (consenso publicado enmarzo de 2008) a una caída del 1,8% en el consenso de enero, que en los próximos días será revisado -con toda probabilidad, también a la baja-. La única esperanza de que la situación se modere en los próximos meses es el impacto de los impulsos fiscales y monetarios.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que las medidas adoptadas por los gobiernos europeos, incluido el Plan E español, comenzarán a tener efecto en la economía real este mismo mes.

En busca del punto de inflexión

En los últimos días, son varios los responsables de organismos internacionales y bancos centrales que comienzan a hablar de "signos positivos" respecto a la cercanía del punto de inflexión para la crisis global. No se habla, en absoluto, de recuperación, pero sí de que los ritmos de caída pueden comenzar a atenuarse. El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet; su homólogo de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke; el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia; o los presidentes del BBVA, Francisco González, y Banesto, Ana Patricia Botín, figuran entre los dirigentes con mensajesmenos pesimistas en los últimos días.

Emilio Ontiveros, presidente de AFI, cree probable que, cuando se pongan en práctica los planes de expansión fiscal fiscal de Estados Unidos, y "si se concretan" los de China, se podrían ver "algunas luces" en 2010. A su juicio, eso no serviría, en cualquier caso, para impulsar una recuperación en la zona euro ymenos en España, que no saldrían de la recesión hasta 2011. Ontiveros cree que el PIB español todavía caerá un 1% el año que viene, y considera que lasmedidas de impulso fiscal adoptadas hasta ahora "podrían no ser suficientes".

Ángel Laborda, director de Coyuntura de Funcas, coincide en que los impulsos fiscales y monetarios, unidos al impacto de los estabilizadores automáticos, pueden llevar a que la economía estadounidense empiece a remonta a finales de año. En la zona euro "se retrasaría uno o dos trimestres más, y en España habría que esperar a la segunda mitad de 2010".

También la agencia de calificación Standard & Poor's sostiene que la recesión podría comenzar a dar signos de alivio en Europa a finales de esta año, aunque en España todavía quedarían este año y el próximo con crecimientos negativos. La causa del retraso se encontraría, según la agencia, en la suma de la crisis de la construcción y la caída de la demanda de las familias.

CAIXA CATALUNYA: No se creará empleo hasta 2011

Xavier Segura, jefe del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya, cree que la caída del PIB en el primer trimestre rondará el 1% en términos intertrimestrales (1,4 interanual), valor que se mantendría en los dos siguientes "para moderarse hasta las cuatro décimas en el último". A su juicio, no se puede esperar una recuperación del empleo en 2010. "En el mejor de los casos, hablaríamos de un ligero crecimiento del PIB, pero lo más probable es que sólo sirva para atenuar el ritmo de caída del empleo".

AFI: Caída del PIB del entorno del 3% este año

Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales, cree que la actividad se acerca a una caída media del 3%, que se profundizará en la segunda parte del año. Si en la zona euro la caída del PIB puede ser del 3,2% en 2009, ojalá que nos situemos en esa media". Ontiveros no observa "ningún sector que avale el optimismo". "La caída del consumo de energía es inquietante, por nunca visto en los dos primeros meses del año. Estamos purgando los excesos de forma dramática", concluye.

ÁNGEL LABORDA: La recuperación, en la segunda mitad de 2010

La fundación de las cajas de ahorros, Funcas, mantiene un escenario económico "bastante peor que el del Gobierno". Si el PIB cayó un 0,7% en tasa interanual en el cuarto trimestre, en Funcas esperan que caiga entre un 2%y un 2,5% en el primero de este año. En términos intertrimestrales, la caída sería del 1,3%, agudizando el deterioro desde el 1% registrado en el trimestre anterior. Ángel Laborda, director de Coyuntura, cree que la recuperación no llegará a España antes de la segunda mitad de 2010.