Crisis financiera

La patronal no descarta nuevas fusiones en el sistema bancario español

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, no descartó hoy que se produzcan nuevas fusiones en el sistema bancario español. Asimismo, aseguró que la banca se compromete a "arrimar el hombro" para superar la crisis y rechazó inyecciones de capital público.

En declaraciones a los periodistas tras comparecer ante la Comisión de Economía del Congreso para hablar del crédito, Martín explicó que "siempre puede haber fusiones (bancarias) en tiempos de guerra y en tiempos de paz", y dijo que las más importantes se han realizado "en tiempos de paz".

En cuanto a la posibilidad de que el Gobierno recapitalice alguna entidad financiera española, Martín insistió en que si alguna necesita más capital y se la tiene que ayudar a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) o públicamente, esa ayuda tiene que instrumentarse a través de una reestructuración que puede ser de muchas formas, una de ellas mediante una fusión.

Pero, en definitiva, de lo que se trata es de que esa entidad reestructurada sea "más potente, más viable y mejor y pueda dar más crédito en el futuro", aseguró.

"Arrimar el hombro" para superar la crisis

Asimismo, Martín aseguró hoy que la banca "arrimará el hombro" para salir de la crisis e insistió en que no se ha cerrado el grifo del crédito "porque seríamos las primeras víctimas si lo hiciéramos".

Para solucionar la crisis hace falta "un esfuerzo colectivo" y los bancos "estamos dispuestos a desplegar con inteligencia y tesón nuestras capacidades y no escatimaremos los esfuerzos que nos corresponden", subrayó Martín.

En cualquier caso, sí destacó que en España las familias y las empresas padecen la "enfermedad" del sobreendeudamiento, que sólo puede "curarse" reduciendo su nivel de deuda, y recordó que la concesión de crédito está sujeta a tres condicionantes: calidad, liquidez y solvencia.

La crisis actual tiene una doble causa, dijo Martín. Por un lado, es consecuencia de los desequilibrios producidos durante años, que condujeron al sobreendeudamiento de familias y empresas y a un sistema muy necesitado de la financiación exterior; y, por otro, se alimenta de la crisis financiera internacional, "externa y extraña" a nuestra banca.

El presidente de la patronal bancaria insistió en la solidez, eficiencia y competitividad del sistema bancario español, pero advirtió de que, para que lo siga siendo, deben llevarse a cabo las reformas "necesarias" tanto de la economía como del sistema bancario.

"Lo importante no es salir de la crisis, sino salir fortalecido de la crisis", aseguró Martín, que destacó que la economía española y nuestro sistema bancario "se encuentran ante un reto de proporciones históricas", aunque "no estamos solos", ya que nuestra pertenencia a la UE es uno de nuestros grandes activos.

Rechazo a las inyecciones de capital

Según Martín, las inyecciones de capital realizadas por los Gobiernos de países como Estados Unidos o Reino Unidos a sus bancos quebrados han fragmentado el sistema bancario europeo en subsistemas nacionales, con los perjuicios consiguientes a la competencia que esto ha supuesto.

Todas estas inyecciones de capital han estado caracterizadas por una total falta de transparencia, criticó Martín, que añadió que parece extraño que a estas alturas las autoridades internacionales tengan que seguir pidiendo a sus bancos que revelen sus pérdidas reales.

El presidente de la patronal bancaria defendió que las entidades españolas no han cerrado el grifo del crédito, sino que han hecho un enorme esfuerzo desde agosto de 2007 para seguir ofreciendo financiación, aunque fue muy claro al asegurar que ahora la demanda crediticia es mucho menor, a consecuencia del "extraordinario" deterioro que padece la economía española.

Por último, Martín agradeció al Gobierno "la prioridad que está dando a la salida de la crisis" y destacó la "probada experiencia, calidad y firmeza del Banco de España", a cuyo gobernador, Miguel Angel Fernández Ordóñez, también agradeció el diagnóstico que hizo de la situación en su intervención del pasado 25 de febrero ante esta misma Comisión.