José Ramón Sanz Pinedo

'La riqueza sin valores es sólo dinero'

Oportunidad y peligro. Para José Ramón Sanz Pinedo éstas son las dos caras de una misma moneda: la fortuna familiar. Hijo de una dinastía de industriales gallegos, Sanz Pinedo fue primero presidente de la fábrica de componentes del automóvil que nació en 1929 como taller especializado en cables para la transmisión de coches y después, gestor de una fortuna de 130 millones de euros. Entonces y ahora supo que el dinero no es lo que une a la familia, sino los principios. 'La riqueza sin valores es sólo dinero'.

En mantener esa idiosincracia -'queremos seguir creando riqueza sin notoriedad pública', dice- tiene puesto su empeño. Los Sanz-Gras dedican hoy parte de su dinero a proyectos educativos y sanitarios en Sudamérica, pero de este asunto prefieren no hablar 'Tenemos especial interés en preservar la confidencialidad de nuestras actividades sociales. Hemos decidido mantener una absoluta reserva. Queremos ser uno más en la sociedad', apostilla Sanz Pinedo. Muy diferente es su labor en el terreno del private wealth management, cuya investigación impulsa desde la Fundación Numa. El esfuerzo de José Ramón Sanz no sólo tiene un interés pecuniario, la preservación del capital, también tiene cuenta con una función ética. 'Las familias inversoras debemos dar ejemplo con nuestras actividades financieras', dice. 'Muchas fortunas se dilapidan porque sus dueños no saben qué hacer con tanto dinero. Son mal aconsejados y arriesgan demasiado para rentabilizar los millones que han ganado o heredado. Desde Numa queremos cambiar esa realidad'.