Finanzas

BBVA repite su resultado recurrente y escala posiciones

BBVA y Santander anunciaron ayer sus resultados de 2008. El primero ganó 5.414 millones, un 0,2% más que un año antes con su negocio recurrente y 5.020 millones contabilizando los extraordinarios, con una caída del 18,1%. Santander obtuvo 8.876 millones, pero no ha conseguido su objetivo: los 10.000 millones que persiguió durante todo el año. Pese a ello, Santander será previsiblemente el primer o segundo banco del mundo por beneficios y BBVA el tercero. Pese a ello, Francisco González intentó ayer distanciarse de la estrategia de Emilio Botín.

Coincidencia en la presentación de resultados? BBVA hace días que había convocado. Santander, sin embargo, explica que tras anunciar el martes la provisión de 500 millones por la compensación a los inversores afectados por el caso Madoff ha tenido que remitir a la CNMV 'de mutuo acuerdo' un avance de los resultados para que el mercado conociese este impacto. Lo que se conoce como un profit warning.

Esta casualidad no fue bien recibida por el presidente de BBVA, Francisco González, quien se vio obligado, ante las preguntas de la prensa, a comparar los resultados y dividendo de su banco con los de Santander, algo que no tenía previsto. 'Somos dos bancos enormemente diferentes en todo y lo de hoy es llamativo', declaró muy serio. Pero no fue la única alusión a la estrategia de Santander. En varias ocasiones de su intervención marcó distancias con el grupo que preside Emilio Botín.

Pese a todo, los dos grupos cerraron el año con las notas más destacadas de la banca mundial. BBVA obtuvo un beneficio atribuido recurrente de 5.414 millones, lo que significa repetir resultados, aunque éstos caen un 18,1% y se sitúan en 5.020 millones si se tienen en cuenta las mayores plusvalías de 2007. Este resultado le coloca, según González, entre los cinco primeros del mundo, y 'puede que el tercero'.

BBVA 2,75 2,77%

Ese año sumó 724 millones a sus resultados por ventas. El pasado ejercicio restó 395 millones, tras obtener 509 millones por la venta del 5% en Bradesco, y hacer una provisión de 602 millones por las casi 2.000 prejubilaciones que ha realizado en 12 meses en España y otra por 302 millones de euros para cubrir sus riesgos en el caso Madoff.

González admitió ayer que 'el único error del grupo' en este caso 'fue prestar dinero' a algún cliente que quería invertir en productos del financiero estadounidense y que 'no ofrecía garantías suficientes. Un fallo del que tomamos nota', afirmó. Para el ejercicio que acaba de comenzar el banco seguirá la misma política de reducir su plantilla en todo el mundo. En la actualidad tiene 108.972 empleados, frente a los 111.913 de 12 meses antes.

En su intervención, el banquero insistió en que BBVA 'está preparado para afrontar la segunda fase de la crisis, que va a ser larga y dura'. Aseguró que esta crisis -ahora es la económica, la primera fue la financiera- supondrá una 'verdadera prueba de fuego' para las entidades financieras, aunque afirmó que el banco 'saldrá ganador' cuando esta etapa termine.

González descartó en todo momento tener que realizar una ampliación de capital en 2009, marcando también una diferencia con Santander, que amplió su capital en el último trimestre.

De hecho, presumió de ser, junto al italiano Intesa Sanpaolo y el británico HSBC, los únicos bancos del mundo que no han inyectado capital, ni de forma privada ni pública.

También descartó realizar compras este ejercicio. Y criticó a los que lo han hecho el pasado año, también parecía que en alusión a Santander, aunque dijo que se refería a la banca internacional. Hay bancos que han 'realizado compras demasiado arriesgadas. No hay que jugarse el banco en una, dos o tres adquisiciones para subir el ego. Nosotros hablamos de prudencia y buenas prácticas, que es lo que nos ha dado esta fortaleza', recalcó el banquero. Y añadió que BBVA es 'razonablemente optimista' para este ejercicio gracias a su fortaleza de capital -su core capital o capital más reservas es del 6,2%-. Y cree que pese a que la morosidad del grupo ha pasado del 0,89% en 2007 al 2,12% en 2008, seguirá siendo de las más bajas del sector, y mantiene un colchón de provisiones que no le obligan a inyectar capital. También descarta acudir a las subastas de liquidez del Gobierno y a emitir con avales del Estado.

Entre las medidas de prudencia puestas en marcha ahora para el presente ejercicio, destaca, según González, la reducción del pay-out (porcentaje del beneficio destinado a dividendo) hasta el 30% en 2009, lo que le permitirá genera 80 puntos básicos de capital, que se sumarán al actual core capital. Ello se suma a los 4.547 millones de provisiones genéricas -las conocidas como anticíclicas- y a los 2.583 millones de excesos de colateral con los que cuenta. El consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, explicó que en 2008 han realizado provisiones subestándar -destinadas a créditos que no han entrado aún en morosidad, pero pueden hacerlo en un futuro- por 552 millones. Pero el banco por primera vez, y a excepción de Sabadell y Bankinter, ha tenido también que recurrir al cajón de las provisiones anticíclicas en 300 millones para cubrir morosidad.

El directivo también recordó que el grupo tiene aún unas plusvalías latentes superiores a los 1.500 millones e inmuebles adjudicados el pasado año por 629 millones. Además, está a la espera de cerrar la venta de su red de oficinas, puestas en venta el pasado año.

Haber abonado el último dividendo de 2008, el complementario, con acciones antiguas y reducirlo, también logra reforzar su solvencia. Esta estrategia también es diferente a la de Santander, que ha comunicado que abonará en efectivo la retribución a sus accionistas, pero optó por ampliar capital.

BBVA también presume de su capacidad 'de reducir costes, que es muy grande y estamos intentando ponernos en escenarios muy tensos para no tener sorpresas', explicó el presidente.

Tras hacer un repaso a las fortalezas del banco, González también indicó la entidad se encuentra cómoda con sus últimas adquisiciones y que en el caso de Compass, cuya integración con el resto de entidades que el banco ya tenía en Estados Unidos acaba de terminar, generará beneficios.

'Es enormemente fuerte y está en una gran zona', subrayó González en relación al banco norteamericano, quien añadió que está muy bien administrado y que va a seguir logrando beneficio pese 'a la que está cayendo' en Estados Unidos. González se mostró satisfecho con la evolución del mexicano Bancomer, y pese a que ya se ha comenzado a producir una desaceleración en este país, el banquero considera que la filial puede generar muchos ingresos y ganar cuota de mercado en depósitos a la vista. Y señaló que México sigue teniendo una capacidad de generación de resultados.

En este país el grupo ganó 1.930 millones de euros, un 3% más que un año antes. En cuanto al estadounidense Compass, su última adquisición, González afirmó que es 'enormemente fuerte y está en una gran zona'. Y añadió que está muy bien administrado y 'va a seguir logrando beneficio pese a la que está cayendo' en Estados Unidos. BBVA ganó en este país 211 millones, un 3,6% más.

Las acciones de BBVA subieron ayer un 7,97%, tras dar a conocer sus resultados, en una jornada en la que también registraron ganancias la mayoría de los principales bancos internacionales. Santander mejoró un 13,39%, apoyado por su estrategia de mantener dividendo y abonarlo en efectivo.

BBVA recorta dividendo, mientras que Santander lo mantiene

BBVA y Santander volvieron a demostrar ayer sus marcadas diferencias estratégicas. La entidad presidida por Francisco González, que ayer explicó en detalle sus cuentas de 2008, anunció un recorte en sus dividendos, en lo que supone una política de extrema prudencia. Santander, en cambio, mantendrá el mismo nivel de remuneración al accionista, pese al caso Madoff y del deterioro económico de algunos de sus principales mercados.

BBVA desveló que su objetivo de pay out (porcentaje del beneficio que se destina a dividendos) del 30% para 2009, frente al 37% de 2008. La entidad explicó que el recorte de dividendos generará 80 puntos básicos de capital sin necesidad de tener que llevar a cabo una ampliación de capital.

El dividendo total de BBVA se eleva a 0,614 euros por acción con cargo a 2008, frente al 0,73 euros por acción de 2007. Esto supone un descenso del 16%. La entidad lo abonará con acciones antiguas, a razón de un título antiguo por cada 62 acciones actuales. González explicó que 'probablemente' los pagos en 2009 serán en efectivo.

Por su parte, Santander anunció que el dividendo con cargo a 2008 será de 0,6508 euros por título, el mismo al pagado con cargo a 2007, aunque con un 17% más de acciones en circulación. El banco explicó que su objetivo de pay out quedará en el 54,3%, en línea con su política de destinar un 50% de sus beneficios a remunerar al accionista.

González dice que el banco acepta '72 de cada 100' peticiones de crédito

El presidente de BBVA se mostró ayer muy taxativo al abordar la cuestión de la oferta de crédito. Francisco González explicó que su entidad concede '72 de cada 100' solicitudes de préstamos que recibe, mientras que hace un año aceptaban 75 de cada 100. El banquero se quejó de que se ha instalado en la opinión pública la idea de que las entidades financieras no están dando crédito, pero puntualizó que cada entidad tiene la propia responsabilidad de aclarar su situación. González se mostró dispuesto a ir al Congreso de los Diputados a dar cuenta de la política de concesión de préstamos que está aplicando el grupo, tal y como ha solicitado el grupo parlamentario Iniciativa per Catalunya. Sin embargo, el portavoz parlamentario del PSOE descartó la propuesta al asegurar que el Parlamento 'no está para controlar la actividad de un banco u otro'. El presidente de BBVA también explicó que la demanda de crédito experimentó en 2008 una caída del 21%.

Los resultados del segundo grupo suben en España un 10,2%

BBVA ganó en España 2.625 millones de euros, con un aumento del 10,2% sobre el ejercicio precedente. Aunque Francisco González asegura que un banco está para dar créditos y ellos no lo han recortado, pese a haber menos demanda, en España -y en muy menor medida Portugal- el banco concedió un 2,5% más de préstamos, hasta alcanzar la cifra de 202.394 millones de euros. En todo el grupo el crédito creció el 7,1%, hasta los 340.441 millones de euros. Su índice de cobertura para afrontar posibles insolvencias es del 91%, también mucho peor que el 224,8% que tenían a cierre de 2007. España ha ganado peso en los resultados del grupo, pero la crisis económica que atraviesa el país este año puede que vuelva a rebajar su influencia en las cuentas del grupo. Respecto a la hipotética posibilidad de que el Estado pueda reforzar el capital de alguna entidad, el banquero recordó que España es el único país que no ha inyectado capital a sus banco.