Empleo

Las constructoras del Ibex elevan sus plantillas pese a la crisis

Pese a atravesar el momento más delicado que jamás ha vivido la construcción residencial, los grandes grupos de construcción del Ibex han elevado sus plantillas en 2008 gracias a su cartera de obra civil, la actividad en el exterior y la diversificación hacia otros negocios. Las seis cotizadas emplean a 424.899 personas, un 5,7% más que hace un año. 266.846 de estos asalariados están en España, unas 11.000 personas más.

Trabajar en el sector de la construcción en España es poco menos que caminar por el alambre. Hacerlo en una de las grandes compañías, de las que presentan escasa exposición a la edificación residencial, parece entrañar menos riesgo.

En el crítico 2008 dejaron de cotizar 487.335 personas del sector de la construcción y 608.834 engrosan la lista de parados, un 102% más que hace 12 meses. A la vista de este diagnóstico, el balance ha sido positivo para las seis cotizadas del Ibex: ACS, FCC, Ferrovial, Sacyr Vallehermoso, Acciona y OHL. En términos absolutos estos gigantes concluyen el ejercicio con unos 267.000 empleados en España -las cifras oficiales serán presentadas en torno al mes de marzo-, lo que supera en 11.000 la cifra con que finalizaron 2007. Sumando los efectivos en el extranjero, la plantilla total sería de 424.899 personas, 23.000 más (un 5,7%) que hace 12 meses.

'Antes de despedir al personal de construcción se están haciendo recolocaciones muy puntuales en otras actividades dentro del grupo, principalmente en servicios', indica un directivo del sector especializado en recursos humanos. Un colega suyo de una firma rival admite que los equipos no se resienten en España gracias al colchón que ofrecen las carteras de proyectos de obra pública (superan en la mayoría de los casos los 18 meses de actividad) y a la espera de que se adjudiquen la batería de contratos que fueron licitados por el Gobierno a finales de 2008.

Mención especial merece ACS. Con datos a 30 de noviembre, adelgaza como grupo en cerca de 2.000 personas. Pero las cifras de este ejercicio descuentan las 12.871 que se apuntaba el año pasado por su participación en Fenosa, por lo que estaría creando casi 11.000 empleos en los últimos trimestres, con más de 7.000 incorporaciones al área de Medio Ambiente y Logística y unas 3.400 más en Servicios Industriales. Esas nuevas contrataciones han hecho que se mantengan los 114.000 empleados en este país sin contar con los de la compañía eléctrica que está vendiendo a Gas Natural.

Sacyr ha engordado su equipo local, con 1.413 incorporaciones, de los cuales la mayoría (un 85%) se han incorporado a la división de Servicios, que es más intensiva en personal, y el resto a Itínere una vez fusionada con Europistas.

Ferrovial crece en poco menos de 1.000 personas y OHL sube su nómina de asalariados locales en 600. Descontando Endesa, Acciona pierde hasta el 30 de septiembre 1.582 trabajadores respecto a 2007. Un hecho que se explica por la venta de la firma de servicios funerarios Mémora a 3i, con lo que se desprendió de más de un millar de operarios, y por la estacionalidad en el empleo de la filial de handling y de Trasmediterránea. De hecho, fuentes internas aseguran que la memoria de 2008 presentará un ligero incremento en la plantilla del 0,2% al 0,5%.

Construcción conserva su peso

En lo que afecta a construcción, el área de negocio más expuesta a la crisis, estos gigantes parecen aguantar el chaparrón, según muestra el desglose de la plantilla de los tres con mayor fuerza laboral. ACS conserva 20.000 trabajadores. Ferrovial presenta exactamente la misma cifra que hace 12 meses: 15.300 trabajadores. Y FCC afirma que no ha variado su cuota de asalariados dedicada a construcción ni en España ni fuera.

Estos gigantes reconocen que las nuevas contrataciones han llegado especialmente en el campo de los servicios, otro terreno afectado por un paro galopante en todo el planeta. Y es que están obligadas a formar plantillas enteras cuando ganan un contrato de limpieza, gestión de residuos, vigilancia... o, simplemente, deben quedarse con los empleados de las empresas que sustituyen.

El hecho es que estas constructoras llevan meses presionando al Gobierno para que ponga en juego proyectos de obra civil utilizando un argumento de peso: son fuente de empleo, un argumento al que también se han sumado constructoras de menor tamaño agrupadas en patronales como Anci y Aerco.

Las 23 empresas medianas de Anci, con 25.000 empleos directos, han pedido en distintas ocasiones que se mantenga el pulso de la obra pública con el objetivo de que la crisis residencial no afecte ni al PIB ni al empleo. En cuanto a Aerco, con 36 empresas asociadas que dan sustento a 12.000 personas, defiende que el Gobierno debe velar por evitar la concentración de adjudicaciones entre los grandes grupos.

OHL, la que más contrata en el exterior

El afán conquistador de los grupos españoles de construcción y servicios hace que sus filas fuera del país natural sigan ganando volumen. En términos absolutos, en 2008 se han incorporado a las seis cotizadas 8.558 personas fuera de España, lo que sitúa en 158.053 el número de contratos que tienen en el extranjero, un 5,79% más.

La adjudicación de cinco grandes autopistas en Brasil, las compras en Estados Unidos y los proyectos iniciados en Argelia y Qatar, han impulsado a OHL a ser la referencia en crecimiento en el extranjero. El grupo de Juan Miguel Villar Mir ha pasado de 8.354 trabajadores fuera a 12.914.

El 69,3% del personal de Grupo Ferrovial, 73.663 personas, se dedican a la prestación de servicios, donde sube en 5.200 personas, por las 15.300 que tiene en construcción. Tal fortaleza se debe, especialmente, a la aportación de la suiza Swissport (30.000 trabajadores en todo el mundo) y de la británica Amey (8.000 empleados).

ACS, Acciona y Sacyr están manteniendo su actividad en el exterior sin grandes cambios. El grupo que preside Florentino Pérez rozaba los 30.000 trabajadores en el extranjero a escasos dos meses de la conclusión del año -último dato disponible-, algo menos que el ejercicio anterior, en el que cerró con 30.609. Acciona engordar solamente en 147 asalariados. Y Sacyr, que es de las la que más eleva su plantilla en España, apenas presenta una subida de 54 trabajadores fuera de nuestras fronteras.