Aerolíneas

Iberia se aviene a no subcontratar aviones y tripulaciones para contentar a los pilotos

La firma del convenio de los pilotos de Iberia está más cerca que nunca, tras la firma ayer de un preacuerdo entre las partes. La compañía acepta suspender por dos años el acuerdo que tiene con Audeli para subcontratar la operación de hasta cinco aviones de largo radio con tripulación. Estos vuelos los hará la propia Iberia, lo que permitirá multiplicar los ascensos de sus pilotos.

Aunque en las relaciones de Sepla con Iberia nada se puede dar por definitivo, está vez el convenio colectivo de los pilotos está casi hecho. Ha costado una década de negociaciones, de huelgas y de enfrentamientos que culminaron entre diciembre y la primera semana de este mes de enero con un mes de cancelaciones y vuelos retrasados.

Uno de los aspectos más relevantes del preacuerdo laboral logrado anoche -que ha de ser refrendado por la asamblea de pilotos- se refiere a la eliminación de la operación en régimen de wet lease de cinco aviones con sus correspondientes tripulaciones. Iberia hamantenido este tipo de explotación durante más de una década. Desde 2004 la aerolínea que hacía este trabajo era Audeli, del grupo Gestair.

El Sepla e Iberia han pactado la suspensión de este contrato almenos durante dos años a fin de que sean aviones y pilotos de la aerolínea de bandera los que asuman la carga de trabajo. En este momento los aparatos Airbus 340 de Audeli y sus tripulaciones operan para Iberia más de 20 vuelos semanales entre Madrid y los destinos latinoamericanos de Santo Domingo, Río de Janeiro y LaHabana. Hasta hace pocas fechas la empresa que preside Jesús Macarrón también explotaba un Airbus 321 en rutas deMadrid a Canarias.

La suspensión del wet lease tiene como objetivo facilitar los planes de reducción de capacidad planteados por Iberia en su Plan Director y, a la vez, facilitar la progresión de un número importante de pilotos que pasarán a tener la categoría de comandantes.

El Sepla ha cedido parcialmente a la demanda para reducir a dos pilotos la tripulación de los vuelos entre Madrid y Nueva York (hoy van tres profesionales), aunque hay otros destinos en la costa este de Estados Unidos y en Argentina en los que se mantendrán los tres actuales.

Las partes se han puesto de acuerdo en aplicar con carácter retrospectivo la congelación de los salarios del colectivo durante los ejercicios de 2005 y 2006. En 2007 también se acepta un pacto de contención que finalmente supone un incremento salarial del 2,3%. Para 2008 se contempla la subida del IPC. En el presente ejercicio la cifra de consenso se fija en una subida del 2,7%.

Uno de los puntos en los que la empresa y sus tripulantes han mantenido una mayor confrontación se refiere al régimen disciplinario de los pilotos. Este asunto ha sido finalmente apartado de la negociación. La jubilación de los pilotos es otra de las cuestiones que se han venido arrastrando durante años y que ahora encuentra una solución. Los pilotos más veteranos podrán seguir volando a partir de los 60 años en Iberia, si así lo desean, pero sólo podrán realizar la mitad de las horas mensuales. Así se atienden también los intereses de los profesionales jóvenes que quieren progresar en la compañía.

Los expedientes se retiran

La reunión que mantuvieron ayer la compañía y los pilotos para cerrar el convenio tuvo un largo capítulo dedicado a intentar cerrar el espinoso asunto de los diez expedientes abiertos por la compañía contra otros tantos pilotos a raíz del conflicto de las últimas cuatro semanas de retrasos y cancelaciones. Finalmente, Iberia ha accedido a retirar esos expedientes y los juicios se han congelado.

La compañía reclamaba 13 millones al Sepla por los daños sufridos. Por su parte, el sindicato presentó una denuncia contra tres directivos por acusar a los pilotos de realizar una huelga de celo ilegal.

Se puede señalar que el preacuerdo es un entendimiento de mínimos. El convenio tiene valor para cinco años, de 2005 a 2009, pero en la realidad sólo permanecerá en vigor durante el ejercicio en curso.

Las partes se muestran esperanzadas porque han logrado renovar un marco legal de relaciones. Sobre esta base, podrán intentar articular en los próximos meses un convenio de más largo alcance.