Energía

La CNE multa a Iberdrola por causar problemas en las reservas eléctricas

El regulador energético ha impuesto a Iberdrola una multa de 200.000 euros por 'la indisponibilidad' sin justificar de dos de sus centrales (Santurce y Castellón) en noviembre de 2007. Esto obligó a interrumpir el suministro a la gran industria, en un mes en el que las eléctricas redujeron las reservas hidráulicas en un 64%, según denunció REE y reconoció el sector. De hecho, hay otros expedientes sancionadores en marcha.

El consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) acordó ayer imponer una multa de 200.000 euros a Iberdrola por 'la comisión de una falta leve' tipificada en la Ley Eléctrica. Concretamente, el regulador energético acusa a la eléctrica de haber parado entre los días 12 y 19 de noviembre de 2007 sin justificación ('indisponibilidad no prevista') dos de sus centrales de ciclo combinado: el grupo 1 de Santurce y el grupo 2 de Castellón. Esto supuso dejar al sistema sin 900 MW de potencia de generación.

El elevado nivel de 'indisponibilidad fortuita' que se produjo, según el dictamen, a lo largo de aquel mes de noviembre redujo de forma imprevista el margen de cobertura del sistema eléctrico y provocó que el operador (Red Eléctrica de España) se viera obligado a aplicar los mecanismos de interrumpibilidad que dejaron sin suministro a las grandes empresas industriales.

De hecho, en noviembre de 2007, según el informe elaborado ad hoc por REE, las compañías hicieron caer las reservas hidráulicas en un 64% en tan solo un mes, al parar la producción de 25 centrales térmicas (gas y carbón). Lo que el operador consideró en aquel momento una situación 'nunca vista' respondía, según Industria y tal como reconocían las propias empresas, al conflicto entre este ministerio y el sector por la retirada del llamado pago por capacidad: una subvención de la que disfrutaban las centrales más antiguas. De esta manera, las empresas dejaron de producir con este tipo de centrales y pusieron a toda máquina las más rentables, como las hidráulicas.

En noviembre de 2007 las eléctricas redujeron un 64% las reservas hidráulicas, según REE

IBERDROLA 9,58 -0,46%

Esto hizo que el regulador investigara los hechos, con la apertura de expedientes a multitud de centrales, cuyo proceso aún sigue en marcha.

En el caso de Iberdrola, el 21 de noviembre de 2007, la Secretaría General de la Energía pidió a la CNE que investigara la situación y ésta acordó abrir, entre otros, un expediente informativo a la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, al tiempo que pedía la correspondiente información al operador del sistema.

En su respuesta, éste destacó 'las indisponibilidades' de dos centrales de ciclo combinado de Iberdrola, el grupo 1 de Santurce y el grupo 2 de Castellón, a las que calificó 'de no previstas'. Esta calificación se refiere a las paradas de plantas (o las ampliaciones de paradas ya en curso) que se comunican en un plazo inferior a un mes.

En el caso de Santurce, se trataba de una parada para realizar tareas de mejoras y reparaciones (en quemadores y chimeneas) y la de Castellón por una fuga de agua. El resultado de la inspección concluyó que no se justificaba en modo alguno el no haber comunicado ambos incidentes en el plazo que marca los Procedimientos de Operación. En este sentido, el consejo de la CNE, en su sesión del 3 de julio de 2008 decidió incoar un procedimiento sancionador contra Iberdrola Generación por incumplir sus obligaciones 'sobre comunicación y tratamiento de indisponibilidades', lo que 'habría reducido el margen de cobertura del sistema eléctrico'.

Contra esta decisión, Iberdrola presentó más tarde las correspondientes alegaciones. Según la eléctrica, ella había cumplido las obligaciones que imponen los procedimientos legales y aludía a la existencia de una carta del 15 de octubre remitida al operador para comunicar la parada y que no aparecía reflejada en las actas de inspección y pedía el archivo del expediente. En el peor de los casos, Iberdrola pedía que, de imponerse la sanción, ésta fuese 'en su grado mínimo'.

El regulador estudia otra decena de expedientes

Tras recabar y revisar las pruebas documentales solicitadas por Iberdrola en sus alegaciones, el consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) decidió ayer imponer una sanción leve de 200.000 euros (un tercio de lo que permite la ley en estos caso), que ahora debe ratificar el Ministerio de Industria y contra la que la sancionada puede presentar un recurso de alzada.

Sin embargo, el de esta eléctrica no es el único expediente abierto contra los sucesos de noviembre de 2007, un mes en el que, según el informe elaborado por REE, el sector gastó un 64% de las reservas hidráulicas para compensar, con una energía sin apenas coste, la desaparición de la subvención del pago por capacidad que recibían las centrales más antiguas y menos rentables.

Fuentes próximas a la CNE aseguran que los expedientes abiertos tras la denuncia de Industria y REE, superan la decena, si bien, están en distintas fases: unos se han incoado, otros están en periodo de alegaciones y otros a punto de resolverse.

En cualquier caso, el de Iberdrola es el primero que se resuelve con una infracción leve, ya que, según el dictamen de la CNE, 'aunque concurre una intencionalidad de tipo culposo (..) que ha agravado la situación de falta de reservas (..) no se ha constatado ningún peligro para la vida o la salud, ni para la seguridad de las cosas o el medio ambiente'.