Coyuntura

Solbes anticipa un 15,9% de paro y un déficit elevado toda la legislatura

El Gobierno ya asume sin ambages uno de los peores escenarios económicos dibujados por los expertos. El viernes, el vicepresidente Pedro Solbes vaticinó que este año la tasa de paro alcanzará casi el 16%, un problema que obligará a dotar con un mínimo de 4.000 millones las prestaciones por desempleo. La foto en negro se complementa con una previsión de crecimiento negativo del 1,6% y con un déficit público del 5,8% del PIB, que apenas se reducirá a lo largo del conjunto de la legislatura.

Solbes anticipa un 15,9% de paro y un déficit elevado toda la legislatura
Solbes anticipa un 15,9% de paro y un déficit elevado toda la legislatura

El discurso oficial del Gobierno ya no contiene disfraz alguno para evaluar una situación que Pedro Solbes no duda en calificar de compleja y que va a hacer que este año 'vivamos los momentos más difíciles de la crisis'. El Ejecutivo, dijo este viernes el vicepresidente, 'no se resigna ante este panorama y va a acelerar el diálogo social para hacer frente a los retos que tiene por delante con tal de lograr que la recuperación sea rápida y duradera'. Sentada a su derecha, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, emitió un mensaje más político: 'Aunque 2009 no va a ser un año fácil, saldremos reforzados y el Gobierno apoyará a quienes pierdan su empleo'.

La actualización del programa de estabilidad que el Gabinete remitirá a Bruselas contiene para este año una previsión de crecimiento negativo del 1,6% que incorpora la recuperación de tasas positivas en 2010 y 2011 del 1,2 y del 2,6%, respectivamente. Solbes explicó esta evolución económica a partir del mal comportamiento que tendrá este año la demanda interna, con una aportación negativa que estimó en 3,2%, acompañada de una contracción de la inversión del 9%, sobre todo en el sector de la vivienda. La caída del consumo de los hogares para este año se estima por Economía en el 1,5%. Estos malos datos se verán compensados parcialmente por el protagonismo del sector exterior, según los cálculos realizados por Economía. El fuerte descenso de la actividad tendrá un reflejo inmediato sobre el empleo con una tasa media de paro que el Gobierno sitúa este año en el 15,9% de la población activa. El desempleo tocará suelo a final de 2009 para, según las nuevas previsiones oficiales, iniciar una senda paulatina de recuperación a partir del año que viene. La caída prevista del empleo para este ejercicio es del 3,6%, con porcentajes ya positivos del 0,2 y del 1,4% en 2010 y 2011, respectivamente. Solbes admitió que los 2.000 millones con los que se han dotado este año las prestaciones por desempleo se verán incrementadas, 'como mínimo', en una cifra similar.

El cuadro se completa con una previsión de déficit para este año del 5,8% que tampoco mejorará de forma sustancial en los dos años venideros: 4,8% en 2010 y 3,9% en 2011, en la antesala del vencimiento de la legislatura.

La deuda pública se disparará hasta el 54% en 2011

El Gobierno ya no podrá presumir de que la deuda pública española en relación con el PIB es una de las más bajas de la UE. En las previsiones anunciadas por el vicepresidente Solbes, se prevé que la deuda escale posiciones en los ejercicios venideros hasta llegar al 47% este año, al 51% el que viene y al 53,5% en 2011. Estos porcentajes tienen en cuenta las emisiones de deuda que se realizarán para acudir en apoyo del sistema financiero.

Los cálculos oficiales reflejan que el estímulo fiscal promovido desde el Gobierno para reactivar la economía equivaldrá este año al 2,4% del PIB. De este porcentaje, un punto se nutre de medidas de carácter temporal como, por ejemplo, el fondo de 8.000 millones de euros destinado a inversión pública municipal, cuyos primeros efectos positivos sobre el empleo el Ejecutivo espera ver la próxima primavera.

En el nuevo programa de Estabilidad remitido por el Ejecutivo a Bruselas se vuelve a incorporar el compromiso de acelerar las reformas estructurales pendientes para fomentar la productividad y el crecimiento potencial de la economía.

Solbes justificó el retraso en la convocatoria de la mesa de reformas estructurales a partir de la 'acumulación de tareas' que sufre el Ministerio de Economía. En todo caso, el vicepresidente reiteró el compromiso del Gobierno de convocar a sindicatos, empresarios y a las fuerzas políticas para alcanzar un denominador común en estas reformas, comenzando por la negociación de la directiva de servicios, pendiente de la transposición a la legislación española.