Vivienda

El ajuste inmobiliario se ceba con Madrid y Castilla-La Mancha

Igual que ocurrió cuando los precios de la vivienda comenzaron a dispararse, ahora que el ministerio admite la primera rebaja anual desde 1992, el ajuste no está siendo de la misma intensidad en todos los territorios. Madrid, Castilla-La Mancha, La Rioja y Murcia copan los mayores abaratamientos.

Al descenso registrado en el número de hipotecas y en las compraventas de casas se suma ahora la confirmación de la estadística oficial de que los precios de la vivienda también bajan. Los pisos se abarataron en 2008 un promedio del 3,2%. Se trata del primer descenso anual de los precios desde finales de 1992 si se toman datos de la antigua estadística elaborada por el Ministerio de Fomento. Pero si se tiene en cuenta la serie histórica actual, con base 2005, nunca antes de 1995 las casas habían perdido valor en términos nominales.

Las causas de este cambio de tendencia hay que buscarlas en el empeoramiento de la coyuntura económica, que se aceleró sobre todo después del verano pasado y se ha traducido en un significativo aumento del desempleo. Si a esto se le suma el endurecimiento de las condiciones para acceder al crédito y las malas perspectivas a corto y medio plazo, el resultado es un drástico recorte de la demanda de casas.

Pero, como ya ocurrió durante el boom, el hecho de que la estadística oficial comience a reflejar la caída de los precios de la vivienda no significa que en todas las regiones el ajuste sea de la misma magnitud. Madrid, con un descenso del 7,6%; Castilla-La Mancha, con un -6,6%; La Rioja, con una rebaja media del 5,9% y Murcia, con un -5,8% son los territorios donde la pérdida de valor de las casas fue más pronunciada. Por contra, Extremadura y Navarra son las dos únicas regiones donde los precios de las viviendas todavía finalizaron 2008 con aumentos del 0,1% y 2,2% respectivamente. Pese a que todavía no se conocen cuántas transacciones se produjeron al cierre de 2008, uno de los datos que ofreció ayer el departamento que dirige Beatriz Corredor fue el número de tasaciones que se han realizado por provincias a 31 de diciembre pasado, de donde elaboran los datos de precios. Y aunque una tasación no tiene por qué traducirse automáticamente en una compraventa (algunas operaciones llegan a generar más de una tasación), sí son indicativas de cómo se está comportando el mercado. El ministerio confirmó ayer que el número de valoraciones descendió en el último trimestre un 41,1% de media, lo que podría estar adelantando una merma de ventas de magnitud similar.

Si se comparan las comunidades autónomas donde más caen los precios de las casas con aquellos territorios donde más descendieron el número de tasaciones se dan situaciones dispares. Por un lado, destaca el caso de Madrid, que lidera el ranking de los mayores abaratamientos y, sin embargo, es una de las regiones donde menos se han desplomado el número de valoraciones, lo que podría indicar que como los precios se están ajustando con rapidez, se registran más ventas. Con esa teoría también se explica el caso de Navarra, la zona donde más se recortan las tasaciones (un 71%) y en cambio suben los precios.

No todas las provincias de costa están en negativo

El mercado inmobiliario tiene un marcado carácter local, por lo que no tiene por qué estar ocurriendo lo mismo en todo el país, ni siquiera en una misma región. Y si no que se lo digan a los malagueños, cuyas casas terminaron el año con un descenso promedio del 4,9%, cuando en la vecina Cádiz los pisos aún se revalorizaron un 3%.

Otro tanto ocurre en la Comunidad Valenciana. Los inmuebles de Alicante y Castellón contabilizaron recortes en sus precios del 4,4% y 5,3% respectivamente, mientras que en Valencia la estadística que elabora el ministerio aún recoge alzas del 0,9% anual. Por el contrario, en Cataluña los números reflejan un comportamiento mucho más uniforme, ya que en las cuatro provincias se detectaron rebajas inferiores al 1%. El ajuste tampoco parece seguir un criterio fijo dependiendo del mar o el océano que bañe las provincias. Es decir, que hay caídas de precios tanto en el norte, sur, este y oeste del país. Ambos archipiélagos también contabilizan tasas negativas, aunque la de Canarias, del 5%, es muy superior a la balear (-1,2%). No obstante, en la clasificación de los mayores descuentos, la palma se la lleva una provincia del interior: Guadalajara, la única con rebajas de dos dígitos (-11,4%).

El ministerio también publicó ayer la evolución de los precios de la vivienda protegida (VPO). El coste medio se situó en diciembre pasado en los 1.131,6 euros por metro cuadrado, un 5,6% más que un año antes. Y es que algunas regiones aún no habían adaptado sus precios al incremento del módulo básico nacional.