Medidas monetarias contra la crisis

La banca presta dinero a las empresas tres puntos por encima del tipo oficial

La política de reducción de tipos que inició el BCE en octubre no se ha trasladado en la misma proporción al sector privado. La banca presta entre tres y cinco puntos por encima del precio oficial del dinero, que ayer bajó hasta el 2%.

En el plano teórico, una reducción drástica de los tipos oficiales del Banco Central Europeo -han bajado del 4,25% al 2% en sólo cuatro meses- debería traducirse en un abaratamiento sustancial del crédito para las empresas y los hogares. Sin embargo, la incertidumbre y desconfianza que reina aún en el mercado financiero provoca que las dificultades para acceder al crédito persistan.

En noviembre -los últimos datos publicados por el Banco de España-, la banca prestaba dinero a las empresas a un tipo del 6,56%, cuando el precio oficial ya había bajado al 3,25%. Esta diferencia, de 3,3 puntos es anómala. A principios de 2008, el diferencial se encontraba en torno a 2,1 puntos.

Una situación similar se produce para los créditos al consumo con un plazo de amortización de uno hasta cinco años, donde los bancos en noviembre aplicaban un tipo de interés del 9,67%. Así, los préstamos se mantienen más caros que a principios de año, a pesar de la reducción de tipos aplicada por el BCE desde entonces. La brecha entre los tipos que ofrece la banca y el precio que fija el BCE podría ampliarse si el sector privado no traslada la rebaja aprobada ayer por Jean-Claude Trichet.

Las familias que revisen su hipoteca este mes comenzarán a notar el descenso de los tipos

Sin embargo, hay un dato que invita al optimismo. El euríbor -que recoge el precio al que los bancos europeos se intercambian dinero entre sí y supone el índice de referencia para la mayoría de hipotecas- lleva 66 sesiones consecutivas bajando. Ayer cayó hasta el 2,65%. Así su diferencial con los tipos oficiales del BCE se situó en 0,65 puntos. Un nivel que entra dentro de lógica si se tiene en cuenta la evolución histórica de ambos indicadores. Y aún queda algo de margen para que el euríbor baje más ya que, de media, cotiza 0,42 puntos por encima del precio oficial del dinero. Lo que era extraordinario es que el diferencial ascendiera hasta 1,7 puntos, como sucedió el pasado diciembre, algo nunca visto desde la llegada del euro.

La caída del euríbor, influida por la rebaja de tipos del BCE, indica una recuperación de la confianza mutua entre las entidades de crédito. Y, para aquellas familias que estén pagando una hipoteca supondrá un importante alivio para sus bolsillos.

Los analistas prevén que el euríbor continúe bajando en las próximas semanas. Ello se traduciría en una magnífica noticia para las familias que les toca revisar su hipoteca este enero, ya que en el mismo mes del año anterior, el euríbor logró su mayor registro, 4,498%, desde el año 2000.

Si el euríbor sigue bajando este mes, para una familia con una hipoteca -que se revisa anualmente en enero- de 150.000 euros a 25 años y con un tipo de interés de 0,5 puntos más euríbor, se ahorrará en torno a 153 euros mensuales y, en un año, 1.830 euros.

Para aquellos que revisen semestralmente en enero su hipoteca, y bajo las mismas condiciones, el ahorro será aún mayor y la cuota a pagar podría reducirse en unos 233 euros al mes.

Aun así, para el conjunto de préstamos para vivienda, la banca sigue ofreciendo un crédito relativamente caro en comparación con los tipos oficiales del BCE. Así, en noviembre, los préstamos hipotecarios se ofrecían al 6,18%, un nivel significativamente superior al de meses anteriores.

Según el Banco de España, en el tercer trimestre de 2008, las familias debían destinar el 48,7% de su renta bruta para adquirir una vivienda, la cifra más alta desde que se inició la serie histórica en 1995. Los analistas esperan que este año esta situación remita gracias a la reducción de tipos, al descenso del euríbor y a la lenta recuperación de la confianza en el mercado crediticio. En cualquier caso, en 2008, el crecimiento del crédito hipotecario en circulación alcanzó su menor registro desde principios de década tras cinco años de aumentos exponenciales motivados por el boom inmobiliario.

Obtener liquidez, la primera prioridad

Liquidez. Esa es la máxima exigencia de muchos empresarios que observan como el endurecimiento del crédito amenaza con ahogar financieramente sus compañías. Ante esta situación, el Instituto de Crédito Oficial ha ampliado su oferta con un fondo de hasta 10.000 millones de euros que las empresas podrán destinar a cubrir el circulante, algo que hasta ahora el ICO no permitía.

Por otra parte, el Gobierno aprobó a finales del año anterior un Fondo para la Adquisición de Activos Financiero dotado con 30.000 millones de euros y ampliable hasta los 50.000 millones. Esta ayuda destinada a la banca debería servir, al menos ese es su objetivo, para 'fomentar la financiación a empresas y particulares residentes en España'. Por el momento ya se han realizado dos subastas que han servido para inyectar a la banca unos 9.000 millones de euros. Antes de acabar este mes se realizaran otras dos por un importe máximo de 10.000 millones de euros.