Aerolíneas

Trabajo impide a Iberia aplazar pagos a la Seguridad Social porque tiene liquidez

El Ministerio de Trabajo ha rechazado la solicitud de Iberia para que se le conceda una moratoria en los pagos de toda su plantilla a la Seguridad Social porque su situación financiera es 'buena'. Al resto de las aerolíneas que pidieron la ayuda por la crisis se les ha concedido. Iberia recurrirá la decisión.

La principal aerolínea española no está en racha. Al conflicto por las protestas de sus pilotos y al expediente que le ha abierto por el Ministerio de Fomento por el caos de Barajas del pasado fin de semana, se une ahora la negativa del Ministerio de Trabajo a concederle la moratoria que ha solicitado para aplazar los pagos a la Seguridad Social de toda su plantilla (22.000 trabajadores) durante nueve meses.

El resto de las compañías aéreas españolas que han solicitado este beneficio han recibido el visto bueno del Gobierno, según han confirmado fuentes de Trabajo. Aunque la lista de las beneficiadas no ha trascendido, este diario ha podido saber que entre ellas se encuentran Vueling, Clickair y Air Nostrum, y también, con toda probabilidad, Air Europa, Spanair y Air Comet.

Las fuentes de Trabajo citadas han justificado la negativa de la Seguridad Social a conceder la moratoria a Iberia con el argumento de que la empresa que preside Fernando Conte "esta en una buena situación financiera" y "nuestra función no es dar ayudas a las compañías que están en una situación optima". El ministerio entiende que la denegación de la moratoria es "una buena noticia para Iberia" porque con ello se demuestra su buena salud.

Fuentes de la aerolínea han mostrado su disgusto por la postura del Gobierno y han anunciado su decisión de recurrir la medida. Explican que no es lógico que sus directos competidores gocen de ventajas a las que aerolínea no puede acceder, en un contexto en el que la crisis y la competencia dejan muy poco margen para mejorar los resultados.

La posibilidad de solicitar una moratoria en los pagos a la Seguridad Social ante la situación de grave crisis por la que atraviesa el sector español de la aviación civil fue concedida por el Ministerio de Trabajo el pasado mes de octubre. Se justificaba por "el continuo incremento en el precio del carburante junto con la caída en la actividad en el sector del transporte aéreo a causa de la situación económica. Ambos factores están ocasionando dificultades que inciden en el propio mantenimiento de la actividad por parte de las empresas".

Exenta de intereses

La moratoria de pagos que se concedía está exenta de intereses y se produjo por la petición de las propias aerolíneas a través de sus patronales.

El aeropuerto de Madrid-Barajas, por otra parte, volvió a sufrir su enésima jornada de retrasos y cancelaciones, a pesar de que la operatividad de sus instalaciones fue del 100% durante toda la jornada. AENA informó que se habían cancelado 43 vuelos de Iberia, cuatro de Air Nostrum, tres de Spanair y dos de Alitalia.

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por su parte, anunció que su comparecencia en el Congreso para dar explicaciones sobre lo ocurrido en Barajas como consecuencia de la nevada

del pasado viernes está prevista para la última semana de enero aunque no precisó la fecha exacta.

Iberia ofreció ayer datos de tráfico del mes de diciembre y el acumulado del pasado ejercicio. Según estos datos la compañía vio reducida la ocupación de sus vuelos en 1,6 puntos porcentuales en 2008 en comparación con el ejercicio anterior, hasta situarse en el 80%, con un descenso de 2,1 puntos en las rutas de largo radio, hasta el 85,2%.

La compañía, que no especifica el número de pasajeros transportados, registró un descenso de la ocupación en las rutas domésticas hasta el 71,3%, 4,5 puntos porcentualesmenos, mientras que en los vuelos de medio radio la cifra descendió 0,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 73,1%.

Durante el pasado año, Iberia recortó un 0,5% su oferta medida en asientos por kilómetro ofertados (AKO), concentrando el descenso de capacidad en las conexiones domésticas (17,1% menos). Por contra, en los vuelos de largo radio ofertó un 3% más de plazas y en los de medio radio un 2,9% más.

El tráfico real de la compañía medido en pasajeros por kilómetro transportados (PKT) retrocedió un 2,5%. El descenso fue especialmente pronunciado en el mercado doméstico, donde registró una caída del 22,1%. No obstante, en el segmento de largo y medio radio contabilizó un aumento de la demanda del 0,5% y del 3,4%, respectivamente.

En diciembre el coeficiente de ocupación cayó en 1,1 puntos porcentuales, hasta el 76%. En largo radio registró un descenso de dos puntos porcentuales, hasta el 81,5%, y en doméstico situó en el 68,6%, 5,1 puntos menos.

Pérdidas de explotación en 2008

Aunque los datos todavía no son oficiales, Iberia obtuvo el año pasado sus primeras pérdidas de explotación después once años en positivo en este renglón de su cuenta de resultados. Fuentes conocedoras de los datos han señalado que, a falta del cierre definitivo, la compañía ha podría presentar números rojos por 80 millones, contemplando exclusivamente las cifras resultantes de sus negocios ordinarios. La causa principal de este mal dato hay que buscarlo en el precio del petróleo registrado durante buena parte del ejercicio. Entre enero y noviembre de 2008 Iberia llevaba gastado en queroseno 1.520 millones, frente a 1.024 millones del mismo periodo de 2007. Se estima que en diciembre el mayor gasto en esta partida superaba los 500 millones. Las fuentes citadas han señalado, no obstante, que la compañía que preside Fernando Conte podrá presentar resultados netos positivos en torno a los 40 millones para el conjunto de 2008, pero sólo una vez que se apliquen a su cuenta los resultados financieros y los extraordinarios. El año pasado la compañía redujo de manera drástica su flota y la venta de aviones ha resultado ser una significativa fuentes de ingresos. En total vendió nueve aparatos de corto y medio radio. Dos de ellos fueron del modelo Airbus 320 y otros siete del modelo McDonell Douglas 87. La compañía también ha conseguido ingresos tras el pago de los seguros derivados del siniestro sufrido por un Airbus 340 en el aeropuerto de Quito en Ecuador.