Agencia de calificación

S&P reafirma la máxima calificación para Alemania, Francia, Holanda, Finlandia, Suecia y Reino Unido

Standard & Poor's reafirmó hoy la calificación crediticia a largo plazo 'AAA', la máxima calidad en el 'rating' de un país, así como la perspectiva 'estable' para las valoraciones sobre el riesgo crediticio de Alemania, Francia, Finlandia, Holanda, Suecia y Reino Unido, para los que también confirmó la calificación 'A-1+' a corto plazo.

La agencia, que en el día de ayer colocó la calificación a largo plazo de España bajo vigilancia con "implicación negativa", destacó la competitividad de las economías de Alemania, Holanda, Finlandia y Suecia, mientras que subrayó la diversificación de la economía gala, así como la de Alemania, Re ino Unido y Holanda.

En el caso de la primera potencia económica europea, S&P señaló que la perspectiva 'estable' de su calificación refleja la visión de la agencia respecto a la capacidad de Alemania para "capear los 'shocks' financieros y económicos que planteados por las actuales turbulencias" y apuntó que "su flexibilidad y competitividad" deberían permitir una rápida recuperación cuando la demanda externa se recupere.

Por otro lado, la agencia señaló que la economía francesa, a falta de desequilibrios estructurales y gracias un mercado laboral altamente cualificado y productivo, dbería "preservar su potencial de crecimiento y volver a crecer en 2011" al disminuir las incertidumbres económicas globales.

Respecto a Holanda, S&P destacó su economía "próspera, competitiva y diversificada", así como la elevada tasa de ahorro bruto del país y, aunque espera una contracción de entre el 2% y el 3% en 2009, pronosticó que en 2011 su crecimiento podría converger con su potencial superior al 2%.

En el caso de Finlandia, la agencia de calificación fundamentó su decisión de reafirmar el 'rating' a largo plazo del país en la competitividad de su economía, así como en la "prudente política macroeconómica" del Gobierno, lo que ha permitido a Finlandia lograr una sólida posición fiscal y un robusto crecimiento económico, aunque S&P augura que el PIB finlandés se contraerá un 1,1% en 2009.

Fuera de la zona euro, S&P reafirmó la máxima calificación crediticia para Reino Unido con perspectiva 'estable' por la diversificación de su economía, así como por su flexibilidad fiscal y monetaria, aunque apuntó que la previsible "erosión" de las finanzas públicas, así como el elevado endeudamiento de los hogares británicos incorporan un grado de incertidumbre sobre las perspectivas del país.

Asimismo, en el caso de Suecia, la agencia considera que la flexibilidad, competitividad y diversificación de la mayor economía escandinava permitirán al país capear los actuales desafíos económicos sin cambios significativos.

No obstante, S&P pronostica que el superávit alcanzado por Suecia en los últimos años se tornará en sendos déficit del 1% y del 2% en 2009 y 2010, respectivamente, aunque subraya que la disciplina fiscal permite al país estar bien posicionada para afrontar la crisis.

Por otro lado, S&P informó de que ha colocado la calificación a largo plazo de Portugal, actualmente 'AA-', bajo vigilancia con "implicaciones negativas" por los crecientes desafíos a los que se enfrenta la economía lusa.

"La medida de vigilancia refleja nuestro punto de vista de que las reformas estructurales emprendidas por el Gobierno respecto a la economía y las finanzas públicas han resultado insuficientes para lograr la convergencia con el resto de países con 'AA'", señaló la agencia en un comunicado.

Asimismo, la agencia de calificación confirmó las calificaciones a largo y corto plazo de Bélgica e Italia, en ambos casos con perspectiva estable, que actualmente se encuentran en 'AA+/A-1+' y 'A+/A-1+', respectivamente.