'Guerra del gas'

Rusia promete abrir hoy el grifo del gas tras seis días sin suministro

Moscú prometió ayer que a las ocho de la mañana, hora europea, de hoy martes, restablecerá el suministro de gas a través de territorio ucraniano, lo que pondría fin a seis días de desabastecimiento en varios países de la Unión Europea y de los Balcanes. El anuncio se hizo después de que Rusia, Ucrania y la Unión Europea alcanzasen ayer en Bruselas un acuerdo sobre la composición de los grupos de expertos encargados de verificar que Ucrania no se queda con el hidrocarburo ruso destinado a Europa. Al final, habrá 75 expertos, 25 por cada parte.

El acuerdo, sin embargo, no resuelve el conflicto comercial entre Moscú y Kiev (sobre el precio que Ucrania debe pagar el gas que importa para su consumo y el que Rusia debe pagar por utilizar los gasoductos ucranianos para sus exportaciones). Y tras la frágil tregua, se prevé un reguero de pleitos para pedir daños y perjuicios a alguna de las dos empresas involucradas en la guerra, la gasística rusa Gazprom y la ucraniana Naftogaz.

Los ministros de Energía de la UE, reunidos en sesión extraordinaria en Bruselas, pidieron ayer a la Comisión Europea que 'identifique con los Estados miembros afectados las consecuencias económicas y sociales de la crisis y diseñe las medidas a tomar'. La crisis ha dejado sin calefacción a cientos de miles de familias y ha obligado a decenas de empresas a parar su producción. 'Los abogados van a tener mucho trabajo para defender nuestros intereses', reconoció ayer en Bruselas el vicepresidente del Gobierno ruso Igor Sechin en la rueda de prensa posterior a la firma del convenio.

Alexander Medvedev, vicepresidente de Gazprom, admitió en la misma comparecencia que la compañía ha incumplido por primera vez en 40 años sus relaciones contractuales con los clientes europeos. Pero culpó de ese incumplimiento a Naftogaz y recomendó a los posibles damnificados que dirijan sus reclamaciones contra la compañía ucraniana.

Medvedev responsabilizó en parte, además, a EE UU, por haber firmado Ucrania un acuerdo de asociación el pasado 19 de diciembre en el que había cláusulas sobre el tránsito del gas ruso por la antigua república soviética. Bruselas, en cualquier caso, celebró por tercera vez el anuncio del restablecimiento del suministro, después de los dos fallidos de la semana pasada. Si el gas sigue hoy sin llegar, esta vez, al menos, los expertos dirán quién tiene la culpa.