Energía

La UE amenaza con represalias si Rusia no bombea más gas

La presidencia checa de la Unión Europea amenazó con tomar represalias contra Rusia si Moscú no reactiva el suministro de gas que pasa por Ucrania y nutre de energía a buena parte de Europa. La UE intercederá hoy para terminar con la batalla comercial entre Rusia y Ucrania.

La UE elevó ayer el tono contra Rusia mientras que el recorte del suministro ordenado por Moscú afecta ya, en menor o menor medida, a doce Estados miembros. 'Si mañana no restablecen los suministros, la UE tendrá que tomar medidas más severas', aseguró Topolanek.

Rusia y Ucrania se acusan mútuamente de la completa paralización del suministro del gas ruso que pasa por Ucrania antes de llegar a Europa. Ello provocó inmensas colas en los países del Este para hacerse con radiadores eléctricos ante el riesgo de quedarse sin calefacción.

Las autoridades de Rusia y Ucrania aceptaron ayer que la UE verifique su disputa sobre el tránsito de gas ruso hacia Europa. Topolanek y el presidente de la Comisión Europea, José Durao Barroso, anunciaron conjuntamente ese compromiso y aseguraron que supone una 'luz al final del túnel'.

'Putin me ha dicho que Rusia proporciona el gas, pero que hay problemas de tránsito por Ucrania; por su parte, la primera ministra ucraniana Yulia Timoshenco, me asegura que no hay problema, y que puede enviar el gas, si lo recibe de Rusia', explicó Barroso, que se esforzó en mantener una actitud neutral ante el conflicto. Bruselas espera recibir hoy representantes de los dos monopolios estatales de gas de Rusia y Ucrania para decidir las condiciones del envío de la misión comunitaria. 'Esperamos que Rusia proporcione el gas a la red ucraniana y que Ucrania no lo esté cortando. Las dos partes nos dicen que aceptan observadores extranjeros para verificarlo', aseguró Barroso.

Así, el máximo responsable de Naftogaz, Oleh Dubyna, y de Gazprom, Alexéi Miller, se reunirán hoy con el presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Pottering, y después con el comisario europeo de Energía, Andris Piebalg y la presidencia checa de la UE.

En cualquier caso, el presidente de la Comisión Europea advirtió que si no se restablece el aprovisionamiento 'habrá dudas muy serias sobre la fiabilidad de Ucrania como país de tránsito y de Rusia como proveedor energético'.

Mientras la UE intentaba mediar en el conflicto, Rusia y Ucrania seguían ayer lanzándose reproches. Gazprom, el monopolio gasístico ruso, acusó a Ucrania de haberle robado más de 86 millones de metro cúbicos de gas desde que comenzó el nuevo año y negó haber suspendido el suministro de esta materia prima hacia Europa. La gasista rusa aseguró que Ucrania cerró ayer el cuarto y último gasoducto destinado a transportar el gas ruso hacia Europa, mientras que su homóloga ucraniana, Naftogaz, defiende que fue Gazprom quien cerró el suministro.

Por otra parte, Ucrania continúa insistiendo en pagar el gas ruso a 201 dólares por cada 1.000 metros cúbicos en 2009, menos de la mitad de la propuesta de Moscú.

Más allá de las disputas comerciales, esta madrugada, miles de búlgaros pasaron su segunda noche consecutiva sin calefacción y con temperaturas que alcanzaron los doce grados bajo cero. En Rumania y Eslovaquia, el Gobierno ha declarado el Estado de emergencia. Y en la zona de los balcanes la situación también es extrema. La ciudad de Sarajevo depende totalmente del gas ruso.