Economía

La 'guerra del gas' empuja el crudo por encima de los 50 dólares

Afectados 16 países europeos por el corte de suministro ruso.

La 'guerra del gas' empuja el crudo por encima de los 50 dólares
La 'guerra del gas' empuja el crudo por encima de los 50 dólares

El recorte ordenado por Moscú del suministro del gas ruso que pasa por Ucrania ha empujado el precio del crudo, que ayer sobrepasó la barrera psicológica de los 50 dólares tras revalorizarse un 39,4% en menos de diez días. Ello, junto a la ofensiva militar de Israel sobre el territorio palestino de Gaza está presionando al alza la cotización del petróleo, que ayer llegó a rebasar los 51 dólares, un nivel que no alcanzaba desde noviembre. Si bien el conflicto en Palestina no amenaza directamente ningún suministro de petróleo, aumenta la incertidumbre en una zona, Oriente Medio, desde donde sale un tercio del crudo mundial. Estados Unidos mostró una actitud más flexible ayer al asegurar que le gustaría ver un cese inmediato de la violencia en Gaza.

Más allá del mercado petrolífero, la restricción del suministro de gas que pasa por Ucrania está afectando al menos a 16 países del continente europeo como Alemania, Italia, Grecia, Bulgaria, Serbia, Bosnia, Croacia, Macedonia, Eslovaquia, Eslovenia, Polonia, Hungría, Turquía, Rumanía, Austria o la República Checa. Ello, además, coincide con la peor ola de frío que ha sufrido Europa en dos décadas.

Esta situación -que ya se vivió en 2006- hace visible un viejo problema de Europa, su dependencia energética. Y aumenta las dudas de muchos países europeos, como Polonia o la República Checa, acerca de la fiabilidad de Rusia como socio comercial. El gas ruso se distribuye por Europa a través de Bielorrusia y por Ucrania. Moscú asegura que las autoridades de Kiev están robando parte del gas que pasa por su país.

Si bien Moscú reconoce que ha reducido el suministro, acusa también a Ucrania de los recortes. El máximo responsable ejecutivo de la gasista pública rusa Gazprom, Alexander Medvedev, dijo a Bloomberg Televisión que Ucrania cerró tres gasoductos de exportación. Por su parte, el portavoz de la compañía estatal ucraniana Naftogaz, Valentyn Zemlyanskyi, aseguró que Gazprom había reducido los envíos a Europa a través de Ucrania a 74 millones de metros cúbicos, mientras que lo normal son unos 300 millones.

Y mientras ambos países se lanzan reproches mutuos, en Europa se encienden todas las alarmas. En Bulgaria -donde el 96% del gas que consumen procede de Rusia- ya hay 2.500 familias que se han quedado sin calefacción. Por el momento, Bulgaria es el país con mayores problemas de escasez. Según la agencia de noticias checa CTK, Eslovaquia declarará próximamente el estado de emergencia. Y las autoridades de Bosnia revelaron que tienen reservas sólo para cinco días y advirtieron de la posibilidad de sufrir una 'catástrofe humanitaria' si no se restablece el suministro.

Si la crisis prosigue y no se halla una solución al conflicto, incluso Alemania, la primera potencia de Europa, podría sufrir problemas de suministro. 'Nuestras posibilidades llegarán a un límite si estos recortes drásticos de las importaciones se prolongan y las temperaturas siguen tan bajas,' aseguró el presidente de la filial gasista de Eon, Bernhard Reutersberg.

Por el momento, Rusia y Ucrania se mantienen firmes en sus posiciones aunque aseguran que están dispuestas a negociar. El presidente de Naftogaz, Oleg Dubina, anunció ayer que viajará mañana a Moscú para reanudar las negociaciones con el consorcio ruso Gazprom. El portavoz de la gasista rusa, Serguéi Kupriánov, por su parte, aseguró que está dispuesto a retomar de inmediato las negociaciones para solucionar una crisis que se inició el pasado día uno.

La UE exige la reanudación del bombeo

La Unión Europea calificó ayer de 'inaceptable' los cortes de suministro de gas que han sufrido varios socios comunitarios como consecuencia de las disputas entre Rusia y Ucrania y exigió a ambos países que retomen de manera inmediata las negociaciones para poner fin al conflicto.

Las dos compañías involucradas, la gasística rusa Gazprom y la ucraniana Naftogaz, anunciaron poco después de la petición comunitaria su intención de volver a la mesa de negociación mañana. Fuentes de la Comisión Europea atribuyeron esa nueva ronda de negociaciones al éxito de la presión comunitaria. Un grupo de alto nivel, en representación de la Comisión Europea y de la presidencia checa de la UE, se reunió ayer en Berlín con una delegación rusa para intentar garantizar la resolución del conflicto.

Bruselas insistió ayer en que se trata de una disputa comercial entre dos países vecinos de la UE. Y aseguró que sus movimientos diplomáticos sólo buscan que se cumplan las relaciones contractuales pactadas con sus clientes. Fuentes comunitarias, sin embargo, reconocen en privado que el conflicto refleja el choque geoestratégico que la UE y Rusia tienen en territorio ucraniano. Una parte de la población de la antigua república ex soviética, con su actual presidente Yuschenko a la cabeza, aspira a integrarse en el bloque occidental (UE y OTAN).

El conflicto

El conflicto entre Rusia y Ucrania se origina por el desacuerdo en el precio del gas. Moscú propuso, antes de que se rompieran las negociaciones, elevar el precio preferente que cobra a Ucrania por el gas de 179,5 dólares por mil metros cúbicos en 2008 a 250 dólares en 2009. Ante la falta de acuerdo, Rusia decidió aplicar el precio de mercado, que supera los 400 dólares.