Revisión

El Congreso de EE UU evalúa hoy la estafa de Bernard Madoff

Los legisladores quieren acometer una reforma de los sistemas de supervisión bursátiles.

El Congreso estadounidense comienza hoy la evaluación de la estafa multimillonaria del bróker Bernard Madoff con el objetivo de acometer una reforma de los sistemas de regulación financiera en el país, que no fueron capaces de detectar este fraude piramidal. Madoff está acusado de un timo de 50.000 millones de dólares (35.850 millones de euros), en el que han resultado salpicadas grandes fortunas de EE UU y Europa.

La audiencia en el Congreso pretende de este modo esclarecer si la actuación del regulador bursátil estadounidense (SEC, en sus siglas en inglés) fue correcta y por qué este organismo no detectó las irregularidades que se produjeron en el caso Madoff. Declarará el presidente de la SEC, Christopher Cox.

'Las acciones de Madoff debilitaron aún más la golpeada confianza de los inversores en nuestros mercados de valores', ha señalado Paul Kanjorski, representante por Pensilvania y presidente de la subcomisión de mercados de capital de la Cámara de Representantes.

Kanjorski añadió en un comunicado que los legisladores estadounidenses analizarán si la SEC cuenta con el presupuesto y personal suficiente para supervisar los mercados.

El pasado miércoles, Bernard Madoff entregó a la SEC el listado de activos, que incluye las inversiones, préstamos, líneas de crédito, participaciones en empresas, cuentas de intermediación y otras tenencias de la firma, aunque el supervisor estadounidense ha decidido que no hará público este inventario. Con esta información, solicitada por un juez federal, las autoridades esperan detectar las inversiones desaparecidas. Las filiales de Madoff en el extranjero tienen de plazo hasta el 26 de enero para facilitar esa información.

Algunos de los afectados ya han comenzado a presentar demandas contra Madoff, que permanece bajo arresto domiciliario en su piso de Nueva York, y también contra algunas de las firmas intermediarias que hicieron negocios con él. La última ha sido la de Martin Rosenman, presidente de Stuyvesant Fuel Services, una empresa energética de Nueva York, que reclama ante los tribunales 10 millones de dólares que invirtió en la firma de Madoff seis días antes de que el financiero fuera detenido

La banca española no ha escapado de este fraude piramidal. Santander ha reconocido que su filial Optimal tenía invertidos 2.330 millones de euros de sus clientes, aunque limita la pérdida directa para el banco a 17 millones de euros. Banesto y Banca March han declarado un impacto de 2 millones y Caja Madrid de 2,9 millones. Por su parte, BBVA tenía una exposición directa de 300 millones de euros, a través de la cobertura de productos estructurados, de 300 millones de euros, a los que suman otros 30 millones de inversiones de sus clientes.

El bróker, de 70 años y que fue denunciado por sus propios hijos, está citado en el juzgado para el próximo 12 de enero.