Banco de España

La deuda hipotecaria de las familias sigue creciendo, pero a menor ritmo

La deuda hipotecaria de las familias asecendió a 673.816 millones de euros hasta el mes de octubre, con una tasa de crecimiento en este periodo del 5,8%, lo que supone que el ritmo de avance con el que comenzó 2008 (12,9%) se ha reducido a menos de la mitad en lo que va de año, según datos del Banco de España.

El incremento interanual registrado hasta octubre se situó más de medio punto por debajo del experimentado en septiembre (6,4%) y diez puntos porcentuales inferior al incremento del 15,8% de octubre de 2007. Sin embargo, en términos absolutos, la deuda de las familias por compra de vivienda registró en los diez primeros meses un nuevo récord y ya se acerca a la barrera de los 700.000 millones. Así, la deuda hipotecaria de los hogares es más del doble que la contabilizada en 2003, cuando se situó en 300.000 millones de euros.

El menor ritmo de crecimiento del endeudamiento familiar está en línea con la desaceleración de las compraventas de vivienda, que, según los datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística (INE), disminuyeron un 27,1% en septiembre en tasa interanual, tras intercambiarse un total de 45.809 inmuebles.

Por otro lado, los créditos al consumo crecieron hasta octubre un 5,4%, más de un punto menos que en el mes anterior y más de siete puntos porcentuales menos que en el mismo mes de 2007, con un saldo de 234.755 millones de euros.

Sumando ambos conceptos (deuda hipotecaria y créditos al consumo), el endeudamiento total de los hogares se situó en 919.954 millones de euros en el décimo mes del año, lo que representa un incremento del 5,8% respecto al mismo periodo del año anterior.

La moderación de la deuda coincide con una caída del ritmo de crecimiento del saldo vivo total de crédito hipotecario que, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), registró un aumento del 6,6% en septiembre y superó los 1,08 billones de euros, frente a los 1,02 billones con que contaba en el mismo mes de 2007, cuando crecía a un ritmo del 17,6%.

Estas cifras se acercan a la previsión realizada por la AHE, en la que augura una caída en el ritmo de crecimiento del crédito hasta alrededor el 5% en el conjunto del año, como consecuencia de la crisis subprime, la desaceleración económica y el descenso de la demanda de la vivienda.