Reestructuración del motor

Nissan quiere reducir plantilla pese a la presión para que el ERE sea temporal

Nissan mantiene la necesidad de realizar un recorte de plantilla en las dos factorías de Barcelona, a pesar de la presión de la Generalitat catalana y del Ministerio de Trabajo para que transforme en temporal el expediente (ERE) de extinción de contratos sobre 1.288 personas. UGT aseguró ayer que el grupo japonés aceptará finalmente un ajuste de tres meses sobre 3.000 trabajadores.

Un portavoz de Nissan insistió ayer en que la reducción de empleo en las dos factorías barcelonesas de Zona Franca y Montcada es inevitable porque es 'estructural'. A menos de una semana para que expire el plazo de negociación del expediente de extinción de contratos presentado sobre 1.288 empleados, no existe acuerdo entre la dirección de la empresa y los sindicatos. Sin embargo, tanto la Consejería de Trabajo de la Generalitat catalana (la administración que decide finalmente sobre el ajuste) como el ministerio han presionado al grupo japonés para que transforme el ajuste en temporal.

La secretaria general de la Federación del Metal de la UGT de Cataluña, Isabel Martínez, negó conocer un acuerdo en la tarde de ayer. En cualquier caso, hoy está previsto un encuentro entre la Inspección de Trabajo, los sindicatos y la compañía. Con todo, reconoció 'que nos pueden convocar antes'. Más explícito fue el responsable de automoción de MCA-UGT, Rogelio Mena, que anunció desde Madrid la inminencia de un acuerdo, que se basaría en transformar los 1.288 afectados del expediente (el excedente total planteado por Nissan es de 1.680) en 3.000 trabajadores que descansarían temporalmente durante tres meses. Isabel Martínez avanzó que UGT no aceptaría que 'a la mitad de la plantilla se le extinguiera el contrato y a la otra mitad no, y que lo único aceptable sería una suspensión temporal para los 4.000 empleados de las dos fábricas'.

Las mismas fuentes de Nissan remarcaron que 'no le constaba', al cierre de esta edición, que la dirección de la compañía negociase un cambio en el expediente, aunque matizó que 'siempre estudiamos todas las propuestas que nos presentan'. Con todo, recordó que aunque se llegara a un pacto para cambiar el expediente por otro de temporal el excedente de plantilla sería el mismo al cabo de unos meses. Añadió que la compañía pretende que en septiembre de 2009 las fábricas de Zona Franca y Montcada hayan cerrado el ajuste para ser competitivas y optar a nuevos modelos a partir de 2010. Nissan asegura que arrastra esta situación desde hace meses. La multinacional japonesa ya planteó en octubre de 2007 la inconveniencia de la conversión de 465 trabajadores eventuales a fijos, por la previsión a la baja de la producción futura. Como consecuencia, en enero de 2008 negoció un expediente de regulación para 450 trabajadores, que finalmente no presentó. En este sentido también se pronunció ayer el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, que en declaraciones a la Cadena SER afirmó que detrás de la reducción de empleo en Nissan 'había más una intención de extinción de 1.680 contratos y una decisión más de carácter estratégico que de coyuntura'.

Por su parte, el secretario general saliente de CC OO de Cataluña, Joan Coscubiela, destacó que si se confirma la conversión del expediente se demostrará la fuerza de las movilizaciones realizadas por la plantilla.

La planta de Ávila queda fuera del plan

La factoría de camiones de Ávila queda fuera del plan de ajuste. El portavoz del grupo nipón aseguró que el problema de esta factoría es común a 'tantas otras fábricas del sector, debido a la caída de la demanda', y recordó que el centro de producción ya aplica un expediente temporal de 51 días en vigor desde julio pasado. Las mismas fuentes indicaron que la planta sigue pendiente de la asignación de un nuevo modelo durante el año próximo.