Crisis inmobiliaria

Sanahuja deja la presidencia de Metrovacesa para centrarse en Sacresa

Román Sanahuja, que accedió a la presidencia de Metrovacesa tras sustituir en el puesto a Joaquín Rivero a finales de 2007, abandonará el cargo en las próximas semanas.

Román Sanahuja fue nombrado presidente de Metrovacesa el 4 de diciembre de 2007
Román Sanahuja fue nombrado presidente de Metrovacesa el 4 de diciembre de 2007

Román Sanahuja, que fue nombrado presidente de Metrovacesa el 4 de diciembre de 2007, abandonará el cargo en las próximas semanas, según han confirmado a este diario fuentes en la compañía. El cabeza de la familia catalana dejará el puesto tras cumplir con las formalidades pertinentes, entre ellas previsiblemente la convocatoria de una junta extraordinaria de accionistas que se celebrará antes de que termine el año. Con él abandonarán sus puestos en el consejo de administración sus hijos Javier y Román Sanahuja Escofet.

'Sanahuja se centrará a partir de ahora en sus negocios personales, en Sacresa fundamentalmente', explicaron las fuentes consultadas. 'La familia mantendrá una participación en Metrovacesa, pero sólo con fines financieros', añadieron.

La deuda en la que ha incurrido la familia catalana en los últimos años, que asciende a 5.200 millones de euros, ha provocado su salida de Metrovacesa. Sanahuja ha acordado con parte de esa banca acreedora -Santander, Banesto, BBVA, Sabadell, Popular y Caja Madrid- intercambiar parte de esa deuda (más de 2.000 millones) por acciones de Metrovacesa, hasta el 65% del capital de la inmobiliaria (Sanahuja alcanzó el 80,6% del capital tras lanzar este año una opa por Metrovacesa).

METROVACESA 6,73 -1,61%

La mayor parte de los 5.200 millones de deuda de Grupo Sanahuja -que engloba a las sociedades en las que participa la familia catalana, Román Sanahuja Pons, su esposa Ana María Escofet Brado y sus hijos Román, Javier, Juan Manuel, Ricardo, Ana María, María del Mar y Teresa- es resultado del esfuerzo inversor llevado a cabo por Sanahuja para hacerse con el control de Metrovacesa. Entre 2006 y 2008 la familia catalana logró a base de opas forzar al anterior presidente de la inmobiliaria, Joaquín Rivero, a abandonar Metrovacesa a cambio de mantener la presidencia de la que era filial francesa de Metrovacesa, Gecina.

La familia Sanahuja ha solucionado parte de sus problemas financieros tras alcanzar el mencionado acuerdo con los seis bancos españoles. Pero aún tiene abiertos varios frentes. Para pagar el resto de la deuda familiar, cerca de 3.000 millones de euros, Sanahuja tendrá que convencer a otros bancos (entre ellos La Caixa, Barclays y HSBC) de intercambiar, como han hecho las seis entidades españolas, deuda por acciones de Metrovacesa.

De no lograrlo el grupo Sanahuja tendría complicado evitar su entrada en concurso de acreedores. Lo que daría lugar a la segunda mayor suspensión de pagos en la historia de España, tras la de Martinsa Fadesa.

La CNMV levantó al mediodía de ayer la suspensión de la cotización de Metrovacesa. Los títulos de la inmobiliaria, suspendidos desde primera hora del martes, remontaron un 2% cerrando a 51 euros.