Batalla energética

Los minoritarios de Repsol pedirán a la CNMV que el grupo ruso lance una opa

Si Lukoil adquiere el 29,9% de Repsol, la Asociación Española de Accionistas Minoritarios (Aemec) pedirá a la CNMV que le exija lanzar una opa por el 100% para dar a todos los accionistas la opción de vender. El colectivo se apoya en una posible concertación de la rusa con La Caixa en la compra-venta de un paquete que considera de control.

Los minoritarios de Repsol pedirán a la CNMV que el grupo ruso lance una opa
Los minoritarios de Repsol pedirán a la CNMV que el grupo ruso lance una opa

Aemec va a presentar batalla ante cualquier acuerdo entre Lukoil, Sacyr y La Caixa para el desembarco ruso en el capital de Repsol. La asociación de minoritarios intenta obtener petróleo para los pequeños inversores, al exigir una opa por el 100% en caso de que la primera acceda a un paquete del 29,9%. Esa compra del 20,01% que atesora la constructora y de un 9,9% en manos de La Caixa y Caixa Catalunya se negocia en torno a los 28 euros por título, frente a los 15 en que cerró ayer Repsol. La prima pagada por Lukoil ronda el 100% y los minoritarios quieren tener la opción de salir en las mismas condiciones.

Antes de que se alcance pacto alguno, el colectivo quiere poner a la CNMV en guardia. Sabedores de que la ley obliga a formular de una opa a partir del 30% del capital, barrera que no sería superada por Lukoil, Aemec se vale de otros argumentos: 'cuando se paga una prima de control, la ley exige que se dé la opción a todos los accionistas de que vendan', aseguran fuentes próximas a la asociación.

El as que guardan en la manga los minoritarios es un informe jurídico independiente que habla de una concertación entre La Caixa y Lukoil. El informe señala que los paquetes de Sacyr (20%) y La Caixa (9,1% a través de Criteria y 5% a través de Repinvest) suman un 34,1% y que Lukoil, junto a la entidad catalana, seguirán en poder del mismo porcentaje de control, lo que obliga a la opa. 'La Caixa juega tres roles en la operación, el de facilitar la financiación, vender un 9% y quedarse en el capital con más de un 5%', recuerdan las mismas fuentes.

REPSOL 8,56 5,29%

Acción inminente

El equipo jurídico de Aemec trabajó ayer en argumentar la necesidad de una opa en base a la Ley 6/2007, de 12 de abril, que reformó el régimen de las ofertas públicas de adquisición y de la transparencia de los emisores en la Ley del Mercado de Valores.

La junta directiva de la asociación celebra esta mañana una reunión en la que decidirán tres pasos: agrupar al máximo de accionistas posible en una plataforma de minoritarios de Repsol; instar a la CNMV a que examine la oferta de Lukoil y apoyar sus argumentos con el informe independiente. Una vez consensuada la ofensiva, los responsables de Aemec darán una rueda de prensa.

'El gran problema que deriva de esta operación es que se trata de un fenómeno que se puede reproducir en cualquier gran compañía española', afirman en el entono de Aemec, 'con la Bolsa por los suelos cualquiera puede aspirar a hacerse con el control de una sociedad sin dar derecho de salida a los pequeños inversores'. Las mismas fuentes aseguran que el problema no está en la nacionalidad del nuevo accionista.

Asumido que Aemec está dispuesta a presentar batalla, Sacyr defiende que no existe concierto alguno para que La Caixa y Repsol controlen a Lukoil, y que no es obligatoria una opa. Se da la circunstancia de que Aemec ha defendido a Sacyr y a otros accionistas españoles de la gala Eiffage contra acusaciones de actuar en concertación.

Lukoil no necesita el visto bueno de Bruselas

La posible entrada de Lukoil en el capital de Repsol no necesitaría el visto bueno de la Comisión Europea, a menos que la petrolera rusa controle la compañía española, bien en solitario o mediante un acuerdo con otros accionistas, informa Bernardo de Miguel. El reglamento de fusiones de la CE sólo exige la notificación a Bruselas de las operaciones de dimensión comunitaria que modifiquen de forma duradera la estructura de control de una empresa. Una fusión entre Lukoil y Repsol, por supuesto, sería de dimensión comunitaria porque el volumen de facturación de las dos empresas supera los 5.000 millones de euros y sus ingresos en la UE superan los 250 millones de euros.

Pero la compra de una participación del 20% o el 30% no obliga, en principio, a pedir la autorización de Bruselas. 'La cuestión dependerá de si Lukoil obtiene con su participación una influencia decisiva en Repsol', señala un especialista en competencia. 'Por ejemplo, si puede vetar el nombramiento de un consejero delegado o el plan de negocios de la empresa'.