Salida a Bolsa

Caja Madrid aplaza el debut bursátil de Cibeles por la inestabilidad en los mercados

Caja Madrid ha decidido aplazar la salida a Bolsa de Cibeles, su corporación financiera, hasta bien entrado 2009, por la inestabilidad de los mercados y pese a que era una de las condiciones para cerrar la compra del estadounidense City National Bank of Florida, lo que se produjo hace ya diez días.

Según confirmaron fuentes cercanas al Consejo de Administración de la caja, el presidente de la entidad, Miguel Blesa, les informó de que ha solicitado al Banco de España posponer el debut bursátil de la corporación hasta bien entrado 2009. La entidad financiera confirmó hoy que Miguel Blesa se dirigió al máximo órgano de administración para comunicarles "la decisión de retrasar la salida a Bolsa de Cibeles hasta que las circunstancias del mercado lo aconsejen".

Para cumplir las exigencias de transparencia del Banco de España, la corporación financiera de Caja Madrid debía empezar a cotizar en coincidencia con el cierre de la compra del City National Bank of Florida. Por ello, cuando la entidad madrileña anunció a mediados de abril que compraba el 83% del sexto banco de Florida, por 927 millones de dólares (618 millones de euros), también acordó la creación de Cibeles, de la que colocaría un 30% entre inversores antes de que cerrara el año y coincidiendo con el cierre de la compra del banco de Florida, que finalmente se produjo el pasado 7 de noviembre.

Sin embargo, ante la inestabilidad de los mercados, la caja madrileña ha cambiado de opinión y ha decidido aplazar la salida a Bolsa de Cibeles para no provocar lo que dentro de la entidad denominaban "un suicidio colectivo". Y es que según fuentes financieras, la entidad presidida por Miguel Blesa ha conseguido el beneplácito del Banco de España para que la corporación retrase su salida al parqué, atendiendo a la actual inestabilidad de los mercados bursátiles.

Según las mismas fuentes, el supervisor español modificó las condiciones establecidas en un primer momento para "no forzar" a Caja Madrid a colocar en el parqué su corporación, que abarca todas las participaciones financieras de la caja, incluida la del recién adquirido City, inmediatamente al cierre de la compra del banco estadounidense.

No obstante, el Banco de España sí ha pedido que la salida a Bolsa se produzca en los próximos trimestres, aunque algunas fuentes cercanas al Consejo de Administración sostienen que el plazo se podría alargar hasta el máximo de un año.

Por otro lado Caja Madrid ha adquirido títulos de Indra en las últimas semanas para elevar su participación desde el 15% actual hasta cerca del 20%, con lo que volvería a ser el primer accionista de la compañía tecnológica.