Exportaciones

La caída exportadora lleva a Alemania a la recesión por primera vez desde 2003

El frenazo de la demanda mundial, aderezado con la fortaleza del euro y la carestía del crudo del verano hundieron las exportaciones alemanas en el tercer trimestre. Esto explica que el PIB de la locomotora europea retrocediera un 0,5% de julio a septiembre, lo que conlleva su entrada en recesión, ya que es el segundo trimestre consecutivo de crecimiento negativo.

Algunos de los líderes que van a acudir este fin de semana a la cumbre del G-20 en Washington van a tener que encarar lo que allí se discuta con sus economías en recesión. Es el caso de Alemania, que ayer publicó sus cifras de crecimiento relativas al tercer trimestre del año, pero muy probablemente estarán en idéntica situación Japón, Francia e Italia. Estos tres países registraron como Alemania un retroceso de su actividad en el segundo trimestre, por lo que a la espera de conocer cómo se comportó el PIB de julio a septiembre, tienen muchas posibilidades de acumular dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo, lo que los expertos definen como recesión. Hoy viernes se conocerá el dato de España, que en el segundo trimestre creció un exiguo 0,1%.

La Oficina Federal de Estadística publicó ayer que el producto interior bruto (PIB) de Alemania registró en el tercer trimestre del año un retroceso del 0,5%, tras sufrir otro bajón del 0,4% en el segundo trimestre. La locomotora europea no se encontraba en recesión desde 2003, una situación que se atribuye a la debilidad de la demanda interna y externa, a la fortaleza que aún registraba en verano el euro y a los elevados precios que mantuvo el petróleo hasta mediados de septiembre.

Todos estos factores motivaron que las exportaciones, principal motor de la economía alemana, sufrieran un drástico recorte, sin que los impulsos positivos del consumo interno público pudiesen compensarlo.

Precisamente ayer, al tiempo que Estadística hacía público este dato se conocía que los dos grandes grupos parlamentarios del Congreso alemán darán su respaldo al programa de ayudas económicas propuesto por la canciller, Angela Merkel, para fomentar las inversiones públicas y privadas.

Esta iniciativa, que incluye importantes incentivos fiscales, contempla la reducción de las cotizaciones al seguro de desempleo y amplía las ayudas a las familias.

El Gobierno espera que gracias a estos estímulos se movilicen inversiones por un valor de 50.000 millones de euros. Aun así, el vicepresidente del grupo parlamentario conservador, Michael Meister, no descartó que el Ejecutivo ponga en marcha nuevas medidas dados 'los débiles pronósticos económicos'.

Pese a todo, las cifras globales para este ejercicio mantienen cierto optimismo, ya que el consejo de expertos gubernamentales que forman los llamados Cinco Sabios subrayó el miércoles al presentar su último informe de coyuntura que la economía alemana crecerá en 2008 un 1,7%. Estos prestigiosos profesores son mucho más pesimistas, en cambio, para el próximo año, para el que pronostican un estancamiento absoluto de la actividad, con un avance del 0,0%. Más negativos son los augurios del FMI, que en su último informe para Alemania calcula un retroceso del PIB del 0,8% en 2009, mientras el Gobierno de Merkel confía en avanzar a un ritmo del 0,2%.

Crisis financiera

No son más halagüeñas las estimaciones realizadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que reconoció ayer que esta zona de 30 países ha entrado en recesión. Aunque revisó a la baja sus perspectivas para este año y el próximo, insistió en que la recuperación empezará a partir de la segunda mitad de 2009. El PIB del conjunto de la OCDE, que estuvo estancado en el tercer trimestre, se hundirá un 1,4% en el cuarto y la tendencia continuará en el primer semestre de 2009, informa Efe.

La buena noticia subrayada en conferencia de prensa por el economista jefe de la OCDE, Jorgen Elmeskov, es que la situación de 'estrés' por la crisis financiera debería remitir en 'unas semanas', una de las condiciones para que la evolución económica vuelva a ser positiva a partir del verano de 2009. Elmeskov justificó esa recuperación anunciada por el efecto retardado de las rebajas de los tipos de interés y por el fin del ajuste del mercado de la vivienda en Estados Unidos. 'El elemento positivo es la caída del crudo y las materias primas, que reducirán la inflación', añadió.

La valoración de los expertos

Juan Iranzo. IEE

El director general del Instituto de Estudios Económicos señala que la recesión en Alemania muestra que el ajuste de la economía mundial 'está siendo mucho más intenso de lo previsto'. Iranzo la justifica por el crecimiento negativo del sector exterior, 'pese a la apreciación del euro' y a una caída significativa de la demanda interna, lo que afectará a las ventas en España, 'ya que el 22% de las exportaciones se dirigen a Alemania'.

Álvaro Lisson. AFI

'Era un dato que estaba descontado, pero que ha sorprendido por su magnitud'. En su opinión, la situación de debilidad mundial se prolongará más tiempo, por lo que estima que el crecimiento en Alemania también será negativo en el último trimestre y los dos primeros de 2009. 'Prevemos una caída del 0,8% para el próximo año por la fuerte corrección que van a experimentar la inversión empresarial y el sector exterior', apunta.

Jose Luis Martínez. Citigroup

El frenazo en la economía alemana, a su juicio, se prolongará en 2009. 'Parece bastante factible', señala. En su opinión, la aportación negativa del sector exterior no se verá compensada por la demanda doméstica. 'Me temo que en el tercer trimestre de 2008, la demanda interna ya tendrá comportamiento negativo', augura. Martínez dice que a ese mal dato se unirá el peor comportamiento de la zona euro, cuyo crecimiento ya ha sido revisado a la baja.

Xavier Segura. Caixa Catalunya

Segura vincula la entrada en recesión de Alemania con la crisis económica que se ha vivido en los países del Este de Europa y apunta a la industria española como uno de los sectores más afectados por esta caída. 'Los malos datos registrados por el sector industrial en los últimos meses, en especial el de bienes intermedios, reflejan la fuerte caída de la demanda interna en Alemania, el principal motor de la economía europea', señala.

Juan José de Lucio. Cámaras de Comercio

El director del servicio de estudios de las Cámaras de Comercio apunta que la crisis va a provocar que los intercambios comerciales en el mundo caigan en 2009, lo que afectará en especial a Alemania, el mayor exportador del mundo. España también se verá afectada por ese descenso, según De Lucio, ya que el 10% de las empresas exportadoras y el 15% de las empresas importadores en España dependen de la economía alemana.