Medidas contra la crisis

El ICO triplicará en 2009 el crédito a las pymes hasta 29.000 millones

El Gobierno acordó ayer aumentar de 9.800 a 28.900 millones de euros la línea de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para las pequeñas y medianas empresas en 2009. Las pymes podrán destinar el 65% del crédito, 19.000 millones, al circulante, es decir, a gasto corriente.

El ICO triplicará en 2009 el crédito a las pymes hasta 29.000 millones
El ICO triplicará en 2009 el crédito a las pymes hasta 29.000 millones

Las pequeñas y medianas empresas dispondrán a partir del próximo mes de enero del triple de financiación a través del ICO que este año. La principal novedad es que las compañías podrán dedicar buena parte de los préstamos a circulante. La medida persigue paliar el endurecimiento de las condiciones crediticias que amenaza con ahogar financieramente muchas empresas.

La línea ICO-Pyme pasará el próximo año de 7.000 millones a 10.000 millones. De éstos, las empresas podrán dedicar el 40% a 'financiación complementaria'. Hasta ahora, las empresas debían destinar todo el crédito a inversión, lo que ha provocado que la petición de préstamos cayera un 20% este año.

Además, el ICO creará un fondo de 10.000 millones de euros para financiar el circulante de las empresas. El sector público aportará la mitad de esta línea y el resto procederá de las entidades de crédito bajo unas condiciones que el Gobierno está actualmente negociando.

Por otra parte, el Ejecutivo ha instado al ICO a otorgar una moratoria de un año para todas las empresas que actualmente están pagando un crédito de la línea ICO-Pyme. Así, en 2009, sólo se pagarán los intereses. Las empresas ahorrarán unos 5.000 millones de euros que también podrán utilizar para cubrir el circulante.

El resto de medidas acordadas en la Comisión Delegada para Asuntos Económicos son de menor calado y se destinarán a incentivar la internacionalización de las empresas y a ayudar a los emprendedores. Así, la línea de ICO que sirve para que las pymes tengan presencia en el extranjero pasará de 150 millones a 200 millones. Los créditos del ICO reservados a los emprendedores se incrementan un 33,3% hasta los 100 millones. Y, por último, el programa ICO-Proinmed -destinado a financiar proyectos de inversión en el extranjero por medianas empresas- aumentará en 2009 hasta 3.000 millones de euros, 1.000 millones más que este año.

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, durante un debate sobre los Presupuestos del Estado organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección y PricewaterhouseCooper, defendió que el aumento de los fondos del ICO servirá de ayuda a aquellas 'empresas solventes y viables' que se encuentran con problemas de restricciones de crédito.

A pesar de que el Gobierno ha reconocido que en diciembre revisará las previsiones macroeconómicas a la baja, Solbes sostuvo que las líneas generales de los Presupuestos siguen siendo válidas y defendió que España puede asumir un déficit mayor que el 1,5% previsto para 2009.

Cuando le interpelaron por la posibilidad de reducir el impuesto de sociedades -reclamación recurrente de la patronal y del PP-, Solbes tiró de ironía: 'Ya me gustaría poder bajar este tributo. El impuesto de sociedades está bajando sólo, la caída de la recaudación es impresionante', dijo. Ya más serio, el titular de Economía sostuvo que ahora no 'hay margen de maniobra' para bajar los impuestos sobre los beneficios empresariales. En cualquier caso, el ministro pronosticó que este año la presión fiscal bajará cerca de dos puntos y medio respecto al año anterior. A ello contribuye la reducción de algunos tributos -como sociedades o IRPF- y, sobre todo, el menor dinamismo económico y la caída de la recaudación tributaria.

Sobre el actual debate de financiación autonómica, aseguró que el modelo que propondrán en las próximas semanas contempla que los recursos se distribuyan básicamente por la población actual de cada comunidad autónoma.

Aun así, defendió que le parecía razonable que aquellas comunidades que realizan un mayor esfuerzo fiscal gocen también de más recursos, tal y como pide Cataluña.

Cepyme pide que el Ejecutivo aplique ya las nuevas medidas

El presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, no pudo ocultar ayer su satisfacción por la medida aprobada por el Gobierno. 'Llevábamos mucho tiempo reclamando líneas de crédito para el circulante de las empresas', aseguró a CincoDías. A pesar de que es consciente de que lleva tiempo poner en marcha los nuevos fondos, Bárcenas propuso que las medidas se apliquen cuanto antes para evitar el 'continuo cierre de empresas'. Solbes aseguró que las líneas de crédito estarían disponibles a partir de enero.

El presidente de Cepyme también instó a las entidades bancarias a colaborar con el Gobierno y las empresas para reducir las actuales restricciones al crédito, el principal motivo de preocupación de las pequeñas y medianas empresas.

De las nuevas líneas de crédito, Bárcenas destacó la posibilidad de poder destinar los créditos al circulante ya que ahora las empresas no 'piensan en invertir' sino en poder hacer frente a las pólizas de crédito y a los gastos diarios.

Solbes cede a los agentes sociales el liderazgo de la reforma laboral

Solbes sostiene que las reformas laborales resultan más eficaces y funcionan mejor cuando son pactadas por la patronal y los sindicatos. Por ello, el ministro de Economía defendió ayer que sean los agentes sociales los que tomen el liderazgo en las negociaciones que deben concluir con un nuevo modelo laboral. Aunque, eso sí, Solbes advirtió que sindicatos y patronal deben ser conscientes de la 'gravedad de la situación' y, por tanto, tomar medidas adecuadas y 'audaces' en el actual contexto.

Esta semana, CEOE propuso la prórroga hasta 2010 de las ayudas por convertir contratos temporales en indefinidos. Por otra parte, la patronal defiende la reducción de la cotización por determinadas contingencias y la extensión de las bonificaciones por la contratación indefinida de trabajadores de entre 55 y 64 años.

En cuanto a la tradicional reclamación de los empresarios de abaratar los despidos, los sindicatos sostienen que el mercado laboral ya es suficientemente flexible.