Crisis financiera

El banco sueco Carnegie solicita una ampliación de capital para asegurar su futuro

El banco de inversiones ha solicitado hoy a las autoridades financieras suecas permiso para ampliar su capital por valor de 1.200 millones de coronas suecas (119 millones de euros) con el objetivo de asegurar su estabilidad y financiación.

Esta medida forma parte de un plan presentado al Banco Nacional, la Autoridad Supervisora Financiera y la Oficina Nacional de Deuda, y su aplicación está condicionada a que estas instituciones lo autoricen y a que el Carnegie conserve sus licencias, informó el instituto crediticio en un comunicado.

Las autoridades financieras tienen prevista hoy una reunión para decidir el futuro de este banco sueco, que recibió dos créditos extraordinarios de hasta 6.000 millones de coronas suecas (596 millones de euros) a finales del mes pasado para garantizar su liquidez y evitar un transtorno grave en el sistema financiero del país.

La emisión se dividirá en dos partes, una de 400 millones de coronas suecas (40 millones de euros) dirigida a un gran accionista y el resto dividido entre varios propietarios.

El Carnegie aplazó cualquier información sobre el nuevo accionariado y el paquete de medidas a mañana. Las autoridades bursátiles suspendieron hoy momentáneamente la cotización de sus acciones en la Bolsa de Estocolmo hasta que se aclare la situación del banco.

Tanto el Riskbanken como la Autoridad Supervisora Financiera han considerado hasta ahora que el Carnegie es una empresa "sólida", pese a presentar pérdidas millonarias y a que sus acciones en la bolsa han caído un 90 por ciento desde comienzos de año.