Análisis

La restricción del crédito amenaza al 70% de la economía

Las pymes alertan de que las crecientes reticencias de bancos y cajas a financiar el circulante paralizan a un sector que representa el 80% del empleo.

Hay una necesidad extrema de obtener liquidez para financiar la actividad diaria de las pequeñas y medianas empresas, una categoría en la que se encuadran prácticamente el 99% de las compañías españolas, que generan el 68% del valor añadido, una medida del PIB, y suponen el 80% de los puestos de trabajo del país. 'No se puede paralizar de la forma que se está haciendo la actividad de las pymes', afirma el presidente de la federación Copyme, Salvador Bellido. 'Si en un plazo de dos meses no hay una solución para la financiación del circulante, hay unos 250.000 autónomos que se van a encontrar en serios problemas', vaticina el presidente de la asociación de trabajadores autónomos ATA, Lorenzo Amor. Lo que las pymes precisan no es financiación para acometer nuevas inversiones, sino para su actividad diaria. Bellido asegura que sólo en la Comunidad de Madrid el 70% de las pymes están viendo como las entidades financieras les deniegan la renovación de las líneas de crédito, que suelen tener vencimiento anual, y los llamados descuentos de papel comercial, el anticipo que las empresas obtienen al presentar los documentos que justifican el cobro a corto plazo de las facturas expedidas a los clientes. Bancos y cajas reconocen que hay un incremento de las exigencias en la concesión de créditos, pero rechazan el extremo de que se haya cerrado el grifo.

'Seguimos apoyando cualquier proyecto solvente, como lo hacíamos antes', sostienen desde el banco Santander. 'Lo único que condiciona nuestras decisiones a la hora de dar un crédito es la calidad crediticia de nuestros clientes', explica el banco. Santander admite que 'se ha intensificado' el seguimiento del riesgo. 'Los comités de nuestra red de oficinas que antes se reunían mensualmente, lo hacen ahora cada semana y las reuniones diarias sobre gestión de riesgo son ahora mucho más exhaustivas'.

El circulante es un componente del activo. Entre otros, están incluidas existencias, activos financieros y disponibilidades en cajas y bancos. En la actividad económica, el circulante financia el decalaje que siempre se produce entre la adquisición de materias primas y los ingresos obtenidos por la prestación de bienes y servicios. Por ello, además del capital propio, las empresas tienen que recurrir en un porcentaje elevado a la financiación crediticia. 'La admisión de instrumentos de cambio y las líneas de crédito se ha restringido enormemente desde el verano', puntualiza Carlos Ruiz, director del gabinete económico de la asociación patronal Cepyme. 'La ventanilla de los bancos y cajas está cerrada y eso no es específico de un sector, como podría ser el inmobiliario, sino de todos. Es un obstáculo para el mantenimiento de la actividad de empresas que han demostrado ser muy competitivas', remacha Ruiz.

'Ahora los bancos ya no tienen en cuenta ni los años que llevas trabajando con ellos, ni tu solvencia acreditada', asegura una comerciante que prefiere no ser identificada. 'Lo que ha cambiado es que antes prácticamente salíamos a llamar a la puerta de los clientes y estos se endeudaban con mucha alegría. Ahora la cosa se ha enfriado por las dos partes, pero sí se sigue financiando a las pymes. Se ha incrementado el rigor en el análisis de las garantías y de la capacidad de pago. Pero se siguen financiando las operaciones que pueden salir adelante. La única consigna es que a las promotoras inmobiliarias, ni agua', señala el director de una oficina bancaria.

El sector inmobiliario es claramente el más afectado por la nueva dinámica. El responsable de micropymes de Barclays en España, Joaquín del Valle, cree que 'existen empresas a financiar en casi todos los sectores', pero reconoce que el banco 'ha reducido su exposición a la construcción y el sector inmobiliario'. Los datos que recopila el Banco de España ponen de manifiesto que el crédito al sector inmobiliario ha pasado de crecer en 2006 a tasas de entre el 8,9% y el 12,7% cada trimestre a registrar un mínimo incremento del 0,6% en el periodo de abril a junio de este año. El crédito a inmobiliarias es la mayor partida del sector no financiero, un 31,6%.

Todos los indicadores económicos confirman el deterioro de la actividad. El PIB se contrajo un 0,2% en el tercer trimestre; la producción industrial arrastra cinco meses consecutivos de declive y en septiembre descendió un 8,8%; la cifra de parados supera los 2,8 millones personas por primera vez en 12 años; las ventas del comercio minorista han descendido un 7,2% en tasa interanual. 'Las pymes comenzaron a notar la crisis a finales del año pasado y esto va para largo. Los dos primeros trimestres de 2009 van a ser muy duros', valora Javier Rodríguez, directivo de la agencia financiera Corfisa.

De hecho, la compañía especializada en seguros de crédito y cobertura de riesgos de impago Crédito y Caución subraya que la morosidad empresarial española ha aumentado un 130,5% en los nueve primeros meses del año, respecto al mismo periodo de 2007. Crédito y Caución espera que el entorno de dificultades de liquidez, incremento de la morosidad y la reestructuración sectorial se mantenga al menos hasta 2010.

El recurso al ICO

El Ejecutivo está estudiando cómo mejorar la actuación del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que tiene varias líneas de financiación destinadas a fomentar la actividad empresarial. La línea ICO-Pyme 2008 dispone de 7.000 millones de euros, de los que los empresarios habían dispuesto a fecha del 27 de octubre, 5.916,37 millones de euros; un descenso del 19,95% respecto al mismo mes de 2007. La clave es que la institución no financia el circulante, sino la inversión.

'Percibimos por parte de las pymes una cierta retracción de las inversiones en activos fijos, derivada de la lógica cautela ante la situación actual', confirman desde Caja España. 'Es cierto que sus necesidades de financiación a corto plazo han aumentado ante la ralentización que están experimentando sus ventas', añaden en Caja España. La entidad asegura que mantiene abiertas todas sus líneas de financiación para Pymes.

Las organizaciones de autónomos se han reunido esta misma semana con el presidente del ICO, Aurelio Martínez, y han encontrado su disposición favorable a que la entidad también sea habilitada para dar crédito para la actividad diaria de las empresas. ATA calcula que cada día 700 autónomos se ven obligados a cesar en su actividad, ante la sequía de crédito. 'La banca ya no considera solvente a ninguna empresa. Hay una desconfianza enorme que ha incrementado las exigencias de crédito. Es necesario que haya políticas de avales de las empresas públicas para respaldar los efectos de descuento', argumenta el secretario general de la organización de autónomos UPTA, Sebastián Reyna.

Lo cierto es que la debilidad económica generalizada está teniendo un reflejo claro en la morosidad. Crédito y Caución destaca que las primas de los seguros de crédito han aumentado un 20% en término medio en los últimos meses y 'con tendencia al crecimiento'. Precisamente, el número de efectos de comercio impagados creció en agosto un 34,1% respecto al año anterior, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que señala que estos efectos comerciales fallidos representan un 5,4% del total, frente al 3,6% de hace 12 meses.

Las cifras correspondientes al segundo trimestre del año reflejan que el crédito a la actividad no financiera había aumentado un 14% en 12 meses, de acuerdo con las estadísticas del Banco de España. Un porcentaje reseñable, pero que contrasta con el aumento del 27,5% experimentado entre el segundo trimestre de 2007 y el mismo periodo del año anterior. De forma simultánea, el montante de créditos dudosos se ha multiplicado prácticamente por tres en un año, al pasar de 5.595 a 15.690 millones. De nuevo, la clave radica en el baqueteado sector residencial: los créditos dudosos de las actividades inmobiliarias crecieron de 1.091 a 6.203 millones; la progresión en el sector constructor es de 713 a 3.210 millones.

El sentimiento que impera es el de incertidumbre en todos los frentes: en el consumo, en la actividad empresarial, en la inversión y en el negocio crediticio. Lo que está claro es que 2009 promete ser un año muy difícil para todos los agentes de la economía.

Glosario de términos

¦bull; Circulante. Todos aquellos activos de la empresa que son líquidos o pueden hacerse líquidos a corto plazo. El circulante financia la actividad diaria de las empresas, que incluye el pago de nóminas, facturas y adquisición de materia prima.

¦bull; Efectos de comercio. Son los derechos de cobro que las empresas presentan en los bancos como garantía para obtener un anticipo en efectivo.

¦bull; Factoring. Es una herramienta de financiación que consiste en ceder a cambio de un importe determinado los derechos de cobro de una factura a una entidad financiera, que pasa a ser la titular de la factura.

¦bull; Seguro de crédito. Es un contrato financiero que cubre contra una eventual falta de pago derivada de las ventas de productos y servicios realizadas a crédito.

¦bull; ICO. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) tiene categoría de Agencia Financiera del Estado y su función principal es promover la actividad financiera a través de líneas de mediación y otras actividades de financiación directa.

¦bull; Créditos dudosos. Aquellos que presenten dudas razonables sobre su reembolso total (principal e intereses). Dentro de estos se incluyen los créditos morosos, que tienen algún importe vencido con más de tres meses de antigüedad.