Empleo y directivos

Un líder para gobernar el mundo

Ha devuelto el optimismo y la esperanza, pero Obama deberá formar un equipo competente y seguir transmitiendo confianza.

Pepsi Center de Denver, 28 de agosto, Barack Obama es elegido por aclamación candidato demócrata a la presidente de Estados Unidos. 'Nunca he visto a nadie dominar el escenario como a él, hablar como lo hace él, controlando las pausas. En ese momento supe que estábamos ante un auténtico líder'. Quién habla es el abogado español Antonio Garrigues, presente en la Convención Demócrata y gran aficionado al teatro. 'Descubrí las tablas que tiene el nuevo presidente, además del optimismo que transmite. Su elección es una de las mejores noticias para Estados Unidos, que estaba viviendo en los últimos tiempos una crisis de identidad', afirma Garrigues. Obama es el comienzo de la solución. 4 de noviembre, Grant Park de Chicago, ese mismo hombre, que cautivó a los demócratas en Denver, vuelve a ser aclamado por 100.000 seguidores tras su elección como presidente de Estados Unidos. El mundo le observa. Es un líder global. Las lágrimas del reverendo Jesse Jackson, icono del Movimiento por los Derechos Civiles, dan la vuelta al mundo: sus años de lucha han tenido recompensa. Por primera vez, un afroamericano vivirá en la Casa Blanca. El director de cine estadounidense Spike Lee se pasea con una camiseta con la palabra hope en su espalda. Esperanza es lo que ha transmitido Obama a la población. El viaje se terminaba, pero no ha sido fácil llegar hasta allí. 'El camino de los candidatos a la Casa Blanca es difícil. Es un entrenamiento de los más duros porque se trata de convencer de que tu programa y tus cualidades son las que necesita el país en esos momentos', afirma el director general del IESE, Jordi Canals. Obama ha tenido que superar numerosos obstáculos. Primero, ganar las elecciones primarias a su contrincante, Hillary Clinton, la candidata del establishment demócrata. Y, por último, vencer a otro gran rival, el senador John McCain. 'Ha pasado un gran examen, en el que se ha puesto a prueba sus numerosas cualidades, que tendrá que seguir poniendo en ejercicio', asegura Canals. Sobre las barreras y los obstáculos que ha tenido que superar habla también el presidente de Ray & Berndtson, José Medina, quien señala que el 'liderazgo excelente brota en altorrelieve, sobre todo, en las situaciones difíciles y los caminos intrincados'.

El responsable del IESE mantiene un discurso alejado de aquellos que critican al senador de Illinois por su escasa experiencia. 'No hay que menospreciarle por ello, ya que ha demostrado ser un gran emprendedor. Ha innovado en muchas cosas, por ejemplo en la recaudación económica. Ha conseguido pequeñas cantidades de dinero de mucha gente'. Canals destaca, entre sus numerosos retos, dos prioridades. Por un lado, deberá poner a prueba sus cualidades con el fin de resolver problemas complejos. 'Tiene que ser un presidente que una, no que divida. Y deberá mostrar gestos de confianza tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Si se olvida de esto se perderá la magia que ha generado'. Por otro lado, ha de crear un equipo profesional y coordinado, capaz de atender y de entender los retos que tiene por delante. 'La administración de Bush ha fallado en errores graves como la guerra de Irak, el tratamiento de los derechos civiles en Guantánamo, la falta de competencia en la gestión de crisis, como el desastre del Katrina o la tardanza en actuar ante la actual situación financiera', señala Canals, que recomienda al candidato demócrata rodearse de un equipo competente capaz de afrontar los problemas con competencia.

Hasta ahora ha demostrado que sabe jugar en equipo, afirma Garrigues. 'Está perfectamente capacitado porque en la campaña se ha visto que sabe trabajar con otros, ha creado su propio equipo de campaña y ahora todo depende del grado de profesionalización del grupo de trabajo que forme, pero Estados Unidos tiene unos grandes profesionales y eso no será un problema', prosigue el abogado, quien destaca la capacidad de transmitir un mensaje moral al mundo entero. 'El yes, we can puede parecer muy simple, pero en el mundo de la política la sencillez y las ganas tienen una gran importancia'. Y recalca que en momentos de crisis económica se requiere de técnica, pero también de estímulos fiscales, monetarios y morales, 'y ése es su valor añadido'.

Garrigues compara la situación del presidente de Estados Unidos con la del entrenador de un equipo de fútbol. 'Los jugadores han de ser grandes profesionales y el míster es el encargado de explicar las tácticas y de infundir moral. El optimismo es decisivo'. Garrigues critica la opinión de los más conservadores, que aseguran que la crisis económica le ha ayudado en la carrera hacia la Casa Blanca. 'Habría ganado igual porque tiene la capacidad para transmitir que Estados Unidos cuenta en el mundo y que es el líder que se necesita en estos momentos'.

De lo que no tiene duda el presidente de Ray & Berndtson, José Medina, es de que Obama será un integrador de voces, capaz de devolver la esperanza a un gran país y al mundo. 'Cuando una persona pierde el dinero, no ha perdido nada. Cuando pierde la salud ha perdido algo, pero cuando pierde la esperanza, pierde todo'. Pero además de la esperanza, 'ha dado credibilidad a los fundamentos democráticos de un país cuya democracia es clara y transparente, donde las fechorías no perduran'. Como el resto de los expertos consultados, Medina alaba el optimismo del próximo presidente, 'imprescindible para el inicio y abordaje de cualquier gran proyecto'. Y también ha roto esquemas porque se ha 'mantenido contrario a la financiación pública de los partidos y ha impulsado la financiación privada y democrática'.

Al director de Eurotalent, Juan Carlos Cubeiro, Obama le ha cautivado por su apuesta por la diversidad, 'fuente de riqueza'. En su opinión, ha logrado incorporar a la política a colectivos que antes ni siquiera se lo planteaban, como son los jóvenes, las mujeres y minorías étnicas. 'Sabe canalizar la energía hacia el futuro. Frente a la crispación, hay ilusión y esperanza'. El nuevo presidente ha ido marcando pautas a lo largo de su vida: 'ha sido el primero siempre en muchas cosas, como el primer senador afroamericano, y eso imprime un carácter emprendedor'. También alaba su capacidad integradora. 'Ha sabido transmitir un mensaje de unidad, con el fin de integrar esfuerzos', dice Cubeiro. Sobre esta habilidad también habla el consultor Douglas McEncroe. 'Es sincero con los que trabajan a su lado y no fomenta las luchas internas ni las envidias. Trabaja con disciplina, tiene un discurso coherente y parece saber escuchar', asegura. Su grandeza se acrecentó con las elegantes palabras de despedida de su rival, el senador John McCainn, orgulloso de tener de presidente a Barack Obama.

Sabe relacionarse con los jóvenes

Ha roto moldes y ha desarrollado la mejor campaña política que se recuerda. 'Sabe venderse como nadie y ha utilizado las nuevas tecnologías y todas las redes sociales para llegar a la gente', explica John Lynn, presidente del grupo publicitario Grey. La campaña de Obama se recordará, no duda este experto, como un modelo rompedor y excepcional. 'Ha creado una marca y ha sabido llegar a todo el mundo porque ha utilizado con gran éxito el mundo digital'. Y ha utilizado internet no sólo para recaudar fondos sino para implicar al electorado.

'Ha conseguido acabar con la apatía de los jóvenes, sobre todo aquellos que tienen entre 16 y 24 años. Ha dejado que la gente le toque, le hemos seguido en YouTube, en Facebook. Se ha relacionado con un contexto moderno, utilizando las redes sociales', añade Lynn, quien destaca su habilidad para crear una web con la que desmentir todas las calumnias que sobre él se han vertido. 'Sabía que si salía en los medios de comunicación contestando mentiras, su credibilidad disminuiría'. A partir de ahora, comenta Lynn, se verá la verdadera dimensión de este líder, 'que no lo tendrá fácil por la situación mundial, pero tiene una gran capacidad intelectual y sabe relacionarse con la gente'.

Una manera de hacer al estilo de Harvard

Barack Obama estudió Derecho en la Universidad de Harvard. Y se le nota. Al menos eso reconocen los que bien conocen el estilo y la manera de hacer del prestigioso campus de Boston. 'Se nota en la manera de expresarse y en su oratoria que ha estudiado con el llamado método del caso herramienta de estudio empleada por las escuelas de negocios, pero también por la facultad de Derecho del centro universitario, con el que se desarrollan capacidades dialécticas', afirma Eduardo Ballarín, presidente del Club de Harvard en España.

Obama también dirigió la revista de antiguos alumnos, Harvard Law Review. 'Ahí también se demuestra un espíritu emprendedor y una gran experiencia en la gestión y en la organización. Para la selección de artículos de esta revista se requiere de todo ello pero también de una gran formación', prosigue Ballarín.

En Harvard también aprendió, asegura el ex alumno español, a tener una oratoria exquisita, a no gesticular, a saber manejar sus movimientos'.

Harvard es un lugar que conoce muy bien Jordi Canals y asegura que estudiar en la escuela de Derecho imprime un carácter diferente. 'Obama tiene el sello de este centro, que se distingue por su rigor intelectual. Es una persona con una gran oratoria, tiene una sólida formación y sabe entrar en el detalle, no se esconde, pero además como se ha podido ver en los debates televisivos controla muy los gestos y no pierde los nervios', dice el director general del IESE.