La victoria demócrata

Obama: "El cambio ha llegado"

Barack Obama oficializó a media noche el veredicto de los votantes de EE UU, "el cambio ha llegado a America". Obama inscribe su nombre en los libros de historia al ser el primer afro americano que gana unas elecciones y además con un gran apoyo popular a lo ancho y largo del país. El que será el 44 presidente nació hace 47 años cuando aún no se había derogado el segregacionismo. Para los negros americanos más mayores, el 4 de noviembre de 2008 es probablemente el día más importante de sus vidas.

El próximo presidente de los EE UU, Barack Obama, junto con Joe Biden
El próximo presidente de los EE UU, Barack Obama, junto con Joe Biden

Ayer, ante unas 125.000 personas en el Grant park de Chicago y millones de personas en todo el país y el mundo, Obama abrió un emocionante discurso preguntando "¿hay alguien ahí fuera que duda que America es un lugar en el que todo es posible?"

Obama habló de quienes esperaron horas y horas para votar porque esta vez tenía que ser diferente. "América ha mandado un mensaje al mundo", dijo, "no somos solo una lista de estados rojos o azules, somos indivudos, somos EE UU".

Aplausos, muchas lágrimas de emoción, y gritos del ya mundialmente famoso "Yes we can", corearon el discurso de Obama en Chicago y en todas las esquinas de un país que ayer no dormía.

El nuevo presidente agradeció a McCain su generoso discurso de concesión y su servicio al país, a su vicepresidente Joe Biden y a su familia, especialmente a su esposa Michelle y a sus hijas a las que prometió una mascota en la Casa Blanca. Obama, que la vispera de las elecciones perdió a su abuela, la mujer que se ocupó de él tras la muerte de su madre, no olvidó recordar su memoria. La multitud aplaudió sobre todo al homenaje que el nuevo presidente hizo a su equipo de campaña especialmente a la que se ha consagrado como el mejor estratega político de los últimos años, David Axelrod, el hombre que ha ayudado a Obama a labrar su victoria.

El presidente electo hizo gala de sus mejores dotes de oratoria para referirse a los retos que tiene por delante el país. El medio ambiente, la crisis financiera, la guerra de Iral, la reforma del sistema de salud, la crisis económica, la promoción de nuevas fuentes de energía y "las alianzas que tenemos que rehacer en todo el mundo". "Pero nunca he tenido más confianza de que nosotros, los ciudadanos, lo conseguiremos". El "si, podemos", "yes we can", volvia a resonar entre la audiencia de Chicago, pero también los miles de personas que seguían pegados a la televisión el histórico discurso.

Obama repasó los pasajes más duros de la historia de EE UU para a continuación decir que el país se había ido creciendo en ellos. A cada pasaje, le seguía un yes we can. "Hemos llegado muy lejos pero hay mucho por hacer". Antes de despedirse, el nuevo presidente dijo que no será perfecto pero que oirá a los americanos, les recordó que hay mucho por hacer y que "todos somos uno".

æpermil;se fue el fin del discurso pero el preámbulo de una nueva era. EE UU cierra así el tiempo de George Bush, el presidente más impopular de la historia, y el día 20 de enero inaugura cuatro años con Obama al frente.