Elecciones EE UU

Las campañas dan la vuelta al mapa electoral

Barack Obama lidera las encuestas y ha puesto en duda el hasta ahora sólido liderazgo republicano en una decena de estados.

Nueva York es un estado sólidamente demócrata. Hasta hace menos de una semana apenas ha habido anuncios de las campañas y los grandes actos electorales no han pasado por el conocido como Empire State. No merece la pena luchar. El demócrata Barack Obama ganará mañana este estado, California, Nueva Jersey, Illinois y Washington. John McCain, por su parte, ganará Texas con facilidad. También Kentucky, Idaho y Alaska, entre otros. Ese es parte del mapa electoral tradicional que se mantiene, pero a tres días de las elecciones lo que muestran las encuestas es que la dinámica histórica del voto en una decena de estados está cambiado a favor de Obama, pues están dejando de ser firmemente republicanos.

El mapa electoral se mueve. La agresiva, minuciosa y carísima campaña de Obama, que ha decidido luchar por todos los estados y apelar a republicanos, centristas e independientes, está dando resultado a juzgar por las encuestas. McCain no puede asumir que quienes dieron la victoria a George Bush en 2000 y 2004 se la den el martes a él.

Las encuestas generales muestran una clara ventaja de Obama sobre McCain. La última de Gallup (1 de noviembre) arroja una diferencia de 10 puntos a favor del demócrata. Según Real Clear Politics, que compila todas las encuestas, Obama mantiene un liderazgo de 6,7 puntos. La campaña de McCain dice que están limando diferencias y que va a haber una sorpresa pero la mayor parte de las encuestas no le dan la razón.

Los números generales no son tan relevantes como los que se deben leer estado a estado. Los muestreos decisivos son los de Ohio, Florida, Pensilvania y en estas elecciones también los de Carolina del Norte, Nevada, Virginia, Iowa, Nuevo Mexico, Missouri, Indiana, Montana, Dakota del Norte e incluso Arizona, el estado que McCain representa en Washington desde 1982.

En el estado de origen del republicano, un feudo tradicional de este partido, la creciente población hispana y la clase media de las ciudades periféricas a la capital están dando la vuelta a las encuestas y aunque aún la tendencia es republicana, McCain se ha visto en la tesitura de tener que defender su territorio y gastar parte de su presupuesto para contratar agresivas llamadas 'robocalls' (mensajes telefónicos hechos por un ordenador) y contrarrestar el enorme esfuerzo publicitario de Obama en esta zona.

El demócrata estuvo el sábado en Nevada y Colorado, estados con los que el partido no contaba hace cuatro años y que ahora pueden decantarse a su favor. En Colorado no dejó de repetir en español 'Si, se puede' en un mitin. El 12% del estado es hispano. Obama estaba ayer en Cleveland (Ohio) acompañado de su esposa Michelle Obama y del cantante Bruce Srpingsteen. Ningún presidente republicano ha perdido Ohio, pero según las encuestas, esta zona, una de las más deprimidas económicamente, está dando su confianza a Obama por encima del margen de error.

El demócrata conseguirá todos los estados que ganó John Kerry hace cuatro años pero además si gana en Colorado, Nuevo México, Iowa, Virgina y Nevada, no necesitaría más ya que sobrepasaría los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia. No necesitaría ni a Florida ni a Ohio. No obstante, es ahí donde se lucha por el último voto. Sarah Palin, la candidata republicana a la vicepresidencia, pasó el domingo en Ohio.

Tras el acto de Cleveland, Obama viajó de nuevo a Florida. El sábado estuvo en Colorado, Missouri y Nevada donde dio la enhorabuena, con una buena dosis de sarcasmo, a su oponente por recibir el apoyo del vicepresidente Dick Cheney. En Florida ya estaba McCain, quien pasó el sábado en un extenuante circuito que le llevó por Pensilvania (un estado que dice que aún puede ganar) y New Hampshire antes de volar a Miami.

La economía centra el interés de unos votantes que tienen una visión muy negativa de la marcha de un país que se encamina hacia la recesión.

Claves

Dinero

La campaña de Obama mandó ayer un correo a sus bases pidiendo más donaciones porque dicen que McCain hará el gran esfuerzo en la víspera de las elecciones. Con pequeñas contribuciones, Obama ha pulverizado récords y amasado 640 millones de dólares.

Organización

El dinero ha permitido a Obama abrir oficinas en todo el país y hacer una minuciosa campaña apoyada en miles de voluntarios. El sábado, McCain apareció en el programa de humor SNL mofándose de su menor presupuesto.