Atentado en Navarra

Seis atentados contra la Universidad de Navarra desde 1979

El atentado perpetrado hoy por ETA contra la Universidad de Navarra es el sexto que sufre el centro docente desde 1979. El último se produjo el 23 de mayo de 2002 con otro coche-bomba colocado a muy pocos metros del que explotó hoy y que fue avisado por la banda terrorista, con sendas llamadas a la DYA y al periódico Gara.

En aquella ocasión, el atentado fue a las 9 de la noche, cuando la Universidad se encontraba ya cerrada, y tres personas resultaron heridas, con cortes y un ataque de ansiedad. Se trataba de un agente de policía y de dos empleados de la Universidad. Los daños materiales fueron escasos, el vehículo de los terroristas estaba cargado con 20 kilos de explosivo y a su alrededor no había otros coches aparcados.

En 2002, el vehículo fue colocado en la parte posterior del Edificio Central y hoy, en un lateral, en el situado entre este centro y la Biblioteca, a muy pocos metros.

Este atentado se produce además sólo unas horas después de que fuera desarticulado el último comando terrorista organizado por ETA en Navarra. El pasado martes, fueron detenidas cuatro personas, tres de ellas en Pamplona y otra en Valencia, y los agentes se incautaron de casi cien kilos de explosivo y de material preparado para su utilización.

Antecedentes

El de hoy es el sexto atentado de ETA contra al Universidad de Navarra desde 1979, la mayoría de ellos, además, dirigidos contra el Edificio Central del campus. El primer atentado tuvo lugar el 4 de octubre de 1979. En concreto, atacó a las oficinas de la Editorial Universitaria (EUNSA), localizadas en el municipio de Barañáin, próximo a Pamplona.

La segunda acción terrorista fue cometida el 12 de julio de 1980, cuando miembros del antiguo 'comando Nafarroa' colocaron un artefacto explosivo en el interior del Edificio Central. Entonces, los etarras utilizaron dos furgonetas robadas a punta de pistola y causaron daños por valor de cien millones de pesetas.

Tras ello, este mismo comando colocó cinco bombas, el 24 de junio de 1981, en el sótano del Edificio Central, que causaron cuatro heridos y cuantiosos daños materiales. Dos años más tarde, ETA colocó cuatro artefactos en el campus, uno de los cuales pudo ser desactivado y los otros tres provocaron heridos leves.