Eléctricas

La Bolsa retira al sector la categoría de refugio

Iberdrola cotiza en mínimos de hace tres años.

Los mercados castigan también con dureza a los valores que, como las eléctricas, se consideraban los clásicos refugio. Iberdrola cotiza a 5,30 euros, pierde en el año 49,04% y vuelve a los niveles de septiembre de mayo de 2005, mientras que Endesa baja casi un 38,38% en 2008. Fenosa aguanta mejor por la opa de Gas Natural, pero no alcanza los 18,33 euros de la oferta; el viernes cerró a 16,65 euros.

De cara al próximo año -sin olvidar el panorama presente y con toda la cautela que se precisa-, Antonio López, director de análisis de Fortis, cree que Iberdrola puede ser una idea razonable de inversión, al tratarse de un valor que tiene algunas de las características que se deben pedir a una compañía: no tiene un elevado endeudamiento financiero, no se enfrenta a vencimientos preocupantes de deuda y ofrece una elevada rentabilidad por dividendo.

La compañía cuenta, como otras empresas de su sector, con un aspecto que teóricamente le da un perfil de valor defensivo: los ingresos recurrentes. Y que se obtienen en una actividad que, aunque quede afectada por la caída del consumo, está menos ligada que otras al ciclo económico. En el caso de Iberdrola, un 45% de sus resultados globales los obtiene en mercados regulados, ya sea en España, Gran Bretaña, Brasil o México.

Otro aspecto de la eléctrica que puede ser positivo, a juicio de Antonio López, es que ha anunciado que modulará sus inversiones en función de la marcha de la economía, pero sin que esas medidas afecten a los resultados de 2009 y 2010. El recorte ascendería hasta unos 2.000 millones al año, manteniendo el objetivo de ganar 3.500 millones en 2010.

Coinciden los expertos en que Iberdrola está muy barata por PER y por otros ratios, aunque esta opinión es extensible a otros valores de la Bolsa española. El director de Fortis señala, por ejemplo, que su filial Renovables cotiza por debajo del valor en libros. Hay otro factor de impulso: ACS no va deshacerse de su participación y previsiblemente la aumentará cuando venda todo su paquete de Fenosa.

Pero el mercado, como señala en un informe Víctor Peiró, de Caja Madrid, está ahora más centrado en descontar las incertidumbres regulatorias. Pero los riesgos en el mercado español que parecen preocupar a los inversores no son tan elevados, en opinión de los analistas. En lo que afecta al déficit tarifario -que se acumula porque las tarifas no cubren todos los costes- está en marcha una solución para que se reduzca y se acabe eliminando en el horizonte de 2012. El ministro de Industria, Miguel Sebastián, mantendrá reuniones con los presidentes de las compañías esta semana con ese tema sobre la mesa. 'Nosotros no vemos riesgo para las eléctricas por el déficit tarifario', según Manuel Palomo, de Citi. Añade que el Gobierno ha reconocido las cantidades adeudadas y ha aceptado pagar los intereses.

Mientras, los resultados del primer semestre de Iberdrola han sido en general bien recibidos por los expertos. 'La compañía dispone de estructura financiera sólida, con un apalancamiento financiero del 19,2% y una generación de cash flow fuerte y recurrente', señalan los expertos de Inverseguros.

Respecto al riesgo en América Latina, las cifras no son las más preocupantes dentro del mapa empresarial español. Allí obtiene en el entorno del 10% del Ebitda (resultado bruto de explotación), básicamente en mercados regulados de Brasil y México, y no está presente en Argentina.

El nuevo grupo

El interés de los analistas sobre Fenosa y Gas Natural, aunque a corto plazo se centre en sus resultados, se ha desplazado al futuro del grupo que resultará de la opa de la gasista sobre la eléctrica. La oferta, confirmada pese a la debacle de los mercados financieros, se puede adelantar a enero por la celeridad de la Comisión Nacional de la Energía en dar su dictamen. Lo que los expertos más destacan es que una apuesta actual por Fenosa lleva, en principio, aseguradas ganancias ya que la empresa no cotiza al nivel de la opa. Pero más datos respecto a la compañía resultante de la opa no están totalmente perfilados. Entre otros, los ratios que relacionan deuda con Ebitda.