Crisis financiera

Sarkozy cree que invitar a España a la cumbre financiera crearía problemas con Polonia

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, insistió hoy en su decisión de excluir a España de la lista de participantes de la cumbre financiera internacional que se celebrará a mediados de noviembre probablemente en Nueva York y dijo que invitar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, podría crear problemas con Polonia.

Sarkozy afirmó ante el pleno de la Eurocámara que los participantes de la cumbre para "refundar el capitalismo internacional" deberían ser únicamente los países del G-8 y las potencias emergentes del G-5 (China, India, Brasil, Sudáfrica y México), lo que excluiría al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha pedido estar en la reunión. Zapatero tiene el apoyo del primer ministro británico, Gordon Brown.

Al ser preguntado por la petición española en la rueda de prensa posterior a su comparecencia ante el Parlamento Europeo, el presidente francés aseguro que Zapatero ha jugado un "papel considerable" en la respuesta de la UE a la crisis financiera porque "fue él quien propuso la reunión del Eurogrupo" de la que salió el plan de rescate bancario.

Pese a este reconocimiento, Sarkozy dijo que no se trata de crear un nuevo formato para la cumbre financiera internacional sino de adaptar los formatos que ya existen, como el G-8. En este sentido, resaltó que no es él quien decide sobre los miembros del G-8 y que invitar a España "planteará también el problema de Polonia y sus 38 millones de habitantes".

"No soy yo quien decide los miembros del G-8, no es por mis méritos que Francia forma parte del G-8, me he encontrado con esta situación. Tratándose del G-8, podemos desear que España, que ha progresado mucho este año, que es una gran nación, una gran economía, tenga su lugar llegado el momento, pero no soy yo quien decido", resaltó el presidente francés.

"No se trata de rehacer lo que existe hasta ahora, se trata simplemente de encontrar los formatos mejor adaptados", subrayó. Explicó que ha propuesto que en la cumbre financiera estén representados el secretario general de la ONU, el presidente del Banco Mundial y el director del Fondo Monetario Internacional, y dijo que si luego se celebran nuevas reuniones ya se discutirá sobre si las invitaciones se amplían a un mayor número de países.

Sarkozy afirmó en todo caso que antes de la conferencia internacional convocará una reunión de los líderes europeos para prepararla y lograr que "Europa hable con una sola voz y pueda hacerse oír".

Creación de fondos soberanos

Además, el presidente francés dijo que los países de la UE deberían tener sus propios fondos soberanos y coordinar las acciones para invertir en la industria. "Deberíamos coordinarnos para trabajar juntos" en estos tiempos de crisis financiera, dijo Sarkozy, que subrayó que "la crisis económica ya está aquí".

"Las bolsas se encuentran en un nivel históricamente bajo. No me gustaría que los ciudadanos europeos dentro de unos meses se despierten descubriendo que las empresas europeas pertenecen a capitales no europeos que hayan comprado al precio más bajo en las bolsas y que se queden con la propiedad", dijo Sarkozy en un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo.

"Pido que reflexionemos sobre la oportunidad de crear nosotros también fondos soberanos en cada uno de nuestros países y quizás que estos fondos soberanos nacionales se puedan coordinar para aportar una respuesta industrial a la crisis", agregó el presidente francés.