Bolsa de Tokio

El Nikkei se desploma un 11,4% arrastrado por Wall Street y Europa

El índice Nikkei de la Bolsa de Valores de Tokio perdió hoy al cierre 1.089,02 puntos, o el 11,4%, hasta situarse en los 8.458,45 puntos.

La Bolsa de Tokio sufrió hoy su segunda mayor caída de la historia, del 11,4% (casi 1.090 puntos), a causa del fuerte desplome de ayer en Wall Street y el temor a una recesión. Tras dos días de recuperación, el selectivo Nikkei cerró hoy en los 8.458,45 enteros y se anotó su segundo mayor descenso porcentual después del 14,90% registrado el 20 de octubre de 1987, poco antes del estallido de la burbuja financiera nipona. El Topix, que agrupa todos los valores de la primera sección y está dominado por los valores bancarios, retrocedió 90,99 puntos, un 9,52%, hasta los 864,52 enteros.

Los 33 sectores de la Bolsa de Tokio cayeron hoy, sobre todo las empresas del sector marítimo, minería y casas de valores, en una jornada que casi volatilizó las ganancias de 1.271 puntos acumuladas el martes y el miércoles. Los inversores ya esperaban nerviosos la apertura del Nikkei después de que este miércoles el Dow Jones de Industriales de Wall Street perdiese casi un 8 por ciento, su mayor descenso desde 1987, y la jornada en Tokio prometía números rojos.

Y así fue: antes de que pasara una hora de sesión, el selectivo tokiota ya perdía más de un 9%, con unos inversores que se fueron poniendo especialmente nerviosos a primera hora de la tarde, con la fuerte depreciación del dólar frente al yen hasta la banda de los 99 yenes.

NIKKEI 225 26.526,71 -0,04%

Al final, la Bolsa de Tokio se desplomó, como ocurría en otros mercados asiáticos, y perdió casi todo el terreno ganado el martes, cuando experimentó la mayor subida de su historia, de un 14,15%. Varios analistas japoneses señalaron que ahora la preocupación ha dejado de ser la supervivencia del sistema financiero internacional, para pasar a ser la economía real y la posibilidad de que se produzca una recesión global.

Masayoshi Okamoto, experto de Jujiya Securities, dijo a la agencia local Kyodo que las bolsas cayeron recientemente por problemas financieros, pero que lo ocurrido ayer en Wall Street fue distinto. "La caída de ayer es un mal síntoma porque el Dow descendió más de 700 puntos por razones macroeconómicas, sin que hubiera preocupaciones financieras", opinó Okamoto.

Las grandes empresas japoneses estuvieron entre las perdedoras de la jornada. Así, Toyota Motor, primera compañía de Japón y posiblemente el primer fabricante del mundo, perdió un 9%, hasta los 3.310 yenes, mientras Canon se dejó un 12%, hasta los 3.010 yenes.

El banco Mizuho, el líder en valor de la jornada, cayó de su límite de 50.000 yenes, tras perder casi un 13% hasta los 343.000 yenes, mientras la mayor casa de valores japonesa, Nomura Holdings, cedió un 14%, hasta los 1.215 yenes.