Hacia un nuevo orden financiero

El temor a la recesión provoca un nuevo desplome de las Bolsas

Los mercados sucumbieron ayer al temor a la recesión ante las débiles cifras económicas y las previsiones para los próximos meses. El Euro Stoxx perdió el 6,5% -un 5,06% se dejó el Ibex-, mientras que el S&P recortó el 9,03% en su peor sesión desde 1987.

El temor a la recesión económica vuelve a un primer plano, incluso con mayor virulencia que antes de conocerse los planes de rescate bancario puestos en marcha por los gobiernos de Estados Unidos y Europa. Las Bolsas europeas sufrieron ayer duras caídas pero Wall Street terminó por dar el golpe de gracia al mercado. El Dow Jones perdió el 7,87%; el S&P, el 9,03% y el Nasdaq, el 8,47%. Para los dos primeros, fue la peor sesión desde la crisis bursátil del año 1987.

Presentados los planes de ayuda al sistema financiero, los mercados se fijan de nuevo en el crecimiento. Y las perspectivas, en este sentido, no son halagüeñas. El Fondo Monetario Internacional ya alertó la semana pasada que todas las economías entrarían en recesión en 2009, y ayer, Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de San Francisco, dijo que la economía de Estados Unidos ya se encontraba en esa situación.

Por su parte, Ben Bernanke, aseguró que habrá que esperar un tiempo para que llegue la recuperación aunque el mercado de crédito se normalice. Bernanke volvió a dejar abierta la posibilidad de una rebaja de los tipos de interés: 'Seguiremos empleando todas las herramientas que estén en nuestro alcance para mejorar el funcionamiento del mercado y la liquidez, reducir la presión en los mercados de crédito y de fondos y complementar los pasos que den el Tesoro y otros Gobiernos para fortalecer el sistema financiero', dijo en su discurso ante el Club Económico de Nueva York.

Los sectores más penalizados en Europa fueron los más expuestos al ciclo económico

Las cifras confirmaron ayer que existe debilidad. Las ventas minoristas en EE UU cedieron en septiembre el 1,2%, el mayor recorte en tres años, al mismo tiempo que el índice manufacturero sufría un fuerte desplome. Con estos indicadores, las Bolsas europeas sirvieron de teloneras al derrumbe de Wall Street. El Euro Stoxx tuvo unas pérdidas del 6,48%, y el Footsie fue el índice de peor resultado (-7,16%). Las Bolsas de la región habían acumulado ganancias superiores al 14% en las dos últimas sesiones.

El Ibex respondió con la misma intensidad a la incertidumbre y las pérdidas, que llegaron al 5,06%, borraron otra vez la cota de los 10.000 puntos. La incertidumbre se cotizó también en las Bolsas latinoamericanas: Brasil y México cedieron el 13% y el 5%, respectivamente.

Los sectores europeos con mayor castigo fueron los más expuestos al ciclo, como materias primas (-15,50%), construcción (-9,79%) o bienes industriales (-8,96%).

Los bancos también sufrieron una importante penalización, del 6,33%. El mercado interbancario continua con el goteo a la baja. El euríbor a 12 meses, el más utilizado para el cálculo de hipotecas, ha pasado en las últimas cuatro sesiones del 5,512% al 5,312%.

Los gestores, más pesimistas que nunca

La última encuesta realizada por Merrill Lynch en octubre entre 172 gestores de fondos refleja un pesimismo sobre las perspectivas 'nunca antes visto'. Los expertos consideran en su mayoría (un 69%, frente al 22% del mes anterior) que las economías del mundo entrarán en recesión. La mayoría espera que la situación empeore en los próximos meses.

Por zonas, es Europa la que presenta peores pronósticos. Un 41% de los gestores tiene infraponderada la renta variable en la zona euro. El porcentaje de gestores que piensa que la región entrará en recesión se ha doblado en un mes al pasar del 37% al 74%.

El deterioro económico pasará factura en los resultados empresariales, de tal forma que el 97% de los encuestados prevé que el beneficio por acción caiga en los próximos 12 meses.

La incertidumbre del momento ha llevado también a que los gestores incrementen la liquidez; un 49% la tiene sobreponderada en sus carteras.

Pero por primera vez desde que estallara la crisis financiera ha crecido el número de expertos que considera que las Bolsas están infravaloradas; un 43% así lo cree, el mayor porcentaje en este sentido en más de una década. 'Los gestores están esperando a que se recupere la confianza para comprar', comentó en una nota Gary Baker, de Merrill Lynch.