Crisis financiera

Los líderes europeos ratificarán hoy en Bruselas el plan de rescate bancario

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete se reúnen hoy en Bruselas para ratificar el plan de rescate bancario aprobado el domingo en París por los quince países del Eurogrupo. Siguiendo las directrices de este plan, los Estados miembros -encabezados por Reino Unido, Alemania, Francia y España- han anunciado ayudas de casi 2 billones de euros para capitalizar con fondos públicos a los bancos en dificultades y garantizar los préstamos interbancarios.

Los líderes europeos debatirán además si la actual crisis económica debe llevar a revisar los ambiciosos objetivos que se ha marcado la UE para luchar contra el cambio climático, tal y como reclama especialmente Italia. El encuentro, que estará precedido por la tradicional cumbre social tripartita con la participación de patronal y sindicatos europeos, comenzará a las 16:00 horas con una reunión de los jefes de Estado y de Gobierno con el presidente de la Eurocámara, el democristiano alemán Hans-Gert Poettering.

A continuación, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, expondrá a sus homólogos los resultados de una investigación independiente sobre los motivos del 'no' en el referéndum sobre el Tratado de Lisboa celebrado el pasado junio. Cowen pedirá más tiempo para desbloquear la situación y se comprometerá a presentar soluciones en diciembre. Ello significa que, casi con toda probabilidad, las próximas elecciones al Parlamento Europeo de junio de 2009 se celebrarán todavía bajo el Tratado de Niza.

La sesión de trabajo de la tarde se dedicará a la crisis financiera. La presidencia francesa pretende que los 11 países que no asistieron a la cumbre del Eurogrupo del domingo -el primer ministro británico, Gordon Brown, sí estuvo presente en el inicio de la reunión ya que su plan de rescate bancario sirvió de inspiración al que adoptaron después los 15- ratifiquen las medidas que se pactaron en París para dar una respuesta común a las turbulencias.

Los países de la eurozona aprobaron capitalizar con fondos públicos los bancos con dificultades y garantizar los préstamos interbancarios para reactivar este mercado, que se encuentra paralizado por la desconfianza entre las entidades.

El lunes, cada Estado miembro anunció la cantidad de dinero que dedicará para insuflar liquidez a sus entidades. En total, se trata de casi dos billones de euros, según explicó Durao Barroso, cantidad que duplica ampliamente los 700.000 millones de dólares previstos en el plan de Estados Unidos. En el caso de España, el Gobierno anunció 100.000 millones de euros en avales a los bancos, que se suman al fondo de hasta 50.00 euros para comprar activos sanos.

El plan ha tenido una buena acogida en las bolsas y el presidente de la Comisión dijo que "vemos la luz al final del túnel" aunque alertó de que "todavía no hemos llegado". Por ello, reclamó a todos los Estados miembros que "continúen unidos y prosigan su esfuerzo conjunto" y abogó por mejorar la coordinación a nivel internacional, especialmente con Estados Unidos, con iniciativas como la cumbre mundial que ha solicitado el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para refundar las bases del sistema financiero internacional.

Los Veintisiete reiterarán su compromiso de seguir tomando las "medidas necesarias" para "reservar la estabilidad del sistema financiero, apoyar a las instituciones financieras importantes, evitar las quiebras y garantizar la protección de los depósitos de los ahorradores", según recoge el borrador de conclusiones. Asimismo, aprobarán la puesta en marcha de una "célula de crisis financiera", formada por la presidencia francesa, el presidente de la Comisión, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, y el del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que "velará por la buena coordinación de los diferentes actores y propondrá en su caso una reacción común".

El Ejecutivo comunitario presentará horas antes de que empiece la cumbre una propuesta para elevar de 20.000 a 50.000 euros la garantía mínima de depósitos en toda la UE (aunque la mayoría de países, entre ellos España, ya han anunciado que subirán hasta 100.000 euros), así como la revisión de las normas contables para "evitar que los activos sanos estén subvalorados" y garantizar que los bancos europeos no se encuentren en una situación de desventaja frente a los estadounidenses. Esta revisión se aplicará ya para las cuentas del último trimestre de 2008. En las próximas semanas se presentará además la propuesta para regular las agencias de calificación de riesgos.