Hacia un nuevo orden financiero

Los rebotes en plena tendencia bajista, violentos y muy fugaces

El Ibex ha vivido a lo largo de 2008 sus tres mayores escaladas diarias.

A grandes hundimientos, grandes rebotes como los que firmaron ayer las Bolsas de todo el mundo. 'Las medidas aprobadas son positivas, y es lógico que se produzca un recuperación después de las vertiginosas caídas. Pero mucho cuidado: la tendencia de medio plazo continúa siendo extremadamente bajista', advierte José Luis Cárpatos, analista de SerenityMarkets.com.

'Ni el viernes pasado presenciábamos el fin del mundo, ni ahora puede decirse que han desaparecido los problemas', agrega Mariano Sancho, director de renta variable de Riva y García. Los expertos señalan que en la más implacables tendencias bajistas pueden presenciarse poderosas recuperaciones.

Sin ir más lejos, el Ibex 35, pese a que retrocede un 37,6% desde el máximo histórico de cierre de en 15.945,7 puntos que alcanzó el 8 de noviembre del año pasado, ha vivido en 2008 sus tres mayores escaladas diarias desde que fue creado en 1992: el 24 de enero (6,95%), el 19 de septiembre (8,71%) y ayer mismo (10,65%).

Las recuperaciones se produjeron, eso sí, después de poderosas caídas y, como puede comprobarse, no han supuesto un cambio en la tendencia principal. Desde el comienzo del ejercicio, el selectivo español retrocede un 34,43%, pero también ha experimentado 16 fuertes rebotes de al menos un día de duración (véase gráfico).

La semana pasada fue la peor de la historia para las Bolsas mundiales con descensos superiores al 20% en los índices del Viejo Continente. 'Ahora es el turno del rebote. Hay que recordar que, cuando comenzó su larga tendencia bajista, el Nikkei sufría este tipo de desplomes, pero después experimentaba recuperaciones de, al menos, el 50% de la caída', señala Eduardo Faus, responsable de análisis técnico de Renta 4.

'Así, el objetivo de recuperación mínimo para el Ibex 35 se sitúa en los 10.100 puntos, pero puede llegar a acercarse a los 11.000. La vuelta en el día de Wall Street el pasado viernes -el S&P 500 bajó un moderado 1,18% pese a llegar a perder un 7,71% en su peor momento- anticipa una recuperación de cierta importancia', asevera este experto.

Niveles técnicos

Los analistas técnicos advierten que los soportes de medio plazo en la mayoría de los índices quedaron hechos añicos la semana pasada. Pese a que algunos los recuperaron ayer, la situación dista mucho de ser optimista. 'En el mejor de los escenarios, nos espera una tendencia lateral con sesgo bajista. Y en el peor pueden continuar las violentas caídas', explica el experto de SerenityMarkets.

Desde Noesis, señalan que el soporte del S&P 500 de largo plazo se sitúa en los 770 puntos, sus mínimos de marzo de 2003. En el Dow Jones, la referencia que puede configurarse en un sustento solvente de cara al medio plazo radica en los 7.500 puntos. Constituyen sus mínimos de 1998 y, además, son un escudo de probada solvencia frente a profundas correcciones, puesto que lograron frenar los retrocesos en los años 2002 y 2003. Para poder presenciar a una recuperación de cierta magnitud, el entorno crucial en el Dow está en los 10.000 puntos.

Otro de los aspectos que reafirman la tendencia bajista de fondo de los mercados es el volumen de negocio. En la Bolsa española durante las 11 últimas sesiones, el dinero que se movió en las jornadas bajistas fue muy superior al de los días que se consiguió cerrar con subidas. De media, unos 5.665 millones de euros, frente a 4.793 millones. Ayer, por ejemplo, el volumen de negocio alcanzó los 5.684,8 millones en el Mercado Continuo, frente a los 8.211,3 millones del viernes, cuando bajó un 9,14%.

La volatilidad frena su avance, pero se mantiene en las alturas

Los bandazos de los mercados en los últimos tiempos han disparado la volatilidad hasta cifras históricas en las principales Bolsas. La del Ibex 35 alcanzó el pasado viernes un récord en el 90%, frente a la media del 28,6% de 2008. Sin embargo, ayer se moderó hasta el 58,6%, según MEFF. El índice Vix, que mide la del S&P 500 y es considerado como un indicador del grado de pánico que se vive en el mercado, cerró el pasado viernes en el 69,95% tras alcanzar a lo largo de la sesión un máximo histórico en el 76,64%. Entre tanto, ayer llegó a caer por debajo del 60%