Hacia un nuevo orden financiero

El mercado necesita tiempo para reaccionar a las medidas de apoyo

Los analistas creen que se va por buen camino pero que falta confianza.

El mercado necesita tiempo para reaccionar a las medidas de apoyo
El mercado necesita tiempo para reaccionar a las medidas de apoyo

Algo no cuadra. Las Bolsas han sufrido jornadas de fuertes descensos a pesar del recorte de los tipos de interés, la cobertura de depósitos y de las distintas medidas gubernamentales de apoyo al sistema financiero. Pero esta reacción tiene su explicación, al menos desde el punto de vista de los expertos. 'Hoy por ayer estamos mejor que hace unos días con respecto a la crisis. Las medidas de ayuda pueden discutirse, pero de lo que no cabe duda es que han venido a garantizar la solvencia del sistema financiero. De momento, no se ha notado ni en las Bolsas ni en el interbancario, pero es cuestión de tiempo', explica Jordi Padilla, de Popular Banca Privada.

La crisis lleva instalada en los mercados desde el verano de 2007, aunque ha sido en el último mes, con la quiebra de Lehman Brothers, cuando la situación se ha agudizado. 'Llevamos mucho tiempo con esta coyuntura y las Bolsas necesitan notar que hacen efecto estas medidas. Esto no puede resolverse en un mes, quizás pasen seis, nueve..., quién sabe, pero vamos por el camino correcto', explica Iván San Félix, de Renta 4.

Mientras tanto, la incertidumbre parece haberse apoderado de las Bolsas. Los índices de volatilidad siguen instalados en máximos históricos, por encima de niveles incluso que de la crisis de la burbuja tecnológica. 'Es una medida del miedo y hasta que no se produzca una caída no hay nada qué hacer', explica Javier Barrio, responsable de ventas institucionales de BPI.

Los analistas reconocen la dificultad de hacer previsiones dentro de este contexto, aunque confían en que llegue un rebote en el corto plazo. 'Es imposible saber si la corrección ha tocado fondo, aunque no creo que estemos muy lejos, ya que los niveles de valoración son lo suficientemente atractivos', señala Javier Mata, de N+1

Esta posible mejora de las Bolsas se produciría dentro de un fondo bajista, porque eso sí que no ha cambiado. 'Hay volatilidad, pero con tendencia de ir hacia el sur, como dirían los ingleses'. La crisis financiera va en paralelo a la económica, y aún queda por ver el ajuste en las valoraciones de los mercados de los beneficios empresariales', añade Mata.

La recesión también pesa

Los expertos creen que en parte las Bolsas no han podido reaccionar a la bajada de tipos de interés ni al apoyo al sistema bancario porque se viene descontando una recesión económica en Estados Unidos y Europa. De hecho, consideran que las fuertes penalizaciones de las últimas sesiones han venido por ese lado. 'El riesgo a una recesión ha aumentado y se está cotizando que los resultados empresariales van a ser muy malos en los próximos trimestres', señala Jordi Padilla. Además, este experto comenta que durante esta semana se ha producido 'una salida masiva de fondos, sobre todo de hegde funds,' movidos por el miedo. 'No son comportamientos racionales, tienes que ver a qué precios estás vendiendo. Nunca en momentos de pánico o de euforia hay que tomar decisiones radicales porque a la larga suelen ser erróneas', dice. A su juicio, este tipo de ventas va a continuar, lo que puede seguir penalizando las Bolsas en el corto plazo.

A todo esto se suma la preocupación del propio accionista: 'Las autoridades monetarias garantizan la solvencia del sistema financiero, pero no se preocupan por si el accionista gana o pierde. Hay que ver los precios a los que se inyecta capital en los bancos, porque puede tener una penalización para los accionistas', resume Padilla.

Reacciones más bruscas que en 2000

La crisis financiera actual no es comparable a ninguna otra reciente por su envergadura y dimensión. También es única en la reacción del mercado. Por ejemplo, desde mayo pasado y hasta ayer el Ibex ha perdido 4.344 puntos, o el 30,5%. Con el estallido de la burbuja tecnológica en marzo de 2000 el índice perdió 7.452 puntos hasta llegar a mínimos, pero tardó dos años y medio.