Hacia un nuevo orden financiero

Solbes estima que la banca nacional sólo necesita una ayuda 'preventiva'

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, sostuvo ayer ante las cajas de ahorros que las medidas de apoyo a la banca propuestas por el Ejecutivo son de tipo 'preventivo'. Por su parte, el gobernador del Banco de España advirtió del riesgo de caer en una 'hiperregulación' de la industria financiera al tratar de atajar los serios males que le aquejan.

Solbes estima que la banca nacional sólo necesita una ayuda 'preventiva'
Solbes estima que la banca nacional sólo necesita una ayuda 'preventiva'

España se hace el torniquete, se pone el vendaje y, también, prepara el cabestrillo antes de que la crisis financiera le golpee de lleno. Esa es la idea que transmitió ayer el vicepresidente económico, Pedro Solbes, durante su intervención en el II Foro de las Cajas de Ahorros organizado por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA). La banca y el Gobierno tratan de aprovechar que el sector financiero español está en una situación algo más holgada que el de otras naciones a la hora de capear la crisis financiera mundial.

'La ayuda a las entidades nacionales ha sido propuesta de forma preventiva para evitar la actuación extrema de otros países avanzados', indicó el responsable del Ministerio de Economía. Acto seguido resaltaba que 'no creemos que ninguna entidad española esté en riesgo, ni tampoco que ninguna pueda verse en esa situación'.

Aún así, Solbes quiso añadir una gota de prudencia a sus declaraciones al afirmar que, con todo, 'ni los bancos ni las cajas son inmunes a la crisis financiera ni al ajuste inmobiliario'. Precisamente, estos son los dos grandes desafíos que afronta la industria financiera nacional.

Para el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, también presente en el acto celebrado en Madrid, 'la experiencia de crisis pasadas nos ayudó a mantener una regulación financiera y un modelo de supervisión que, unidos al propio modelo de negocio de nuestros bancos y cajas, han contribuido a la sólida posición actual del sistema bancario español'.

El vicepresidente recordó que buena parte del endeudamiento de bancos y cajas 'es a largo plazo y esto reduce la urgencia del repago'. El titular de la cartera de Economía señaló en su intervención que 'era preciso actuar porque temíamos que el sector bancario español pudiera acabar como el de otros países'. También insistió en que las medidas sugeridas siguen las indicaciones del Ecofin y los principios de coordinación propuestos desde Bruselas.

Solbes apuntó que las necesidades del sistema financiero hispano son distintas que las de otros países del entorno, así como las soluciones que requiere. También destacó que la situación de la banca nacional hace 'posible trabajar de forma más calmada'. Como ejemplo puso la ampliación de las garantías sobre los depósitos emprendida por varios Estados en los últimos días. Madrid también aumentó el respaldo de 20.000 a 100.000 euros por titular y entidad. El vicepresidente opinó que 'aunque la medida no era necesaria porque no creemos que deba actuar el Fondo de Garantía de Depósitos, la hemos realizado ante la preocupación de los ahorradores por lo que ocurre en otros países'.

Semanas de vértigo

Pero es que mucho ha cambiado en el mundo desde que, el pasado 15 de septiembre, se desplomara Lehman Brothers. Los acontecimientos se han sucedido a velocidades vertiginosas. 'Los gobiernos han tenido que apoyar a los bancos. La intervención pública, que era inconcebible hace sólo unas semanas, ahora se plasma en la compra de activos de mala calidad con dinero público, la imposición de fusiones entre entidades o al otorgar una garantía plena a los depósitos', reflexionó el ministro de Economía. 'Se tardará un tiempo en digerir las medidas que se han puesto en marcha para recuperar la confianza y la tranquilidad', añadió.

Juan Ramón Quintás, presidente de la CECA, coincidió en su discurso pronunciado en el mismo foro, con la paradoja a la que asiste el mundo hoy día. 'Hasta en los países que eran la proa del liberalismo han nacionalizado su sistema bancario', señaló el representante de la patronal financiera.

En el encuentro también estuvo presente el comisario europeo de Economía, Joaquín Almunia. Este repitió en varias ocasiones a lo largo de su intervención la necesidad de mejorar la coordinación de las políticas regulatorias y las prácticas de supervisión. 'Estamos ante una crisis global y sistémica. Está en cuestión la solvencia del sector financiero, no de una entidad en particular. Ante esto son necesarias soluciones globales. Las soluciones parciales no permiten recobrar la confianza', anotó.

Más adelante enumeró los elementos que prevé que cambiarán en el sector. A su juicio, las entidades financieras no deberán repetir el elevado nivel de apalancamiento que les ha llevado a su situación actual, las primas de riesgo serán más elevadas que en el pasado, el crédito se encarecerá, los beneficios de bancos y cajas dejarán de ser tan elevados y la industria asistirá a un proceso de consolidación. Asimismo mencionó la necesidad 'nuevas reglas y una mejor aplicación de las mismas por los órganos supervisores. También hay que coordinar la supervisión a escala europea'.

El gobernador del Banco de España admitió la necesidad de mejorar los mecanismos de supervisión de los grandes grupos bancarios transfronterizos mediante el reconocimiento legal a los colegios de supervisores y la cooperación de los supervisores implicados en su control. Pero Fernández Ordóñez lanzó advertencias sobre las reformas normativas que se produzcan a raíz de las turbulencias: 'Tenemos que evitar que la crisis actual nos lleve a reaccionar pendularmente hacia la hiperregulación. Las excepcionales circunstancias que estamos viviendo no pueden hacernos olvidar (...) que toda iniciativa regulatoria debe ser convenientemente ponderada y someterse a un examen exigente sobre su finalidad'.

Repunte de la mora

Además de la crisis internacional de liquidez, los bancos y las cajas nacionales deben lidiar con un reto doméstico serio: el repunte de los impagados. Para el Banco de España, el aumento de la morosidad era 'previsible', aunque todavía no ha alcanzado 'niveles alarmantes'. El gobernador estima que 'hay que hacerle frente aunando elevadas dosis de flexibilidad en su gestión y el mantenimiento de la calidad y cantidad de las provisiones y fondos propios'. Y añadió, 'la contracción del negocio obligará a las entidades a promover un mayor control de los costes y racionalización de los procesos'.

En esa línea se pronunció Juan Ramón ante los principales ejecutivos de las entidades de ahorros. 'Hace un año las cajas hablábamos de crecimiento y potencia. Ahora es necesaria la flexibilidad y optimizar los recursos'.

Un código de buen gobierno para el sector

El presidente de la CNMV, Julio Segura, aprovechó el foro de las cajas para enviarles una serie de mensajes. Afirmó que sería conveniente una reflexión para 'adaptar el código de conducta de buen gobierno a las cajas', con el fin de aumentar la confianza de todas las partes implicadas y evitar los conflictos internos.

También pidió que estas instituciones constituyan 'una comisión ad hoc' para evitar conflictos de intereses, y recordó que a pesar de que el organismo supervisor no puede vetar el nombramiento de consejeros, puede rechazar su calificación como independientes, que son aquellos que pueden designar sus funciones sin verse condicionados por sus relaciones con la sociedad.

Segura quiso recordar el conflicto de intereses que se plantea en el caso de la comercialización de las emisiones de las entidades a través de su propia red de oficinas. A su juicio, es necesario adoptar una serie de requisitos para evitar esta confrontación.

Valoró positivamente la emisión de cuotas participativas y la creación de holdings para salir a Bolsa por parte de las cajas. De momento, sólo hay una caja que ha lanzado cuotas participativas, la CAM, y otra que cuenta con un holding, La Caixa. Caja Madrid prepara aún su salida al mercado.

Criteria, el holding de La Caixa, mientras, amplió ayer sus acuerdos con el mexicano GFInbursa, al sentar a un consejero más en Banco Inbursa. El directivo, Juan Fábrega, será el cuarto consejero. Pese a la crisis Inbursa sigue con su plan de expansión en México.