CincoRed

Los gigantes informáticos dejan Simo, que pierde el 50% de sus expositores

Simo se enfrenta a una de sus ediciones más complicadas. La mayor feria española de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha sufrido la baja de grupos clásicos como Microsoft y Toshiba. Bien por la crisis, bien por el rechazo al formato, el evento ha visto reducido a la mitad el número de expositores para este año.

Va a ser el Simo más mermado en muchos años. La 48º edición de la feria tecnológica arrancará el próximo 11 de noviembre con un 55% menos de empresas que en 2007. El evento, que lleva tiempo sufriendo duras críticas, reunirá en esta ocasión la oferta de 260 expositores, frente a las 574 compañías que tomaron parte el pasado año. Entre las bajas más llamativas destacan las de Microsoft y Toshiba, que hasta ahora se habían mantenido fieles a Simo, y también la de Lenovo, que desde que compró la filial de ordenadores personales de IBM en 2005 había acudido a la feria. Pero no son las únicas. Otros gigantes del sector ausentes serán Fujitsu-Siemens y Philips, que es el segundo año que no acuden, y otros como Canon, LG, Nokia o Alcatel-Lucent, que dejaron de ir hace años. Y hay algunos más.

De los pesos pesados de esta industria, apenas sí quedan HP, Telefónica y Vodafone. Orange aseguró ayer a CincoDías que está 'estudiando' en estos momentos su participación. Las razones de no acudir a Simo son múltiples, aunque la crisis económica ha sido determinante en la decisión de muchas empresas.

Luis Martín, responsable de Marcom de Microsoft Ibérica, explica que la decisión de no participar es fruto de una reorientación de la estrategia de marketing de la filial, que durante este ejercicio, 'marcado por unas circunstancias económicas complicadas', ha preferido dirigir sus inversiones 'hacia acciones que ayuden a nuestros partners del canal de distribución a generar demanda y a hacer crecer su facturación'. El gigante del software, que hace dos ediciones llegó a ocupar un pabellón entero por el lanzamiento ese año de Windows Vista, invirtió un total de 300.000 euros en la edición del pasado año.

Lenovo, por su parte, achaca su ausencia a los Juegos Olímpicos. La firma china ha sido uno de los patrocinadores y principales proveedores tecnológicos de este evento, y asegura que este año han decidido 'concentrar' todos los recursos de marketing en torno a la celebración de Pekín.

Retorno de la inversión

Quizá la posición más dura ha sido la mantenida por Toshiba, que considera que con el formato actual de Simo no obtienen el retorno deseado en relación a las inversiones que se necesitan. 'Nosotros somos los primeros interesados en que hubiera una feria fuerte, con un mayor perfil profesional, en la que se pudiera ver nuevas tecnologías, aportaran valor al asistente y se cerraran contratos', afirma Pablo Romero, director de Marketing de la filial española. Toshiba España ha decidido organizar dos jornadas (22 y 23 de octubre en las que ha convocado en Madrid a clientes (tanto de empresas como de administraciones) y partners. 'Esto nos va a costar menos que estar en Simo y prevemos alcanzar mejores resultados'.

Simo, no obstante, no es la única feria tecnológica que atraviesa dificultades. También el Cebit alemán vive momentos bajos y ya hay quien no descarta su desaparición. La razón de esgrime Ignacio Garicano, director de Marketing de Fujitsu Siemens, es que la masificación de la comunicación por internet, la cantidad de información en los puntos de venta y la velocidad de la carrera tecnológica ha hecho disminuir el valor de las ferias para la presentación y lanzamiento de nuevos productos. Garicano añade que el Simo además coincide con la celebración de la mayor conferencia tecnológica de su empresa en la fábrica de Augsburgo, donde anualmente se congregan más de 10.000 clientes de todo el mundo. 'Ello nos ha hecho descartar estar en la feria española'.

El director del Simo, Santiago Quiroga, aseguró ayer a este periódico que lamenta la ausencia de algunas empresas, y culpó a la crisis económica del aumento de las bajas. No obstante, insistió en que la feria continuará, 'aunque deberá afrontar una evolución más radical debido a la coyuntura actual'. Quiroga añadió que pese a la menor presencia, 'todavía hay más de 200 empresas que consideran rentable y positivo estar en Simo'. Lo cierto es que ninguna de las firmas que han descartado ir este año o en ediciones anteriores, ha cerrado la puerta a un futuro retorno.