Crisis financiera mundial

Bélgica planea hacerse con el control de Dexia para salvarla de la crisis

Tras anunciar las autoridades de Bélgica, Holanda y Luxemburgo una operación para salvar a Fortis, el Estado belga está dispuesto a hacerse también con el control de Dexia, una de las principales entidades bancarias europeas, en caso de que tenga dificultades, según ha informado el ministro de Hacienda, Didier Reynders. El Gobierno belga ha garantizado que "no dejarán abandonado a nadie con dificultades. Estamos atentos a la situación de todos los bancos", ha asegurado.

Al igual que muchas otras entidades, Dexia se ha visto afectado por la crisis de bancos como Lehman Brothers. Tras la quiebra del gigante de Wall Street, Dexia cifró en unos 500 millones de euros su riesgo con esta compañía.

Dexia, que ha llegado a perder un 30% en la Bolsa Euronext de Bruselas, tiene previsto reunir hoy a su consejo de administración, entre rumores sobre una posible ampliación de capital. La dirección de la entidad ya mantuvo ayer una reunión por vía telefónica. Desde principios de 2008, Dexia ha perdido más del 55% de su valor en Bolsa.

Los gobiernos de Bélgica, Holanda y Luxemburgo acordaron ayer hacerse con el control del banco belga-holandés Fortis, uno de los más golpeados por la crisis financiera, e inyectar un total de 11.200 millones de euros a cambio del 49% del capital de las divisiones de banca en cada uno de los tres países.