Nacionalización

Fortis anuncia pérdidas de 5.000 millones en el tercer trimestre tras la venta de ABN Amro

El grupo belga-holandés de banca y seguros Fortis, parcialmente nacionalizado mediante una inyección de 11.200 millones de euros por parte de los gobiernos del Benelux, espera perder 5.000 millones de euros en el tercer trimestre debido al cambio en la estrategia de la entidad y el deterioro del entorno de negocio.

Edificio de Fortis
Edificio de Fortis

Los Gobiernos de Bélgica, Holanda y Luxemburgo se vieron forzados a invertir un total de 11.200 millones de euros en las divisiones de banca de Fortis en cada uno de estos países, con lo que pasan a controlar el 49% del grupo, después de que ING y BNP Paribas abandonaran su interés en adquirir el mayor banco de Bélgica.

En concreto, Bélgica pagará un total de 4.700 millones de euros por un 49% del capital de Fortis Bank NV, mientras que Holanda inyectará 4.000 millones en Fortis Bank Nederland, también a cambio de un 49% de esta entidad. El Estado luxemburgués, por su parte, invertirá 2.500 millones de euros en Fortis Banque Luxembourg en forma de un préstamo convertible, que le da derecho a un 49% del capital de la entidad.

"Las aciones adoptadas por los gobiernos de Bélgica, Luxemburgo y Holanda es una muestra de confianza y garantizan la fortaleza financiera y la estabilidad de la compañía", afirmó el consejero delegado de Fortis, Filip Dierckx.

Venta de ABN Amro

Por otro lado, Fortis venderá los activos de ABN Amro, excluyendo la división de gestión de activos, que adquirió hace un año por 24.000 millones de euros en consorcio con el Santander y Royal Bank of Scotland (RBS).

Como consecuencia de los últimos acontecimientos, el presidente de la entidad belga holandesa, Maurice Lippens, anunció su dimisión y Fortis confirmó que buscará a su sucesor entre diferentes candidaturas ajenas a la entidad.

Las acciones de Fortis, que acumulan un descenso del 70% en lo que va de año, iniciaron la jornada con fuertes subidas para moderar su escalada una hora después de la apertura de los mercados hasta un alza del 5%.

Fin de semana de negociaciones

El primer ministro belga, Yves Leterme, anunció la operación en una conferencia de prensa después de un fin de semana de alta tensión en la zona euro y tras 13 meses de turbulencias financieras en Estados Unidos.

Fuentes cercanas a las negociaciones dijeron que el Benelux optó por el plan de rescate tras el colapso de confianza sobre uno de los 20 mayores bancos de Europa.

Trichet, quien como jefe del BCE es responsable de proteger la estabilidad financiera de la zona euro, se reunió con Leterme en Bruselas en una frenética campaña para resguardar el futuro del banco transfronterizo y grupo de seguros.