Crisis financiera

Warren Buffett invierte 5.000 millones de dólares en Goldman Sachs

El famoso inversor manda un mensaje de confianza con un acuerdo que le permite tener hasta el 10% del banco.

Warren Buffett
Warren Buffett

Warren Buffett les dijo este año a sus inversores que la caída de los precios de la vivienda estaba mostrando la cantidad de tonterías que se habían hecho. "Uno solo puede saber quién ha estado nadando desnudo cuando la ola se retira, y lo que estamos viendo en algunas de nuestras mayores instituciones financieras es muy feo", dijo con su particular sentido del humor. Ayer, el inversor quiso demostrar que cuando dijo esta generalidad, no estaba refiriéndose a Goldman Sachs. Buffett informó que ha invertido 5.000 millones de dólares (unos 3.400 millones de euros) en una firma que, pese a su solvencia, se ha visto arrastrada, como el resto, por el ciclón del crédito y por la mal momento que pasa la banca de inversión.

La compra se interpreta como un mensaje de confianza por parte de uno de los inversores más exitosos pero también más conservadores del mundo. A cambio de esta cantidad, Buffett se hace con acciones perpetuas preferentes que no pueden convertirse en títulos comunes pero que le reportarán un sustancioso dividendo. Además Berkshire, la firma inversora de Buffett, se hace con warrants que le dan la opción de compra de acciones comunes por un precio de otros 5.000 millones de dólares más en los próximos cinco años. El precio que pagará por esos títulos es de 115 dólares, un 8% por debajo del cierre del martes.

Con esa inversión, Buffett se podría hacer aproximadamente con un 10% de Goldman Sachs, aunque se puede quedar en menos porque además de esta ampliación de capital privada, el banco, presidido por Lloyd Blankfein, va a hacer otra abierta con el fin de captar unos 2.500 millones de dólares más. Aún no hay detalles de esta ampliación que será la primera para el banco en ocho años.

Los planes de Goldman Sachs llegan apenas un día después de haber recibido la autorización por parte de la Reserva Federal para convertirse en holding y abrirse la posibilidad de convertirse en banca comercial, algo que le permitiría gozar de una mejor base de capital al tener depósitos. A cambio aceptaría una mayor regulación, menos riesgo y más obligación de capitalización. Morgan Stanley también pidió, y le fue concedido, este nuevo estatus el lunes y el mismo día anunció una inversión por parte del banco japonés Mitsubishi UFJ de 8.000 millones de dólares para comprar entre el 10% y el 20% de la entidad.

Buffett tiene participaciones en Wells Fargo y American Express desde hace años. Ahora añade a su cartera la de Goldman aunque lo hace de una forma muy conservadora porque se asegura el dividendo y tiene un acuerdo de recompra de las acciones por parte de Goldman. Además, puede o no ejercitar el derecho a comprar las acciones.

El apoyo de Buffett adquiere una fuerza especial en un día en el que se hizo evidente la cuesta arriba que va a tener el Gobierno para conseguir que el Congreso le apruebe el plan de salvamento para la banca diseñado por el Tesoro de Henry Paulson.