Supervisor financiero

Segura dice que el sistema español es el que más penaliza de las ventas al descubierto

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, indicó hoy que el sistema español es el que más penaliza las operaciones de venta al descubierto ('short selling') y destacó que la CNMV no tiene previsto adoptar ninguna medida sobre este tipo de operaciones porque su volumen no es muy elevado en España.

Segura hizo estas declaraciones preguntado sobre las medidas adoptadas en algunos países como Estados Unidos, donde la la SEC aprobó un plan que impide operar a unas 800 firmas especializadas en ventas al descubierto, con el objetivo de frenar la especulación en los mercados.

Las 'short selling' consisten en realizar una venta sin comprar previamente el título, esperando un descuento de la cotización para poder adquirirlo posteriormente a un menor precio y saldar la operación con beneficio.

Segura indicó que estas operaciones constituyen una práctica normal del mercado y que en España "no son especialmente importantes" desde el punto de vista cuantitativo a diferencia de lo que ocurre en otros países, por lo que se vigilan en tiempo real.

Asimismo, avanzó que la CNMV no tiene previsto adoptar ninguna medida y que es el comité supervisor europeo (CESR) el que podría lanzar alguna sugerencia si lo considera oportuno, que la CNMV incorporaría en su página web para dar información a los inversores.

El nuevo regulador, en menos de dos años

Por otro lado, el presidente de la CNMV confió hoy en que el nuevo organismo supervisor financiero, que integrará funciones de la CNMV y del Banco de España, esté implantado en un plazo de dos años, ya que la crisis que atraviesan los mercados ha acelerado la búsqueda de mejoras en supervisión.

"Espero que dentro de un par de años podamos decirles que el cambio ha tenido lugar con éxito", dijo Segura, en la inauguración del 'Foro Sobre Modelos de Supervisión', que coincide con el XX aniversario del organismo que preside.

Segura aludía así a la intención del Gobierno de implantar un modelo de supervisión 'twin peaks' formado por el Banco de España, que se ocupa de la solvencia, y la actual CNMV, que se ocupa de la supervisión de mercados y de conductas, de que será rebautizada como Comisión Nacional de Servicios Financieros (CNSF).

Segura resaltó que la carga más sustantiva del cambio respecto al modelo actual recae sobre la CNMV, que ha de absorber dos grandes unidades de reclamaciones y la supervisión de conducta del área de seguros y fondos de pensiones.

Empresas que provocan crisis

Al respecto de la situación actual de los mercados, Segura consideró que la responsabilidad frente a las crisis financieras recae sobre los gobiernos y los supervisores de solvencia, ya que ellos disponen de instrumentos para tener que enfrentarla, pero cada vez con mayor frecuencia las crisis no tienen su origen en problemas de insuficiencia de capital, sino en las políticas seguidas por las empresas.

Por esta razón, subrayó la necesidad de reforzar la cooperación internacional entre supervisores y avanzar en la transparencia y que la información hecha pública asegure una adecuada comprensión de los riesgos que permita un buen proceso de determinación de precios y proteja adecuadamente a los inversores.