Hacia un nuevo orden financiero

Morgan Stanley también está dispuesto a fusionarse con otra entidad bancaria

El pimpampum a la banca de inversión continúa. Morgan Stanley cayó ayer en Bolsa un 26,4% y Goldman Sachs, el 14%. Los dos supervivientes denuncian que son víctimas de la especulación. La caída de Lehman Brothers ha llevado a Morgan Stanley a considerar una fusión con otra entidad financiera, según informó la CNBC. Esta cadena de televisión estadounidense aseguraba ayer que 'el consejero delegado de Morgan Stanley, John Mack, quiere evitar a toda costa el error del primer ejecutivo de Lehman Brothers Richard Fuld, que descartó las ofertas de compra hasta que el mercado hundió los títulos de la firma y la abocó a la bancarrota'.

El grupo cuenta con un balance más fuerte que Lehman y el martes adelantó un resultado en el tercer trimestre mejor de lo esperado. Ganó un 3,3% menos, hasta 1.425 millones de dólares (1.007 millones de euros). Con todo, los operadores de Wall Street ven cada vez más difícil que Morgan sobreviva por el encarecimiento de los swaps para atender impagos de crédito, que actúan como un seguro si el banco no atiende su deuda.

Según el corredor Phoenix Partners, consultado por Bloomberg, el coste de protegerse frente a un posible impago de Morgan Stanley alcanzó ayer niveles propios de compañías al borde de la quiebra.

Los operadores de derivados de crédito del banco demandaban ayer un pago de partida de un 14% sobre el importe a cubrir y cinco puntos porcentuales adicionales por cada año en que los bonos de la compañía estén asegurados. Unas condiciones mucho más onerosas que las propuestas sólo un día antes.

Es una opinión bastante extendida en el mercado de que ambas entidades estarán encantadas de fusionarse con bancos comerciales para sobrevivir a esta crisis bajo su paraguas.

Sin embargo, un portavoz de Goldman aseguró que 'finalmente el mercado sabrá diferenciar entre las entidades que están en buenas condiciones, como nosotros, y las que no lo están'.