Hacia un nuevo orden financiero

El grupo atenderá sus obligaciones en Europa

American International Group (AIG) trata de calmar a sus clientes y colaboradores en el Viejo Continente. Julio A. Portalatin, presidente de la aseguradora en Europa, difundió ayer desde la central de París una nota en la que indicaba que 'los asegurados de las compañías de AIG en todo el mundo pueden confiar en que los compromisos adquiridos por el grupo seguirán cumpliéndose'. El máximo responsable de la multinacional en la región sostenía en su misiva que la línea de crédito de 85.000 millones de dólares abierta por el Gobierno de EE UU permite a la compañía 'operar en nuestros negocios sin interrupción y prestar atención a cuestiones relacionadas con las agencias de rating'. Portalatin finalizaba su escrito así: 'Pueden estar tranquilos porque seguiremos centrados y comprometidos en dar servicio a las necesidades de todos nuestros clientes como siempre hemos hecho. Deseamos continuar con una larga y próspera relación en los años venideros'.

Impacto limitado en España

Pedro Solbes, vicepresidente económico del Gobierno español, aseguró ayer que la situación de AIG así como la quiebra de Lehman Brothers tendrán efectos limitados en el país. Desde su punto de vista, su impacto será de unas 'pocas decenas de millones de euros'.

A pesar de ser la mayor aseguradora del mundo, AIG tenía suscritas a junio primas por 74,8 millones de euros, según el centro de estudios Icea. La entidad ocupa el puesto número 50 en el ranking de seguro directo, con una cuota de mercado del 0,24%. En total cuenta con 1,08 millones de asegurados.