Hacia un nuevo orden financiero

La crisis financiera salta a Europa y precipita las fusiones bancarias

Dos de los grandes bancos de Reino Unido, Lloyds TSB y Halifax Bank of Scotland (HBOS), mantienen 'negociaciones avanzadas' para fusionarse. El desplome bursátil del segundo le ha obligado a buscar una solución para su viabilidad. La combinación de ambas entidades controlaría el 28% de las hipotecas británicas.

La crisis financiera salta a Europa y precipita las fusiones bancarias
La crisis financiera salta a Europa y precipita las fusiones bancarias

El ¡sálvese quien pueda! es la nueva consigna de la banca mundial. La persistente falta de negocio, la fuerte desconfianza y las imparables caídas en Bolsa están llevando al límite a las entidades financieras. La única certeza es que nadie está a salvo. Dos días después del lunes negro de Wall Street -con la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers y el rescate de la firma Merrill Lynch-, el ojo del huracán ha cruzado el Atlántico.

La primera hipotecaria de Reino Unido, Halifax Bank of Scotland (HBOS), reconocía ayer que mantiene 'negociaciones avanzadas' para fusionarse con Lloyds TSB, cuarto banco comercial del país. Esta solución es casi inevitable después de que la primera firma haya perdido tres cuartas partes de su valor bursátil en 2008. Las dudas de los inversores sobre la capacidad de HBOS para refinanciar 100.000 millones de libras (unos 125.000 millones de euros) en los próximos meses, han hecho mella en los títulos de la entidad.

La televisión pública británica, BBC, informó ayer de que el anuncio de la integración se produciría hoy mismo, pero un comunicado de HBOS aclaraba que es posible que las negociaciones no desemboquen finalmente en una oferta de compra por parte de Lloyds TSB.

La combinación de estos dos bancos daría lugar a la entidad financiera con mayor número de sucursales en Reino Unido (más de 2.500), con 140.000 empleados y una cuota de mercado en hipotecas del 28%, lo que podría representar un problema ante las autoridades de defensa de la competencia.

Complicada integración

Otra de las dificultades para que la operación salga adelante es la capacidad de Lloyds para digerir a su competidor. HBOS tiene activos por 669.000 millones de libras (861.000 millones de euros). Casi el doble que Lloyds, que maneja un balance de 368.000 millones de libras (464.000 millones de euros).

Otra gran incógnita es el precio a pagar. Las acciones de Halifax tocaron ayer, a primera hora, mínimos históricos -0,88 libras por título (1,11 euros)-. Sin embargo, tras las primeras informaciones sobre la negociación que hablaban de que Lloyds podría ofrecer tres libras por acción (3,8 euros), el valor subió hasta dos libras. Al final del día, cerraron en 1,47 libras (1,86 euros)

Directivos de ambas firmas, citados por el diario Financial Times, insistían ayer en que no ha habido ningún tipo de apoyo gubernamental a la operación, y que la posible fusión se trata simplemente de una transacción comercial.

Varios banqueros consultados reconocen que Halifax tiene una excesiva dependencia de la financiación mayorista para conseguir fondos, pese a contar con una amplia base de depósitos de clientes. Este hecho, unido a la escasez y encarecimiento de la captación de fondos, es el que ha precipitado la búsqueda de un aliado con el que fusionarse.

El premier Gordon Brown media para evitar el colapso

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha mediado personalmente en la operación de rescate de Halifax Bank of Scotland (HBOS). Brown se reunió el martes por la noche en las oficinas de Citigroup en el centro financiero de Londres, con el presidente de Lloyds TSB, Victor Blank, para tratar la adquisición de su rival. La intervención del premier se produce en un contexto de preocupación por los efectos de la crisis económica en las entidades financieras, en plena resaca por la quiebra de la norteamericana Lehman Brothers, y con el objetivo de evitar la reedición de un caso Northern Rock, la entidad que se convirtió en febrero en el primero banco nacionalizado en 30 años. Fuentes de Downing Street negaron que Brown hubiese sugerido al presidente de Lloyds la necesidad de intervenir en la compañía crediticia, porque 'no es tarea del primer ministro decir a una institución de la City qué debe hacer'.

La integración podría suponer el cierre de oficinas en España

La posible fusión del cuarto y el quinto banco británico por activos (Lloyds TSB y Halifax Bank of Scotland) tendría sus consecuencias en España. Las dos entidades cuentan con una escasa presencia fuera de Reino Unido pero, en ambos casos, su mayor expansión internacional la han realizado en España. Lloyds tiene aquí una red de 25 oficinas y planes para ampliarla en otras 12, mientras que Halifax España tiene 24 sucursales. El problema que presentaría la integración de los dos grupos es que sus agencias se concentran en las regiones con más presencia de residentes británicos (litoral mediterráneo e Islas Canarias y Baleares). En Alicante, por ejemplo, Lloyds tiene dos sucursales, mientras que HBOS cuenta con cinco, por lo que es probable que alguna tuviera que cerrar. En Málaga, el primero tiene tres agencias, y Halifax otras siete. Fuentes de Lloyds en España declinaron hacer comentarios hasta que no se aclare la operación.