Hacia un nuevo orden financiero

Londres alarga el plazo para canjear hipotecas por deuda pública

El clima de excepción que impera en las finanzas anglosajonas se mantiene. Ayer, el Banco de Inglaterra (BoE, en inglés) anunció que el programa de canje de hipotecas por deuda pública puesto en marcha en abril se va a ampliar otros tres meses, ante las persistentes turbulencias de los mercados financieros.

La iniciativa para favorecer la liquidez de los bancos fue puesta en marcha el 21 de abril para desbloquear los mercados de capitales, dando salida a parte de los balances de las entidades financieras. Según las previsiones, debía terminar a finales de septiembre.

El supervisor bancario británico considera que ampliando hasta el 30 de enero de 2009 el periodo de canje 'dará un tiempo extra a los bancos para beneficiarse del programa'.

Inicialmente, la medida preveía que se pudieran cambiar hasta 50.000 millones de libras (cerca de 65.000 millones de euros) de títulos hipotecarios por bonos del Tesoro. La condición para las entidades era que tenían que pagar una comisión y retener en su balance el riesgo de impago de los créditos.

El gobernador del BoE, Mervyn King, aseguró la pasada que el programa especial de liquidez concluiría según lo previsto pero, desde entonces, la situación ha cambiado dramáticamente, con un mercado de préstamos interbancarios completamente congelado un año después del inicio de la crisis crediticia.

King se entrevistó el martes tanto con el primer ministro británico, Gordon Brown, como con el ministro de Economía, Alistair Darling, para tratar la situación económica.

Reacción del BCE

Gertrude Tumpel-Gugerell, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), aseguró ayer que aunque la crisis financiera se prolongue, no será necesario que la institución a la que pertenece ponga en marcha programas especiales.