Crisis financiera

El BCE inyecta 30.000 millones y "vigila de cerca" las condiciones del mercado

El Banco Central Europeo (BCE) inyectó hoy un total de 30.000 millones de euros a un tipo marginal del 4,30% y un tipo medio del 4,39% en una operación preventiva de ajuste realizada después de que el organismo anunciara que "vigila de cerca" las condiciones del mercado monetario de la zona euro, tras el anuncio de Lehman Brothers de que se acoger a la situación de bancarrota.

BCE PARA WEB NUEVA
BCE PARA WEB NUEVA

En concreto, las 51 entidades comerciales que participaron en la operación, que solicitaron 90.270 millones de euros, deberán reintegrar mañana el importe adjudicado. Según informó hoy el BCE, la entidad europea aceptará las peticiones de liquidez de los bancos hasta las 8.15 horas GMT y liquidará la operación mañana.

En un comunicado a los mercados, la entidad aseguró que "el BCE está preparado para contribuir a unas condiciones ordenadas en el mercado de dinero del euro", lo que significa que podría inyectar liquidez.

El BCE publicó este anuncio después de que el cuarto banco de inversión estadounidense haya presentado quiebra y que hayan subido los tipos de interés a corto plazo en los mercados de dinero.

Debido a las turbulencias en los mercados financieros, desde comienzos de agosto de 2007 el BCE ha inyectado liquidez adicional en euros y en dólares (en este último caso en una operación conjunta con la Reserva Federal estadounidense) para evitar una escasez de efectivo.

El Banco de Inglaterra también inyecta dinero

El Banco de Inglaterra anunció hoy la inyección de 5.000 millones de libras (unos 6.300 millones de euros) extra en los mercados financieros tras la quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers, el cuarto de Estados Unidos.

"Esta acción será tomada en respuesta a las condiciones en los mercados de dinero a corto plazo esta mañana", dijo la institución en un comunicado. Los fondos serán ofrecidos a un tipo de interés del 5 por ciento y a tres días.

El banco de inversiones Lehman Brothers, que era el cuarto de Estados Unidos, se declaró hoy en quiebra en una iniciativa que aunque se consideraba ya inevitable tendrá importantes consecuencias para el sistema financiero del país.

Su quiebra se consideraba segura después de que el domingo fracasaran las conversaciones entre las autoridades económicas de EE UU y representantes de las principales entidades financieras para encontrar un comprador.

Un grupo de diez bancos internacionales, entre ellos el propio Barclays, anunciaron anoche la formación de un fondo que servirá de garantía para el sistema financiero.