Nuevas víctimas de la crisis

Compras para salvar dos hipotecarias británicas

Las pérdidas de dos pequeñas sociedades hipotecarias del Reino Unido han abocado a ambas a una fusión con Nationwide, la mayor del Reino Unido. Con un activo de 236.788 millones de euros, la nueva compañía se fortalece ante las 'incertidumbres'.

La crisis sigue golpeando al mercado anglosajón. Si a principios de año era el banco Northern Rock, ahora les toca el turno a las sociedades hipotecarias o building society. Ayer, la más grande del Reino Unido, Nationwide, con unos activos totales de 221.800 millones de euros (179.000 millones de libras) decidía absorber a dos de sus competidoras de menor tamaño, The Derbyshire Building Society, novena del ranking con 8.798 millones de euros (7.100 millones de libras) y The Cheshire Building Society, la undécima con 6.000 millones de euros de activo (5.000 millones de libras).

Ambas compañías han reconocido estar atravesando por graves dificultades tras presentar pérdidas en los resultados semestrales (17 millones de libras en el caso de Derbyshire y 11,5 millones de libras en el de Cheshire). Ante esto, las junta de accionista ha decidido en los dos casos plantear una fusión y posterior integración con Nationwide.

La transacción, que será efectiva en diciembre del presente ejercicio, creará una sociedad que adoptará el nombre de la primera, Nationwide Building Society, y contará con un total de 14 millones de mutualistas o clientes (casi un millón más de lo que tenía antes).

Además, la hipotecaria resultante partirá con un volumen de activos de 236.788 millones de euros (191.000 millones de libras) y unos depósitos de 151.000 millones (122.000 millones de libras). La operación, que todavía está a la espera de ser aprobada por el regulador británico FSA, dispondrá de una plantilla inicial de 19.894 trabajadores, 18.318 de Nationwide y 1.600 de Derbyshire y Cheshire.

'Pese a que nos hayamos mostrado resistentes, las condiciones del mercado que no tienen precedentes, y unas perspectivas económicas pobres, han llevado a la junta a considerar sus opciones estratégicas. Estoy seguro que nuestros miembros se beneficiarán de la fortaleza del nuevo grupo', afirmó ayer Karen McCormick, director general de Cheshire.

Graham Beale, director general de Nationwide, reconoció además las ventajas de crear un líder del sector fortalecido en capital -Tier 1 del 9,5%- y tentáculos de 1.000 sucursales.

La segunda fusión en sólo un año

Nationwide acomete la segunda fusión en un año. El 28 de agosto del pasado ejercicio, Nationwide completaba la unión con Portman, dando origen a la mayor operación de fusión de la historia del sector de las sociedades hipotecarias. Doce meses después, la compañía dirigida por Grahman Beale, consciente de los retos que presenta el mercado, asume un nuevo proceso de este tipo con dos de sus competidoras.

Ninguna le proporciona negocios que ya no tuviera, pero sí una masa crítica importante en estos tiempos de turbulencias. Entre las dos suman un millón de clientes más, y unas cien sucursales, que se unen a los que ya tenía Nationwide. Ambas aportan un volumen en hipotecas de 9.200 millones de libras (11.400 millones).

Cerca del 70% del balance de Nationwide proviene del cliente minorista, y la ratio de los créditos sobre los depósitos representa el 117%. Esta sociedad cuenta con 140.000 millones de libras en hipotecas. Actualmente la compañía dispone de una holgada posición de liquidez, con 31.676 millones de libras, lo que le ha facilitado las compras, cuyo precio no ha transcendido.