Reacciones políticas

Apoyo a la intervención de Fannie Mae y Freddie Mac

Las Bolsas del mundo, además de las clases política y empresarial, dieron ayer la bienvenida a la intervención de Henry Paulson en las gigantes hipotecarias Freddie Mac y Fannie Mae. Ante la delicada situación de estas firmas, el caos financiero global que podrían haber provocado y la pérdida de confianza de los inversores extranjeros, tenedores de su deuda, la intervención se califica como la única alternativa.

Esto no es algo que quisiera hacer y no me alegra, pero era necesario'. Estas son las primeras declaraciones de Henry Paulson ayer a la cadena financiera CNBC, donde explicó ayer que el coste del rescate de las dos hipotecarias no se sabrá hasta que el mercado y la economía se estabilicen.

Este mismo sentimiento era compartido por todos los políticos y buena parte de los economistas, además de los mercados que recibieron con fuertes ganancias la noticia de esta intervención que es una cuasi nacionalización de Fannie Mae y Freddie Mac. El senador demócrata y miembro del comité de banca de esta cámara, Chuck Schumer, señaló ayer que el secretario del Tesoro no tenía alternativa e hizo lo que tenía que hacer, 'Paulson ha sido el hombre adecuado en el momento adecuado, es un conservador pero no un ideólogo'. El inversor Warren Buffett y los candidatos a la presidencia también han admitido que Paulson ha hecho lo correcto.

Además del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, que ya expresó el domingo su apoyo al plan, su homólogo europeo, Jean Claude Trichet, manifestó ayer que el rescate 'es una importante decisión a la que damos la bienvenida dadas las circunstancias'. Desde Basilea, Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco de China, uno de los países que junto con Rusia mayor deuda acumula de Fannie y Freddie, calificaba de 'positiva' la intervención. China consultada por Paulson porque el interés por la deuda de las hipotecarias había caído, algo que podía afectar su liquidez.

La protección a los tenedores de deuda bajo el 'tutelaje' orquestado por el Tesoro despejó las dudas que pudieran tener los inversores extranjeros. En cambio, la cotización en Bolsa se vino abajo con pérdidas de casi el 90% en Fannie y del 84% en Freddie, porque desde el Gobierno se ha querido evitar dar protección a los accionistas. El dividendo desaparece y las nuevas emisiones diluyen su participación.

El valor de estas acciones dependen de qué se haga en al futuro con estas dos hipotecarias, algo que Paulson afirmó que debe decidir al nuevo Gobierno.

Fannie y Freddie compran o avalan la mitad de los 12 billones de deuda hipotecaria de EE UU y garantizan así el funcionamiento de un sistema hipotecario que lleva más de un año en crisis. Paulson va a dejar que la cartera de ambas crezca en 2009, para evitar el colapso del mercado y aprovechar la bajada de los tipos hipotecarios, pero en 2010 tendrán que empezar a reducirla.

Por lo que se refiere al coste para los contribuyentes, el Tesoro, ya accionista de Fannie y Freddie, va a poner encima de la mesa hasta 100.000 millones de dólares (unos 71.000 millones de euros) para cada una en caso de requerirlo su balance. Además, ayer se confirmó que el Tesoro comprará este mes 5.000 millones en MBS (titulizaciones hipotecarias), una acción que según Goldman Sachs, es un respaldo 'para ampliar la confianza, pues las entidades no tienen problemas de liquidez'.

DECEPCIâN EN FANNIE

Daniel Mudd, ya ex consejero delegado de Fannie Mae, pidió a Henry Paulson que no incluyera a su compañía en el rescate porque había podido capitalizarse y su situación era mejor que la de Freddie Mac. Paulson dijo que la crisis de Freddie hacía inviable dejar a Fannie fuera porque ambas se consideran gemelas y la una está unida a la suerte de la otra. Según The New York Times, el Tesoro temía que con el tiempo Fannie tuviera los mismos problemas que Freddie.

Sovereign y Lehman pierden fuelleLas dos hipotecarias en la crisis

Las acciones de Sovereign Bank, la entidad participada por Santander, recogieron ayer fuertes pérdidas (-85%) en un mercado alcista que también castigó a Lehman Brothers.

Sovereign es uno de los bancos de EE UU que poseen buena parte de los 36.000 millones de dólares de acciones preferentes de Freddie y Fannie. Aunque ayer su consejero delegado, Joseph Campanelli, afirmaba que la última ampliación de 1.900 millones de dólares le permitiría cubrir la caída del valor en las inversiones, el mercado siguió valorando negativamente la posición del Sovereign, quien tiene alrededor de 639 millones de dólares en estos títulos.

Standard & Poor's mantuvo la calificación de su deuda porque considera que en el peor de los escenarios, la pérdida de valor es un revés para el grupo pero no reduce a niveles distintos de los de otra entidad similar sus niveles de capitalización.

El otro banco que recibió el varapalo del día fue Lehman Brothers, que ha convocado una conferencia con analistas la próxima semana para hablar de unos resultados que se presentan como malos y la posible venta de su gestora Neuberger Berman, así como de la posible entrada en su capital de una firma coreana. El presidente de Lehman, Richard Fuld, sustituyó ayer algunos gestores en la cúpula del grupo. Es el tercer cambio en cuatro meses.